El asesinato de Federico García Lorca. The murder of Federico Garcia Lorca

Mi corazón oprimido
Siente junto a la alborada
El dolor de sus amores
Y el sueño de las distancias.
La luz de la aurora lleva
Semilleros de nostalgias
Y la tristeza sin ojos
De la médula del alma.
La gran tumba de la noche
Su negro velo levanta
Para ocultar con el día
La inmensa cumbre estrellada.

¡Qué haré yo sobre estos campos
Cogiendo nidos y ramas
Rodeado de la aurora
Y llena de noche el alma!
¡Qué haré si tienes tus ojos
Muertos a las luces claras
Y no ha de sentir mi carne
El calor de tus miradas!
¿Por qué te perdí por siempre
En aquella tarde clara?
Hoy mi pecho está reseco
Como una estrella apagada.

Federico García Lorca “Alba”

6773_I_V_Lorca2

This weekend it’s 78 years since the murder of the Granada poet Federico García Lorca by a group of extreme–right wing people during the first weeks of the Spanish Civil War. He is buried in a mass grave with other men (there are about 100,000 Spaniards in mass graves throughout the country) and we don’t know where the grave is exactly. In this entry, I’ll speak about why with the rumours of coup d’état spreading, the poet went to his city as he thought that he’d be safe there. And, also about who detained him and the circumstances surrounding his death.

Este fin de semana se cumplen 78 años del fusilamiento del poeta granadino Federico García Lorca a manos de ultraderechistas durante las primeras semanas de la guerra civil española. Se encuentra enterrado en una fosa común junto a otras personas (hay cerca de 100.000 españoles en fosas comunes a lo largo de todo el país) y sin que se sepa a ciencia cierta donde se encuentran sus restos. En esta entrada hablaré como ante los rumores de golpe de Estado, el poeta se refugió en su ciudad pensando que allí estaría más seguro. Y, cómo y quién le detuvo y las circunstancias de su muerte.

Federico García Lorca había nacido en Fuente Vaqueros (Granada) el 5 de junio de 1898 en el seno de una familia acomodada. Aunque desde muy pronto manifestó interés por las artes, primero por la música (tocaba el piano) y más tarde por las letras, no fue hasta una serie de viajes por España durante su etapa universitaria, y más tarde, durante su estancia en la Residencia de Estudiantes, cuando su talento terminó por explotar. Desde muy joven fue reconocido como un gran autor teatral y de poesía, así como por su compromiso social. También viajó a Estados Unidos en 1929, a la ciudad de Nueva York, y de ahí a Cuba. Recibe con entusiasmo la proclamación de la República española y organiza el grupo La Barraca en su afán por difundir la cultura a todo el mundo. Viaja también a Buenos Aires en estos momentos.

Son años muy fructíferos para Federico, que produce una gran cantidad de obras al mismo tiempo que tanto en España como fuera de ella se le reconoce como un gran autor. Sin embargo, hubo personas que rechazaban su figura. ¿El por qué? Entre otras cosas su homosexualidad, que llevaba de una forma muy natural y su compromiso político (Lorca apoyaba al Frente Popular, la coalición de izquierda que ganó las elecciones en febrero de 1936) pero hablaba con todo el mundo y tenía amigos de todas las ideologías. A ello hay que sumarle que su familia no se comportaba como los típicos terratenientes (pagaban buenos salarios, construían casas  para los jornaleros que contrataban, tenían cultura, etc.). Por esto, una parte importante de la tradicional y conservadora oligarquía española nunca le aceptó.

Lorca_(1934)

A inicios del verano de 1936, los rumores de un golpe de Estado se iban haciendo más fuertes, y Lorca piensa que en Madrid no está seguro y el 13 de julio decide volver a Granada, donde piensa que sí lo puede estar. Se aloja en casa de sus padres en la Huerta de San Vicente y hace vida social, acudiendo a restaurantes y cafeterías de la ciudad. Periódicos como El Defensor de Granada, el Ideal y El Noticiero granadino hablan del poeta. Allí, en la casa de sus padres le sorprende el golpe de Estado del 18 de julio de 1936.

Los golpistas granadinos, tras detener a Miguel Campins (el gobernador militar), y suprimir la resistencia que se organizó en el Albaicín (llegan a bombardear el barrio) se hacen con el control de Granada para el 20 de julio, iniciándose una represión muy dura al mando de grupos armados de Falange y la extrema derecha como “Españoles patriotas”, “Defensa Armada” y la “Escuadra Negra”. Estaban compuestos por unos 15 – 20 miembros cada uno y que contaban con el beneplácito de José Valdés Guzmán, el gobernador civil.

Es precisamente la “Escuadra Negra” la que llega a la casa de los padres de Federico el 9 agosto. Van en principio a buscar información sobre Fernando de los Ríos y otros dirigentes republicanos granadinos, no lo consiguen y al ver a García Lorca allí le insultan y le amenazan de muerte. El poeta se asusta y decide buscar refugio en casa de su amigo falangista Luis Rosales, donde permanece escondido varios días.

Poco después una nueva patrulla llega a la Huerta de San Vicente con la intención de llevarse al padre de Federico. En el forcejeo y con la tensión de la situación, Concha, una de las hermanas de Federico confiesa que éste se esconde en la casa de la familia Rosales, en la calle Angulo número 1 (El miedo de Concha es comprensible, los golpistas han fusilado a Manuel Fernández Montesinos, su marido y alcalde de Granada y teme perder a su padre).

El 16 de agosto un grupo de personas entre los que se encuentran Miguel Rosales (hermano de Luis y falangista muy fanatizado), Luis García-Alix, Ramón Ruiz Alonso (exdiputado del partido conservador CEDA y autor de la denuncia contra Federico García Lorca), los hermanos Roldán (de la familia Alba y parientes lejanos del poeta), Antonio Benavides, Manuel Luna y Juan Luis Trescastro Medina (estos dos últimos presumirían luego por los bares de la ciudad de que “le habían pegado dos tiros a Lorca por cabezón y maricón”), y con protagonismo para Ruiz Alonso que es quien le detiene, Federico es llevado sin oponer resistencia a la delegación del gobierno, entonces en la calle Duquesa, donde es visto con vida por última vez.

A partir de aquí la cosa se complica, para Miguel Caballero y Eduardo Molina Fajardo. Lorca salió de la delegación el mismo día y sobre medianoche llega a La Colonia, un antiguo molino que se usaba como prisión (al mando del capitán Nestares) para los que iban a fusilar. El poeta habría sido ejecutado sobre las 4 de la mañana del 17 agosto. Para Agustí Penón, Ian Gibson y Paul Preston, la muerte de Lorca se habría producido dos días más tarde. Sabemos los nombres de quienes compusieron este pelotón de fusilamiento, fueron los siguientes: Mariano Ajenjo, Antonio Benavides, Salvador Varo, Juan Jiménez Cascales, Fernando Correa y Antonio Fernández Martín. El gobernador José Valdés Guzmán habría firmado la orden de ejecución previa consulta con Queipo de Llano.

Tradicionalmente, y especialmente a base de testimonios orales, se pensaba que los restos de Lorca, así como los del maestro Dióscoro Galindo y los banderilleros Francisco Galadí y Joaquín Arcollas, se encontraban en un paraje en la carretera entre Víznar y Alfacar, pero la excavación hecha en 2009 no ofreció resultado ninguno. Recientemente, los trabajos de Miguel Caballero apuntarían a un nuevo emplazamiento, los Llanos de Corbera, justo al lado del Cortijo Gazpacho (hoy Cortijo Pepino) y a unos 400 metros de donde se hizo la excavación a la que me he referido antes.

llanos de corvera alfacar granada

Llanos de Corbera, donde se piensa actualmente que pueden estar los restos de García Lorca.

La ejecución y muerte de Federico García Lorca fue algo que trascendió desde el primer momento. En un intento por “arreglar” este suceso, los rebeldes llegaron a decir que había sido asesinado por una pelea entre homosexuales, por los propios republicanos o que se encontraba vivo en Madrid o Barcelona. No fue así, incluso cuando se confirmó su asesinato, la dictadura hizo intentos de apropiarse de la figura del poeta presentándolo como una víctima más, de algo que no se pudo evitar y que era apolítico, despojándolo de toda ideología, cosa que sabemos no es cierta.

Si bien las disputas familiares y su homosexualidad también tuvieron que ver, Lorca fue asesinado por lo que representaba políticamente, tal y como recientes documentos provenientes de la dictadura han confirmado (se redactaron en 1965). Era un intelectual republicano y de izquierdas, con un gran compromiso social que dejaba claro en cualquier momento (diario el sol, diciembre 1934), su apoyo al Frente Popular, la firma de manifiestos antifascistas, etc. Que el poeta más grande del siglo XX en España esté en una fosa común (al igual que casi cien mil españoles) no es algo propio de un Estado que se considere a sí mismo democrático. Obviamente la dictadura de Franco no lo iba a buscar, ya que dicho régimen fue el responsable de su asesinato, pero, y aqui quiero citar como frase final, parafraseando a historiadores como Ian Gibson o Santos Juliá, “España tiene la obligación moral de seguir buscando a Federico Garcia Lorca y proporcionarle una tumba digna”.

Finalizo esta entrada de hoy, con el poema que su amigo el también poeta Antonio Machado, escribió al enterarse de su asesinato.

Se le vio, caminando entre fusiles,

por una calle larga,

salir al campo frío,

aún con estrellas de la madrugada.

Mataron a Federico

cuando la luz asomaba.

El pelotón de verdugos

no osó mirarle la cara.

Todos cerraron los ojos;

rezaron: ¡ni Dios te salva!

Muerto cayó Federico

—sangre en la frente y plomo en las entrañas—

… Que fue en Granada el crimen

sabed —¡pobre Granada!—, en su Granada.

 

Bibliografía:

– Casanova, J y Gil Andrés, C. “Historia de España en el siglo XX”  Ariel Historia, Madrid 2009

– Preston, P. “El holocausto español”  Debate, Madrid 2011

– Gibson, I. “El hombre que detuvo a García Lorca”  Punto de Lectura, Madrid 2008

– Gibson, I  “El asesinato de García Lorca”  Crítica, Barcelona 1979

– Molina Fajardo, E. “Los últimos días de García Lorca” (1983)

– Pereira, A. “La muerte de Federico García Lorca”

– Santos, J. “Lorca, muerte y memoria”

– Diversos artículos de periódicos en los que destacan autores como: Gabriel Pozo y Miguel Caballero (elcultural.es), así como Ildefonso Olmedo (el mundo orbyt 19/06/11), Teixeira Constenla (elpais.com), Josefa Rozalén (andalucesdiario.es), Ildefonso Olmedo (elmundo.es), ecorepublicano.es

-Las fotos han salido de una búsqueda en google.

Anuncios

One response to “El asesinato de Federico García Lorca. The murder of Federico Garcia Lorca”

  1. jose says :

    Federico garcia lorca el poeta que escribio sobre su asesinato http://bit.ly/2kVkxs9

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: