El espía Juan Pujol García “Garbo”.

garbo en tv3

Joan Pujol García en 1984, durante su entrevista en TV3.

Barcelona-born Juan Pujol García (or Joan) was one of the most notable double agents of World War II. With the false information that he gave to the Germans, he made the landing of the allied forces in Normandy on 6th June 1944 possible. He was awarded medals by both the United Kingdom and the Nazis for his services, with the Nazis believing his lies until the end. When the end of the war came and in order to avoid repercussions from surviving Nazis, he faked his own death and went to live in Venezuela, where he remained hidden until 1984, when the world found out about his story.

El barcelonés Juan Pujol García (o Joan), fue uno de los espías dobles más destacados de la II Guerra Mundial. Con la información falsa que dio a los alemanes facilitó el desembarco de los ejércitos aliados en Normandía el 6 de junio de 1944. Fue condecorado por el Reino Unido por sus servicios y por los nazis, que se creyeron su engaño hasta el final. Al finalizar la guerra y para evitar represalias de los nazis supervivientes, fingió su muerte y se fue a vivir a Venezuela, donde permaneció oculto hasta 1984, cuando se conoció su historia.

Juan Pujol nació en una casa de la calle Muntaner número 42 de Barcelona un 14 de febrero de 1912 en el seno de una familia acomodada con negocios en la industria textil. Sus padres se llamaban Joan y Mercedes (ella era de Motril, en Granada). Era un niño travieso y mal estudiante al que le gustaban las pelis del oeste. Posteriormente mostró gran interés por la lectura. Rechazó trabajar en el negocio familiar y obtuvo su primer empleo en una ferretería.

Pujol in the uniform of 7th Light Artillery, 1931

Juan Pujol durante su servicio militar (hacia 1931)

Cuando estalló la guerra civil no tenía una ideología clara y se asustó ante los acontecimientos que estaban ocurriendo en Barcelona, por lo que decidió esconderse. A mediados de 1937 debido a problemas de salud, salió de su escondite y alistó en el ejército republicano como técnico de comunicación. Desertó durante la batalla del Ebro y estuvo un breve período en un campo de prisioneros en Vizcaya, de allí fue llevado a Burgos ya en el ejército rebelde, sin embargo nunca fue un simpatizante de los sublevados (allí en Burgos conoció a su primera mujer, Araceli González, nacida en Lugo). A pesar de haber estado con los dos bandos de la guerra civil española, no disparó ni una sola vez. Para julio de 1939, Juan estaba en Madrid  trabajando como gerente del hotel Majestic.

Para entonces la situación internacional (en septiembre 1939 Alemania había invadido Polonia), llevan a Juan pensar que tiene que hacer algo en contra de Hitler. Decide ir a la embajada del Reino Unido para ofrecerse como espía. Allí le consideran un aficionado y le dan largas. Decide ir entonces a la embajada alemana y tras varios intentos telefónicos y reuniones en las que Pujol se muestra como un entusiasta pronazi, finalmente convence a los alemanes de que les deje espiar para ellos. Un agente de la inteligencia alemana nacido en Madrid, Friedich Knappe – Ratey, alias Federico, será el encargado de instruirle, mientras que Karl Erich Kuhlenthal, uno de los agentes más importantes de la Abwehr (el servicio secreto) en la España de Franco, será su supervisor.

La Abwehr le dará el nombre en clave de Arabel y le encarga su primera misión, debe marchar a Londres y desde allí informar de todo lo que vea. Así pues, en abril de 1941 marcha con destino a Lisboa…. y allí se quedó. Con la tinta invisible y otros materiales que le han proporcionado en la embajada alemana, Juan Pujol enviaba cartas en las que hacía creer a sus superiores que estaba en Londres y que viajaba por todo el Reino Unido. En las 38 que llegó a escribir desde su casa lisboeta describía falsos convoyes (como el de la bahía de Caernarvon) de movimientos de tropas y de instalaciones militares, etc. Cuando le preguntaron por qué las cartas eran enviadas desde Lisboa, él les decía que utilizaba a un amigo piloto (el primer falso agente que creó para su red) que cubría la ruta entre ambas ciudades y que cuando llegaba a la capital de Portugal, las enviaba desde allí. Para dar credibilidad, utilizó la Guía Azul de Inglaterra, una revista de la Royal Navy, una guía de ferrocarriles y otras publicaciones que encontró en una biblioteca pública de la ciudad. Era tal la confianza que los alemanes tenían en él que a pesar de cometer errores con las costumbres británicas o con su sistema monetario, daban sus informes por buenos.

Sin embargo, para diciembre de 1941, Joan Pujol se encontraba desmotivado, temía ser descubierto y había sido rechazado varias veces por el espionaje británico, lo que le lleva a la idea de escapar a Brasil. Es entonces cuando su mujer Araceli (principal apoyo en estos momentos) se entrevistó en la embajada norteamericana con un oficial apellidado Rousseau y éste a su vez habló luego con los agentes británicos que ahora sí hicieron caso. Tras una serie de vicisitudes, llega a Plymouth el 24 de abril de 1942, donde fue sometido a dos semanas de interrogatorios (entre otros por Desmond Bristow y Thomas Harris) antes de poder cumplir su sueño inicial de trabajar como espía para el servicio secreto británico. Les convenció con otra mentira, que su hermano Joaquín había sido testigo de una matanza de inocentes por parte de la Gestapo en Francia.

garbo3

La actriz Greta Garbo, de la que Juan Pujol recibió su apodo.

Ya desde Londres y con el nombre en clave de Garbo, continuó mandando falsos mensajes a los agentes de la Abwehr en Madrid (el primero fue el 27 de abril pero le puso fecha del 12 de mayo). Trabajaba en una oficina en la calle Jermyn con un reducido grupo de personas en que se encontraba Thomas Harris (terminarían siendo muy buenos amigos), Sarah Bishop y el operador de radio Charlie Haines. Se le buscó un falso trabajo como traductor de la BBC y vivía con Araceli y sus hijos en la zona de Hendon, al norte de la ciudad.

El trabajo de Garbo en palabras de Thomas Harris era “anegar a los alemanes con información, desinformación y problemas”, mandando informes con información contradictoria pero que tenían siempre una base real. El cambio en las fechas de las cartas enviadas aumentaba también la confusión, sin embargo, y al igual que su etapa en Lisboa, los alemanes tuvieron una fe muy alta en él.

Conforme la falsa información enviada (primero por carta y luego por radio) se fue haciendo más compleja, la red que  Juan Pujol “Garbo” había creado fue creciendo: un comerciante suizo que vivía en Liverpool, Carvalho, un ciudadano portugués, un camarero de Gibraltar, una amante, un estudiante venezolano residente en Glasgow o un grupo de fascistas galeses. Así  hasta llegar a 27 el número de espías, cada uno de ellos con su personalidad y su historia familiar, lo que ayudaba a parecer verdaderos.  Enviaba mensajes para que los alemanes y los italianos no reforzaran sus tropas del norte de África, por lo que los aliados pudieron desembarcar allí en noviembre de 1942. Entre diciembre de ese mismo año y el verano de 1943 mandó muchos mensajes para distraerles sobre el desembarco en Sicilia y otros en los que falseaba la capacidad militar británica, uno de ellos, un manual sobre aviones, fue enviado a Madrid dentro de una tarta.

A wireless message sent to the Germans by Spanish born double-agent Juan Pujol Garcia, code named Garbo

Uno de los mensajes enviados.

Estos éxitos no iban parejos con una vida familiar cada vez más deteriorada, su mujer Araceli no aprendía inglés como tan bien como ella quería y no se adaptaba bien al país, por lo que las discusiones eran frecuentes y eso estuvo a punto de afectar al trabajo que hacían Pujol y otros en Jermyn street.

El gran momento de Juan Pujol “Garbo” como espía se empezó a gestar en enero de 1944. Los aliados querían lanzar un ataque sobre la península de Normandía, en el norte de Francia, para lo cual diseñaron un plan en el que hicieron creer a los alemanes que dicho desembarco se iba a producir en otro sitio. Fue la llamada Operación Fortitude (Fortaleza). Un grupo de espías mandaba mensajes a la Abwehr diciendo que el desembarco se iba a producir en Noruega, Juan Pujol se encargaría de hacerles creer que se iba a producir en el Paso de Calais, también en el norte de Francia pero a 250 km de Normandía.

Entre enero y junio de 1944, Garbo envió a Madrid cerca de 500 mensajes en los que mezclando datos verdaderos y falsos en los que decía a los alemanes que el desembarco iba a producirse en Calais. Entre otros mensajes, mandaba información sobre un falso ejército norteamericano (el FUSAG) de entre 150.000 y 1 millón de soldados que se estaba concentrando en el sureste de Inglaterra (depende de la fuente). Para dar veracidad a este ejército fantasma, Garbo les hablaba de desertores de este ejército que le informaban de los movimientos de tropas y  también les hizo creer que el general Patton mandaba esa fuerza.

La audacia de Garbo y su equipo se pudo ver en la misma noche del desembarco, el 6 de junio de 1944, cuando enviaron a los alemanes en Madrid la noticia real que se estaba produciendo el desembarco en Normandía, pero añadiendo que se trataba de una maniobra de distracción, que el verdadero ataque sobre Calais se iba a producir en cualquier momento. Uno de los telegramas enviados decía “Zarpó flota invasión para ejercicio diversión en Normandía”.

Incluso días después, Garbo seguía enviando mensajes insistiendo sobre eso, que se era una distracción, Hitler, que tenía confianza ciega en él,  ordenó detener a las tropas de refuerzo que desde Calais iban a Normandía y que dieran media vuelta. Al mismo tiempo, y en los meses siguientes, proporcionaba además falsas coordenadas a los alemanes para que sus “bombas volantes” V-1 y V-2 que caían sobre Inglaterra causaran el menor número de víctimas posibles.

Era tan grande la confianza que Hitler tenía en él, que a pesar de no haber podido evitar lo de Normandía, el 29 de julio de 1944 ordenó personalmente que se le diera a Garbo la Cruz de Hierro, la máxima condecoración que se podía dar. Una vez recuperados de la risa que les produjo esta sorpresa, los británicos premiaron a Pujol con la Orden del Imperio Británico (MBE). Que se sepa, es de las pocas personas condecoradas por los dos bandos de la guerra mundial. Tras terminar la guerra en 1945 y tras una breve visita a España (El espionaje británico le ordenó investigar cómo se encontraban sus antiguos contactos de la embajada alemana en Madrid), Joan Pujol “Garbo” decidió desaparecer, cogió el dinero que le habían dado tanto los británicos como los alemanes (unas £15.000 y $340.000 respectivamente) y se marchó a Venezuela.

Allí las cosas no fueron como esperaban, en lo personal, se terminó por distanciar de Araceli, de la que se divorció en 1948 (ella volvió a España con sus hijos) y en los negocios fue empresario agrícola, profesor de idiomas para los trabajadores de una petrolera y propietario de una librería y tienda de regalos, con suerte dispar.

Para estar seguro, en 1949 fingió su muerte víctima de la malaria en Angola, cosa que la mayor parte del mundo se creyó, mientras se casó por segunda vez, esta vez con Carmen Cilia, una venezolana descendiente de canarios y tuvo otros tres hijos. Durante casi 4 décadas, Juan Pujol vivió tranquilo.

garbo en Londrespujol5

 

Foto arriba: Juan Pujol en Buckingham Palace.  Abajo: Portada del Mail on Sunday en la que dice que se descubre el mayor secreto del Día D.

En 1971 el escritor Nigel West (nombre real Rupert Allason) estaba intrigado con la historia del espía Garbo y tenía serias dudas sobre que de verdad estuviera muerto. Tras mucho tiempo investigando (y alguna que otra decepción) consiguió que Desmond Bristow, entonces jubilado en Málaga, le dijera la verdadera identidad de Garbo y se puso a buscarlo. Lo encontró finalmente en mayo de 1984 y le convenció para volver a Europa. Esta vez su vuelta al Reino Unido fue con todos los honores, fue recibido el 3 de junio de 1984 en audiencia privada por el Duque de Edimburgo en Buckingham Palace y se reunió con sus antiguos compañeros Tar Robertson, Robert Hesketh, Cyril Mills y Desmond Bristow (Thomas Harris había muerto en 1964). Al día siguiente fueron los periódicos españoles los que se hacían eco de que el espía más influyente de la Segunda Guerra Mundial estaba vivo y era español, concedió entrevistas (especialmente recomendable fue la concedida al programa de TV3 “Identitats”) y retomó el contacto con su familia española, que también le creía muerto.

Con este reconocimiento, volvió a su casa de Choroní, cerca de Caracas. Falleció tras sufrir un derrame cerebral el 10 de octubre de 1988, a la edad de 76 años.

garbo ante la embajada alemana hacia 1984

Garbo ante la embajada de la República Federal de Alemania en Madrid (1984)

 

Bibliografía empleada:

-Fernández, A. “Historia Universal: Edad Contemporánea” (Vol IV) Vicens Vives, Barcelona 1994

-Juarez, J. “Pujol, el espía que derrotó a Hitler”  Temas de Hoy, Barcelona 2004

-Macintyre, B. “La historia secreta del Día D”  Crítica, Barcelona 2013

-Talty, S. “Garbo el espía. El agente doble”, Destino Barcelona 2013

– Documentos RNE  “Garbo: el espía que engañó a los nazis” rne.es 08/12/2012

-Sparrow, T “El catalán que engañó a los nazis” BBC Mundo  07/06/2014

-Herrero, F. J. “Garbo, el espía que engañó a Hitler dos veces” elpais.com 14/11/2013

-León, P. “Stop. Nos vemos en Madrid. Stop” elpais.com  06/12/2009

-Entrevista de Rafael Fraguas a Juan Pujol en el diario El País el 12/09/1984 (De aqui es la foto en la embajada)

-Entrevista en el programa de TV3 “identitats” 14/09/1984 (foto inicial)

-Otros artículos utilizados son de publico.es, lavanguardia.com, segundaguerra.com, jotdown.es. Las fotos vienen de una búsqueda por google.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: