El golpe de Casado (5 de marzo de 1939)

CASADO CASADO MANIFIESTO grandesbatallaspuntoes

Fuente: grandesbatallas.es

Today’s entry is dedicated to the coup d’état that Coronel Segismundo Casado and other military and civilian republicans, undertook against the Spanish Republican government on the 5th March 1939 when the civil war about to end. This coup, believed by its protagonists to be an attempt to end the war in a more or less honourable way and a way to reach an agreement with the rebels, did not have the desired effect given that it sunk the republican resistance and facilitated, amongst other things, repression under Franco’s dictatorship which cost the lives of tens of thousands of victims.

La entrada de hoy está dedicada al golpe que el coronel Segismundo Casado y otros militares y civiles republicanos, dieron contra el propio gobierno de la República española el 5 de marzo de 1939, cuando la guerra civil estaba a punto de terminar. Esta sublevación, pensada por sus protagonistas como un intento de terminar la guerra de una forma más o menos honrosa y de llegar a un acuerdo con los rebeldes, no tuvo los efectos deseados por ellos, ya que hundió la resistencia republicana y facilitó entre otras cosas la represión durante la dictadura de Franco, que se cobró decenas de miles de víctimas.

Mapa de la Guerra Civil 6 - Marzo 1939

España a principios de 1939

El origen de este golpe de Estado dentro de la República (que en febrero de 1939 aún era un tercio del territorio nacional), tuvo su origen entre diversos acontecimientos nacionales e internacionales ocurridos entre el otoño de 1938 y principios de 1939. Éstos fueron el abandono de las potencias democráticas a la República en la Conferencia de Múnich, la derrota en la batalla del Ebro y la posterior ocupación de Catalunya por parte del ejército rebelde.

En el caso concreto del coronel Segismundo Casado (1893-1968), hay que añadir su rechazo ante la política de ascensos, lo que él creía una enorme influencia del PCE, el Partido Comunista de España (su anticomunismo fue muy hábilmente explotado por la propaganda de la dictadura) y el descontento que tenía ante la forma de llevar la guerra por parte del gobierno del socialista Juan Negrín. En dicho descontento estaba también la raíz de su idea de llegar a un acuerdo  con Franco, ya que “entre militares” podría ser más fácil terminar la guerra. Así pensaba Casado y así se lo decía a los agentes de los servicios de inteligencia británicos con los que se reunía desde octubre y noviembre de 1938 (aunque es únicamente un rumor, pero siempre se especuló con que Casado fuera un agente británico). Desde enero de 1939 se reunía también con espías rebeldes en Madrid, como José Cendaño y Pedro Medina o indirectamente con Ungría o Barrón. A su favor estaban el cansancio, el hambre y la desmoralización que había en las filas republicanas. Un ejemplo de ello, Manuel Azcárate, dirigente de las Juventudes Socialistas Unificadas y que decía lo siguiente a principios de 1939:

“Este ya no era el Madrid de 1936 o 1937. Faltaba comida. El cansancio de la guerra se apreciaba en las caras demacradas de la gente. El ambiente se había vuelto hosco, triste, trágico. Por todas partes se respira un sentimiento anticomunista porque muchas personas creen que son los comunistas los responsables de que la guerra se prolongue”.

A principios de febrero ya empezó a reunirse con civiles y militares republicanos que también estaban disconformes al primer ministro Negrín y al PCE (era un sentimiento bastante extendido y que Casado canalizó en su beneficio). El 2 de febrero lo hizo con los generales Menéndez, Matallana y Miaja, el 3 lo hizo con Julián Besteiro (un socialista contrario a Negrín) y el 13 con Cipriano Mera (anarquista). A todos ellos les comunicó sus intenciones, consiguiendo que en mayor o menor grado, se apuntasen a su plan.

 

Julián_Besteiro_(cropped)

Julián Besteiro

Una serie de acontecimientos tanto a nivel nacional e internacional aceleraron el golpe de Casado. Tras la caída de Catalunya, el presidente Azaña se quedó en Francia (posteriormente dimitiría), lo que historiadores como Ángel Viñas, Paul Preston y Ángel Bahamonde, entre otros, consideran un error. Ello creó una sensación de cierto vacío de poder que fue explotada por Casado y sus aliados.

Esta situación quiso resolverla el gobierno de Negrín con su regreso a España, estableciendo en Elda (Alicante) como su centro de gobierno, y con reuniones como la celebrada en Los Llanos (Albacete) el 16 de febrero con el Estado Mayor del EPR. En esta reunión (así como en muchas de las conversaciones telefónicas que hubo en esos días), Juan Negrín insistió con su idea de resistir porque las negociaciones de paz con los rebeldes habían fracasado, añadiendo que no era posible llegar a una solución negociada con Franco, que exigía la rendición incondicional. Sabemos que Matallana y Buiza (el jefe de la flota) dijeron que pusiera fin a la guerra porque no había condiciones para continuarla. Aunque en aquel momento el EPR tenía operativos cerca de medio millón de soldados, estaban muy mal armados y con apenas comida y suministros para seguir combatiendo.

El otro acontecimiento que influyó fue el reconocimiento internacional al gobierno de Franco en Burgos, lo que dejaba a la República española en una situación de aislamiento casi total. El 19 de febrero, Neville Chamberlain escribió en su diario:

“Creo que hemos de lograr establecer unas excelentes relaciones con Franco, que parece bien dispuesto hacia nosotros. Los nacionalistas han vencido, y, por lo tanto, los republicanos deben rendirse sin condiciones”.

 -CIPRI.jpg de Producción ABC--0332IWY7.jpg-

Cipriano Mera

Bajo esta premisa, el 27 de febrero de 1939 los gobiernos de Édouard Daladier y Neville Chamberlain, en Francia y Reino Unido respectivamente, reconocieron a Franco como el único gobierno español, a los que poco después se fueron uniendo Estados Unidos y otros países europeos (Alemania e Italia ya habían reconocido a Burgos desde el principio de la guerra civil).

Aquí quisiera comentar que este reconocimiento no fue tan unánime como los autores franquistas han querido vender. A pesar que las oligarquías británica y francesa tenían lazos políticos y económicos con la española (y a veces hasta familiares), el reconocimiento a Franco llegó tras durísimos debates en sus parlamentos. En el caso británico por ejemplo, los laboristas de Clement Atlee, los liberales y algunos conservadores votaron en contra; algo parecido ocurrió en París.

El prólogo del golpe de Casado tuvo lugar en Cartagena el 4 de marzo. Ese día se sublevó la flota republicana con la intención de forzar al gobierno a pedir la paz. En la ciudad hubo tiroteos entre grupos de leales y de sublevados (entre los segundos se mezclaron elementos favorables a Franco y a los rebeldes). La rebelión terminó con la toma de la ciudad por la 206 Brigada, aunque no se pudo evitar que la flota huyera y se refugiara en las colonias francesas del norte de África. Esto tuvo graves consecuencias, pues la presencia de estos barcos era vital para evacuar al mayor número posible de personas ante el más que previsible avance rebelde. A lo largo del día, las conversaciones telefónicas entre Madrid, Elda y Cartagena fueron constantes, y se celebraban reuniones de todo tipo. Pero como suele decirse, lo peor estaba por llegar.

Poco después de las doce la noche del 5 de marzo, Casado y resto de los sublevados, organizados en los que llamaron el Consejo Nacional de Defensa (CND), hicieron llegar al país desde los sótanos del Ministerio de Hacienda y a través de los micrófonos de Unión Radio, la siguiente alocución:

“Trabajadores españoles. ¡Pueblo antifascista! Ha llegado el momento en que es necesario proclamar a los cuatro vientos la verdad escueta de la situación en que nos encontramos. Como revolucionarios, como españoles y como antifascistas, no podemos continuar por más tiempo aceptando la imprevisión, la carencia de orientaciones, la falta de organización y la absurda inactividad de que da muestras el Gobierno del Dr. Negrín. […] Todas las promesas que se hicieron al pueblo fueron olvidadas; todos los deberes, desconocidos; todos los compromisos, delictuosamente pisoteados. En tanto que el pueblo en armas sacrificaba en el área sangrienta de las batallas millares de sus mejores hijos, los hombres que se habían constituido en cabeza visible de la resistencia, abandonaban sus puestos y buscaban, en la fuga vergonzosa y vergonzante, el camino para salvar su vida aunque fuera a costa de su dignidad.

Esto es lo que no puede permitirse en el resto de la España antifascista. […] No puede permitirse que en tanto el pueblo lucha, combate y muere, unos cuantos privilegiados preparen su vida en el extranjero. Para impedir esto, para borrar tanta vergüenza, para evitar que se produzca la deserción en los momentos intensamente críticos, es para lo que se constituye el Consejo Nacional de Defensa”.

 

En el CND aparte de Miaja, el propio Casado y Besteiro, se encontraban también Miguel San Andrés (Izq. republicana), José del Rio (U. republicana), Wenceslao Carrillo y Antonio Pérez (PSOE-UGT pero enfrentados a Negrín), así como Manuel González y Eduardo Val, de la central anarquista CNT.

Esa misma noche Juan Negrín habló desde Elda por teléfono con Casado, pero no pudo convencerle para que depusiera su actitud. Pocas horas después, y tras una reunión de emergencia con su gobierno, se procedió a la evacuación por avión. Francia y el norte de África fueron los destinos principales. Además, existía el riesgo que los miembros más destacados del gobierno y del PCE fueran detenidos para ser entregados a Franco como gesto de buena voluntad (luego se vio que era verdad).

Ultimo_secreto_Negrin

Juan Negrín, primer ministro de la República cuando se produjo el golpe de Casado.

Tras el golpe, cundió el caos. En Valencia hubo expectación para ver qué ocurría en el resto del territorio republicano, aunque los progubernamentales consiguieron cierta libertad para que el comunista Jesús Hernández y otros pudieran organizar una evacuación. En Castilla – La Mancha hubo rendiciones masivas y, salvo en Ciudad Real, no hubo incidentes graves. En Madrid, Casado y los sublevados vieron como el PCE pudo organizar una resistencia en torno a tres cuerpos del EPR que, mandados por Barceló, Bueno y Ortega, se hicieron fuertes en el centro de la ciudad. Cipriano Mera, que mandaba el IV Cuerpo del EPR lanzó a sus tropas para sofocar dicha resistencia. Los combates duraron hasta el 11 de marzo y se cobraron según Casanova y Preston cerca de 2.000 víctimas. Cesaron en la mañana del día 12, cuando se negoció un alto el fuego con unas condiciones que luego Casado no respetó y hubo muchos fusilamientos y personas encarceladas.

Casado tenía ya el poder en lo que quedaba de la República así que empezó a negociar los términos de una rendición. Quiso negociar en persona, pero Franco exigió que mandara a dos oficiales para negociar en su nombre, y así, el 13 de marzo, los coroneles Garijo y Ortega fueron a Burgos a negociar dicho acuerdo, pero las cosas no iban a marchar como Casado y el resto de miembros del Consejo habían previsto. Con ambigüedades y medias verdades por parte de Franco, las negociaciones se dilataron hasta el día 26, momento en el cual dio un ultimátum, o los republicanos entregaban la aviación y se rendían totalmente o que se atuvieran a las consecuencias. Puede que fuera en este momento cuando Casado comprendió que había sido engañado por Franco y que no había forma alguna de llegar a un acuerdo con él. Al ver entonces que el acuerdo entre militares no iba a producirse, la mayor parte de miembros del CND huyeron de España. Miaja se fue en avión a Argelia, Mera a Francia y Casado lo hizo por barco y terminó en el sur de Inglaterra. Besteiro se quedó en la capital donde terminaría siendo detenido (falleció en la cárcel de Carmona en 1940).

El 27 de marzo, el general Franco cumplió su amenaza y lanzó una última ofensiva. Los rebeldes en su avance no encontraron resistencia, las trincheras estaban vacías y Madrid cayó el día 28. El 29 las tropas marroquíes de Yagüe ocuparon Ciudad Real y Puertollano. En Andalucía, la comarca de Linares lo fue ese mismo día por los soldados de Muñoz Castellanos. Desde Granada se avanzó hacia el resto de la provincia y luego Almería. Murcia y Cartagena cayeron el 31 de marzo. El 1 de abril de 1939, ya ocupada la ciudad de Alicante, el cuartel general del ejército rebelde en Burgos hacía público su parte en el que daba por terminada la guerra. Recibió las felicitaciones de Alemania, Italia y del Vaticano, entre otros.

El golpe del coronel Casado vino en el peor momento para la internacionalmente aislada República. Una de las consecuencias es que el gobierno no pudo aplicar el plan de evacuación previsto (no se pudieron usar muchos recursos para realizar dicha evacuación, otro gesto hacia Franco). Ello precipitó el final de la contienda y facilitó la represión que luego Franco desarrollaría y en la que decenas de miles de personas fueron ejecutadas y otras tantas fueron a cárceles y campos de concentración por todo el país. Otra consecuencia fue que debido a este golpe no pudo conseguirse la unidad entre los exiliados, lo que imposibilitó derrocar a Franco después de la II Guerra Mundial (lo que fue una de las causas de la longevidad de su dictadura). La propaganda de Franco se aprovechó muy bien del anticomunismo de Casado y la supuesta fortaleza del PCE. Ello fue explotado desde el primer momento por el régimen dictatorial español en su beneficio y para cargar contra la democracia republicana.

Sobre Besteiro se demostró en su día que estaba en contacto con espías rebeldes más de lo que se sospechaba, pecaba de arrogancia y que era un ingenuo al pensar que Franco iba a establecer una dictadura como la de Primo de Rivera. De Casado, se ha dicho que era soberbio, vanidoso (en sus cartas se definía a sí mismo como “redentor de España”) y con mucha envidia del trabajo del general Vicente Rojo. Su sublevación hizo mucho daño y no tuvo el componente humanitario que luego expuso en sus memorias para justificarse (publicadas en España en plena dictadura y acusadas de ser sesgadas por muchos historiadores). Sólo un apunte más, parece ser que durante la década de 1950, ya viviendo de nuevo en España, en las conversaciones que algunos militares monárquicos tenían acerca de dar otro golpe y derrocar a Franco, Casado se veía como su sustituto. Se veía a sí mismo como un dictador benevolente (en sus palabras) que encabezaría un hipotético nuevo régimen.

Bibliografía:

-Casanova, J y Gil Andrés, C. “Historia de España en el siglo XX”  Ariel Historia, Madrid 2009

-Preston, P. “The Spanish Holocaust” Harper press, London 2013

-Preston, P. “La Guerra civil española” Debolsillo, Barcelona 2003

-Hernández Sánchez, F. “El golpe de Casado. La puntilla a la resistencia republicana” (pags 461-473) en Viñas, A (ed) “En el combate por la Historia”  Pasado y Presente, Barcelona 2012

-Hernández Sánchez, F. y Viñas, A. “El desplome de la República” Crítica, Barcelona 2009

-Viñas, A. “La República española en guerra Vol III – El honor de la República” Crítica, Barcelona 2010

-Thomas, H. “La guerra civil española” Vol II Grijalbo Mondadori, Barcelona 1976

-Buckley, H. “Vida y muerte de la República española” Espasa libros, Barcelona 2004

– Bahamonde, A. y Cervera Gil, J. “Así terminó la Guerra de España” Marcial Pons, Madrid 1999

-Artículos de periódico y webs: Fernando Hernández Sánchez y Ángel Viñas (elpais.com), Alejandro Torrús (publico.es), Ángel Vives (elmundo.es), Ernest Alós (elperiodico.com), Mario Amorós (rebelion.org), Felip Palau (lavanguardia.com), EFE (eldiario.es), buscameenelciclodelavida.blogspot.com.es, memoriarepressiofranquista.blogspot.co.uk, diagonalperiodico.net, grandesbatallas.es Las fotos han salido de una búsqueda por google.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: