El voto en España

Busto de Clara Campoamor (obra de Lucas Alcalde)

This entry is dedicated to the origin and evolution of voting in Spain.

La entrada de hoy está dedicada a la aparición y evolución del derecho al voto en España.

Aunque ya era algo de lo que se hablaba desde hacía tiempo, hubo que esperar hasta 1809 (mientras el país estaba ocupado por las tropas napoleónicas) cuando se creó el primer sistema electoral, y a 1810 cuando se promulgó la primera ley que regulaba el derecho al voto.

La Constitución de 1812 nació bajo la influencia de esas primeras medidas, y, a grandes rasgos, imponía el sufragio indirecto, masculino y era muy restrictivo, es decir, no podían votar los menores de 30 años ni nadie que no tuviera una determinada renta económica; dicho de otra forma, si eras pobre o no tenías propiedades, no podías votar.

El liberalismo en el siglo XIX entendía la ciudadanía como algo muy limitado, por lo que el voto era algo a lo que muy pocos podían tener derecho.

A este tipo de sufragio se le llama limitado o censitario.

Durante los reinados de Fernando VII y de Isabel II hubo diversas medidas para ampliar este censo, pero dichas medidas se limitaban a una rebaja en el dinero que tenías que demostrar que tenías y no nacían del acuerdo entre los grandes partidos, por lo que, existían muchas posibilidades que cuando cambiaba el gobierno, el nuevo ejecutivo anulaba las medidas del anterior. La constante intromisión de los militares en la política tampoco ayudaba a ello.

Con la Constitución de 1869 (nacida de la revolución del año anterior) existió un sufragio universal para todos los hombres mayores de 25 años; el voto de las mujeres no era todavía una cuestión de la que se hablara, al menos de forma abierta.

Con el régimen de la Restauración, se dio un paso atrás, el conservador Cánovas del Castillo, que ya se había opuesto anteriormente al sufragio universal masculino y al voto femenino, impuso de nuevo el voto limitado en la Constitución de 1876.

Hubo que esperar a 1890 cuando una ley del gobierno del liberal Sagasta reconoció el voto para todos los hombres mayores de 25 años, aunque la enorme corrupción existente en este sistema, o las leyes electorales como la de 1907, minimizaron los efectos de este sufragio.

A pesar de todo, el sufragio universal masculino se consolidó, pero se tuvo que esperar al término de la I Guerra Mundial y que las mujeres consiguieran el derecho al voto en países cercanos (Reino Unido concedió el voto a las mujeres en 1917 de forma parcial y en 1928 de forma plena, mientras que Alemania lo hizo en 1919) para que en España ya se demandara también el voto femenino.

Con la proclamación de la II República el 14 de abril de 1931, esta petición, cogió mucha fuerza y los debates políticos fueron muy intensos.

A pesar de la fuerte oposición de los sectores más conservadores de la sociedad y la política española de la época, una minoría en la izquierda que no quería por el momento el voto femenino (consideraban que la influencia de la Iglesia católica sobre las mujeres era enorme) y que en aquellas Cortes sólo había tres diputadas, Victoria Kent (1889 – 1987), Margarita Nelken (1894 – 1968) y Clara Campoamor (1888 – 1972), la Constitución de 1931 reconoció en diciembre de ese mismo año el derecho del voto para las mujeres españolas y para todos los hombres mayores de 23 años.

Hay que destacar el enorme trabajo que hizo Clara Campoamor para conseguir el voto para las mujeres.

Se pudo votar en España en 1933 y otra vez en 1936.

En 1939, el bando vencedor en la guerra civil – entre muchas otras cosas – suprimió el derecho al voto para las mujeres y en las farsas de votaciones que hizo la dictadura únicamente votaban los hombres.

Se tuvo que esperar a que la democracia volviera a España para que se recuperara este derecho perdido, siendo en 1977, cuarenta y un años después de las últimas celebradas, los hombres y las mujeres mayores de 18 años pudieran votar nuevamente.

Hoy, se celebran elecciones al parlamento europeo, y, aunque tanto mujeres como hombres de mayores de 18 años votan libremente, no siempre ha sido así, es un derecho que costó mucho conseguirlo, con mujeres y hombres que dieron sus vidas para que hoy lo tengamos.

En nuestras manos está usarlo con prudencia y que no nos lo quiten.

Bibliografía:

– Casanova, J y Gil Andrés, C. “Historia de España en el siglo XX” Ariel Historia, Madrid 2009.

– Alejandre, J. A. “El voto en España” Cuadernos de Historia 16, Madrid 1986

-Campoamor, C. “El voto femenino y yo. Mi pecado mortal” (varias ediciones)

– La foto del busto de Clara Campoamor está sacada de la Wikipedia.

Anuncios

2 responses to “El voto en España”

  1. Dani says :

    En estas últimas elecciones se ha demostrado la madurez de la gente a la hora de votar. Espero que esto sirva para que recapaciten los principales partidos, aunque vistas las reacciones lo dudo mucho, en vez de aceptar la derrota , se han limitado a criticar los buenos resultados de algunos partidos (PODEMOS entre ellos ) , que han sido votados democráticamente.
    Como tu bien dices, el derecho a votar en España ha costado sudor y lágrimas conseguirlo, pero aún así , todavía hay partidos a los que les molesta que la gente tenga este derecho ( cuando la gente no les vota a ellos )

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: