La batalla del Ebro (de julio a noviembre de 1938)

Forces of the Spanish Government Crossing the Ebro

Imagen: Fuerzas del EPR cruzando el río durante la batalla

I want to dedicate this entry to the battle of Ebro river. It was the longest and bloodiest battle of the Spanish civil war. It was designed by the government of the Spanish republic to change the way the war was going and the idea was to convince western democracies to help democratic Spain in the fight against Franco and to put an end to ever-more-popular fascism.

Mi post del día de hoy está dedicado a la batalla más larga y sangrienta de la guerra civil, la batalla del Ebro. Fue planteada por el gobierno de la República española como un intento de cambiar el curso de la guerra así como de convencer a las democracias occidentales que era necesario que les ayudaran contra Franco para evitar que los fascismos siguieran creciendo.

El 15 de abril de 1938 las tropas rebeldes al mando del general Aranda tomaron la localidad costera de Vinaroz, (Yagüe había hecho lo propio en Lleida) poco después siguieron su avance hasta Castellón, amenazando a la capital republicana que se encontraba en Valencia. Con esta acción partieron en dos el territorio leal, por lo que el final de la guerra parecía inminente.

En este momento y a nivel internacional, la dictadura de Hitler en Alemania se había anexionado Austria pocos meses antes (el Anschluss) y presionaba sobre la región de los Sudetes en Checoslovaquia. Estos dos sucesos guardan mucha relación con lo que pasaba en la guerra civil en España, pero de esto hablaré más adelante.

Ante esta situación, el Estado Mayor del Ejército Popular de la República (EPR) al mando del general Vicente Rojo, diseñó un plan para suavizar la presión de los rebeldes sobre Valencia y, como he dicho antes, buscar la ayuda de las democracias occidentales y de demostrar que el EPR todavía era operativo.

El paso del río (24 - 26 de julio de 1938Batalla_Ebro

La foto de arriba representa el cruce del río por las tropas republicanas, la de abajo el frente de la batalla.

El plan de Rojo consistía en lanzar una gran ofensiva entre las localidades de Mequinenza (Zaragoza) y Amposta (Tarragona) y desde allí hacia Gandesa (Tarragona) que era el principal centro de comunicaciones de la zona. Si se tomaba, la defensa de los rebeldes en este territorio se vería muy comprometida. El ataque incluía también dos maniobras de distracción al norte de Mequinenza y al sur de Amposta.

Para esta ofensiva, las unidades del EPR que estaban en Catalunya y que componían las tropas más experimentadas y fogueadas del ejército gubernamental se organizaron en el Ejército del Ebro, al mando del teniente coronel Juan Gilloto López “Modesto”, que debido a lo precario de la situación bélica, fueron reforzadas con los reemplazos de 1911 (con 40 años de edad) y hasta con los que tendrían que haber hecho el servicio militar entre 1940-1941, la conocida como “Quinta del biberón” (de 17 y 18 años de edad). En total, unos noventa mil soldados en el momento de la ofensiva. Destacaba el V Cuerpo del teniente coronel Enrique Líster, el XII del teniente coronel Etelvino Vega y el XV del también teniente coronel Manuel Tagüeña. Se encontraban en la zona las Brigadas Internacionales, que realizaron en el Ebro sus últimas operaciones de combate.

Frente a ellos se encontraban el Cuerpo del ejército marroquí al mando del general Yagüe (responsable de la represión en Asturias en 1934 y de la de Badajoz en los inicios de la guerra), el Cuerpo del ejército del Maestrazgo del general Rafael García Valiño y el Cuerpo del ejército del Norte del general Dávila. Las fuentes varían, pero se puede hablar de otros noventa mil soldados, aparte luego de los miles de soldados italianos y alemanes que completaban al ejército rebelde en esta zona.

A pesar de los muchos informes que el propio general Franco recibió sobre el paso de observadores del EPR hasta sus posiciones y de la concentración de tropas y recursos en la orilla del río, éste no hizo nada ya que menospreciaba la capacidad militar de las tropas republicanas. Prefirió seguir sus ataques sobre Valencia, en vez de, como lo indicaban sus propios asesores y hasta los agregados militares italianos y alemanes, avanzar sobre una Catalunya que en ese momento estaba prácticamente indefensa (no era la primera vez, hasta el propio Mussolini se quejaba en sus diarios de las decisiones de Franco).

Así, con esta situación las primeras unidades del EPR al mando de Líster y Tagüeña cruzaron el Ebro en la noche del 24 al 25 de julio de 1938, sorprendiendo a las tropas rebeldes allí asentadas. Los primeros avances tienen éxito. Las tropas de los generales rebeldes Yagüe y Peñarredonda tienen que retirarse para evitar ser capturadas. Los combates más duros en estas horas se libran en torno a Gandesa, que es atacada por las tropas de Líster con apoyo de artillería y de tanques.

Desde Burgos, Franco y ante la insistencia de sus asesores, reacciona suspendiendo todas las ofensivas militares que hay en ese momento. Trae tropas de refuerzo desde Levante y Andalucía y llama a la Legión Cóndor alemana y la Aviación Legionaria italiana (en total, unos 500 aviones) para que ataquen a las tropas republicanas. Se llega incluso a abrir las compuertas de unos embalses que hay entre Tremp y Camarasa, para que se inunden las posiciones del ejército leal.

El efecto de estos bombardeos junto a la inferioridad del EPR en aviones y artillería se hizo notar. Para el 26 – 27 de julio se detiene la ofensiva republicana y en Gandesa los combates se detienen para el 2 de agosto, el frente se estanca y se pasa de una guerra de movimientos a una de trincheras. Las bajas en ambos bandos han sido muy altas.

A pesar de este parón, hay optimismo entre los republicanos españoles, se ha conseguido sorprender a los rebeldes y se han detenido las ofensivas sobre Madrid y Valencia. La otra cara de la moneda es el cierto pesimismo de los sublevados, que además ven cómo Hitler se plantea suspender las ayudas ante la próxima celebración de una conferencia en Munich con las democracias occidentales para responder a sus demandas sobre Austria y Checoslovaquia.

Desoyendo a sus aliados que le aconsejan una maniobra envolvente y avanzar hacia el norte, Franco lanzó el 6 de agosto el primero de hasta 7 contraataques frontales para recuperar el territorio perdido. Los tropas del general rebelde Alonso Vega consiguen levantar el cerco a Gandesa y retomar Móra D’Ebre a lo largo del mes de agosto, pero para septiembre y a pesar de nuevos contraataques el frente vuelve a estancarse, la resistencia del EPR es más dura de la esperada y sus posiciones y artillería se han hecho fuertes en las sierras de Pàndols y Cavalls, en plena Terra Alta tarraconense, una zona muy montañosa.

En este contexto y al amparo de la conferencia de Munich, el gobierno de Juan Negrín repatría a las Brigadas Internacionales. Han tenido muchas bajas, especialmente los voluntarios británicos y norteamericanos, que han combatido duramente en la Colina 705, en la sierra de Pàndols.

La supervivencia de la República cambió negativamente cuando el 30 de septiembre se firmó en Munich el acuerdo por el que los gobiernos de Francia (E. Daladier) y Reino Unido (N. Chamberlain) concedieron a Hitler todo lo que pedía, truncando los planes de resistencia de Negrín (Julián Casanova y Carlos Gil Villarejo). En palabras de Helen Graham con la entrega de Checoslovaquia, “las democracias occidentales aniquilaron también a la República española, ya que eso garantizaba su compromiso de apaciguar a las potencias fascistas”.

Münchener Abkommen, Mussolini, Hitler, Chamberlain

Los asistentes al Acuerdo de Munich, que tuvo consecuencias muy negativas para la democracia en España y Europa

La suerte estaba echada. El 30 de octubre se produjo la ofensiva final de los rebeldes. Éstas, bajo el mando de Valiño, Yagüe y Mohammed El Mizzian expulsarían a las tropas republicanas de sus posiciones en las sierras de Pàndols y Cavalls para el 2 de noviembre. El día 3 llegaron nuevamente a la orilla del Ebro y para el día 7 tomaban Móra la Nova y Fatarella el 10. Para el 16 de noviembre los últimos soldados del EPR bajo Tagüeña cruzaban el Ebro por Flix y volaban el puente metálico usado 4 meses antes para pasar por el río en sentido contario. La batalla del Ebro había terminado.

Esta batalla tuvo muchas consecuencias. Podemos hablar de cerca de 40.000 muertos y más de 100.000 heridos. No obstante, y aunque hay historiadores que calculan a la baja el número de fallecidos, el elevado número de bajas se explicaría porque Franco estaría interesado en librar una guerra de desgaste, en la que pudiera exterminar al mayor número posible de enemigos, sin importarle las vidas de sus propios soldados (Paul Preston).

La batalla del Ebro supuso la derrota final para el ejército republicano, que había hecho un gran esfuerzo, lo que aceleraría el final de la guerra civil. El enorme impacto de esta derrota se hizo visible tras la firma de los Acuerdos de Munich, que truncaron la idea de Negrín y otros dirigentes republicanos de internacionalizar el conflicto y de garantizar la supervivencia de la República, cosa que no pasó. Por citar a Julián Casanova “la derrota de la democracia española fue una derrota de las democracias europeas”. Éstas vieron como apenas siete meses después, y a pesar del apaciguamiento hecho hasta entonces, estallaba una nueva guerra mundial, más duradera y sangrienta que la que había afectado al mundo dos décadas antes.

Bbronze plaque honoring the British volunteer soldiers of the International Brigades who died on cota 705.Monumento levantado en memoria de los caídos en la Cota 705.

La foto de arriba es una placa de homenaje a los brigadistas britanicos, la de abajo es un monumento a los fallecidos en la Colina 705.

Bibliografía:

– Fernández, A. “Historia Universal: Edad Contemporánea” (Vol IV) Vicens Vives, Barcelona 1994

– Casanova, J y Gil Andrés, C. “Historia de España en el siglo XX”  Ariel Historia, Madrid 2009

– Preston, P. “La guerra civil española”  DeBolsillo, Madrid 2013

– Viñas, A (ed) “En el combate por la Historia”  Pasado y Presente, Barcelona 2012

– Reverte, J “La batalla del Ebro”  Crítica, Barcelona 2013

– Blanco Escolá, C. “La incompetencia militar de Franco”  Alianza editorial, Madrid 2000

– Las fotografías han salido de una búsqueda en Google

– El documental “La batalla del Ebro” en http://www.youtube.com/watch?v=hbsSwIcDe1w

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: