El bombardeo de Jaén

foto de Jaén siendo bombardeada el 1 de abril de 1937

Foto de Jaén desde uno de los aviones que los rebeldes utilizaron para bombardear la ciudad.

Today’s entry is dedicated to the air attack suffered by the city of Jaén on 1st April 1937. That day, a group of German Condor Legion planes that supported Franco’s army during the Spanish Civil War (1936-1939), bombed the city. 159 people were killed and 280 were injured, most of them were women and children. The rebel military Gonzalo Queipo de Llano gave the order to the attack of the city. This event is not as well-known as the bombings of Gernika, Barcelona or Almería.

La entrada de hoy, está dedicada al bombardeo que sufrió la ciudad de Jaén, el 1 de abril de 1937. Ese día, un grupo de aviones de la Legión Cóndor alemana, que apoyaban al ejército de Franco durante la guerra civil en España (1936-1939), atacó la ciudad y causó la muerte a 159 personas y heridas a 280, la mayor parte de ellas mujeres y niños. El militar rebelde Gonzalo Queipo de Llano dio la orden para que estos aviones bombardeasen dicha capital andaluza aquel día. Este suceso no es tan conocido como los bombardeos de Gernika, Barcelona o de Almería.

portada frente sur jaen

Portada del periódico Frente Sur, ya con la noticia del bombardeo a Jaén.

El golpe de Estado del 18 de julio de 1936 había fracasado en la provincia de Jaén. La presencia de un obrerismo muy bien organizado (especialmente en la zona de Linares y Bailén) y la indecisión de los golpistas motivaron que la sublevación fracasara en esta provincia andaluza. Los episodios bélicos se limitaron al asedio de la ermita de la virgen de la cabeza, cerca de Andújar (donde se encerraron los mandos sublevados con sus familias hasta su rendición a principios de mayo de 1937) y a una serie de batallas que culminarían con la conquista por parte de las tropas rebeldes de las localidades de Alcalá la Real, Porcuna y Lopera entre septiembre de 1936 y enero de 1937. Desde entonces, y hasta el final de la guerra, apenas se movió el frente de batalla.

Hasta que se produjo el bombardeo, la ciudad había tenido una situación de relativa tranquilidad. El poeta Miguel Hernández, que en entre los meses de marzo y mayo de 1937 fue corresponsal del periódico Frente Sur, había definido esta situación de calma como “sueño blando del aceite”. El ataque causó una conmoción entre los habitantes de la ciudad y las decenas de miles de refugiados que se encontraban en ella. El historiador Francisco Cobo afirma que la población provincial llegó a duplicarse, debido al número de refugiados que habían llegado hasta allí provenientes de otras partes de Andalucía. El bombardeo sobre Jaén se relaciona con la campaña de ataques aéreos que los rebeldes llevaron a cabo sobre el territorio republicano y ya de forma más consistente a partir de la primavera de 1937, de hecho, y en este caso concreto, siempre ha existido el rumor que los aviones que bombardearon Jaén fueron los mismos que semanas después atacarían la localidad de Gernika, en la provincia de Bizkaia.

La orden del bombardeo a la capital giennense la dio Queipo de Llano como respuesta por un bombardeo que la aviación republicana había hecho sobre Córdoba ese mismo 1 de abril, aproximadamente sobre las 12:30 del mediodía. Poco después, a las dos de la tarde, el oficial rebelde Vicente Gil, que se encontraba en el aeródromo de Tablada (Sevilla) recibía la orden de operaciones número 295 en la que se le indicaba que tenían que servir como escolta a los 6 aviones trimotores Junkers 52 que iban a realizar este ataque. Estos aviones serían escoltados por 3 cazas Fiat CR-32, mandados por García Morato y 6 Heinkel-51 que lo harían bajo las órdenes de Martín Campos.

Los aviones rebeldes llegaron a Jaén un poco antes de las cinco y veinte de la tarde. Pasaron primero por Jabalcuz y fueron vistos por primera vez desde las Peñas de Castro. Los Junkers, protegidos por los cazas que les hacían de escolta, se organizaron en dos grupos de tres aviones cada uno y atacaron la ciudad desde el sur. Lanzaron entonces unos 5.150 kg de bombas que causaron grandes destrozos en la zona centro de la ciudad. Hubo casas destruidas en la calle Fuente de don Diego, calle Olid, plaza de San Félix, calle Batería, calle Miguel Romera, calle Jorge Morales, calle los Romeros, calle Azulejos, calle Mesa, calle Ancha (Muñoz Garnica), plaza de San Ildefonso (en la fachada de su iglesia se pueden ver todavía los restos del bombardeo), calle Hurtado, calle Teodoro Calvache, calle Chinchilla, plaza del Deán Mazas y la calle Fontanilla (principio de la actual Federico de Mendizábal) donde hubo el mayor número de víctimas, unas 22, ya que a la hora del  bombardeo esta calle estaba llena principalmente de mujeres que hacían cola para comprar petróleo, carbón y pan para sus familias y de niños que o bien jugaban o iban a comprar chucherías a un kiosko que había allí. También cayeron en la estación de tren y en los parajes conocidos como el Barranco Hondo, la Corona y la Huerta Baja, en las afueras de la capital.

Wenceslao Padilla, que tenía 14 años en el momento del bombardeo, recordaba cómo él y su padre tuvieron que esconderse entre unos olivos para evitar ser vistos por los aviones alemanes, y Josefina Manresa, la mujer del poeta Miguel Hernández, dejó este testimonio sobre el bombardeo:

“En Jaén presencié un bombardeo que me impresionó mucho. […] Los familiares a los que cogió fuera lloraban desesperados en los escombros. Recuerdo a un niño, de unos diez años, muriendo entre una puerta y la pared […] Todo el tiempo que duró el bombardeo lo pasamos en un patio que había allí muy amplio [se refiere al patio del Hospicio de Hombres, en Santo Domingo], y yo hacía lo que veía hacer a los demás. Me ponía las manos en la cabeza […]”.

miguel hernandez en jaen www.diariojaen.es        Fuente: diariojaen.es

Tras el bombardeo, el ayuntamiento dio la orden a todas las cuadrillas de albañiles para que limpiasen la ciudad de los escombros que el bombardeo había causado. Las patrullas de voluntarios recogieron a los heridos y los trasladaron al hospital provincial, a la Cruz Roja, a la Casa de Socorro y a la clínica “La Inmaculada” para que se recuperaran. Los fallecidos fueron llevados a una sala del cementerio de san Eufrasio con el fin de facilitar la identificación. El bombardeo causó 159 víctimas (el 70% de ellas mujeres y niños) y unos 280 heridos, aunque la cifra puede variar, ya que hubo personas fallecidas que no pudieron ser identificadas y hubo personas a las que se dio por desaparecidas. Una oleada de indignación recorrió todo el territorio republicano. Desde la prensa se destacaba que los aviones habían atacado una ciudad que no era objetivo militar. El entonces alcalde giennense, José Campos Perabá, condenó el ataque en un pleno especial al día siguiente y el ministro de Comunicaciones, Bernardo Giner de los Ríos se desplazó desde Valencia a Jaén nada más saber la noticia.

Casas destruidas por el bombardeo de 1937. Foto Instituto de Estudios Giennenses

Una casa destruida por el bombardeo. Fuente: IEG

El ataque causó, como ya he dicho antes, una gran conmoción entre los habitantes giennenses y un sentimiento de venganza sobre los presos simpatizantes de los sublevados que había en la ciudad. Fueron unas palabras de Queipo de Llano (no era la primera vez que este oficial rebelde recurría al ojo por ojo y diente por diente), en su alocución a través de las ondas de Unión Radio Sevilla a las diez de la noche del día 1 de abril de 1937, cuando se atribuyó la responsabilidad de haber ordenado el bombardeo, las que terminarían por hacer estallar los ya de por si alterados ánimos:

“Es necesario que sepan los rojos que en lo sucesivo, siempre que bombardeen una población se les contestará de la misma manera“.

 queipo biografiasyvidaspuntocom

El general rebelde Queipo de Llano, que dio la orden del ataque. Fuente: biografiasyvidas.com

Así, entre los días 2 y 7 de abril, y en medio de una gran histeria, se produjo una de las tristes sacas de presos que ocurrieron en la guerra civil. 128 simpatizantes de los rebeldes fueron sacados de prisión y fusilados en las tapias del cementerio de Mancha Real, una localidad cercana. Con posterioridad, estos sucesos fueron puestos en conocimiento de Mariano Ruiz Funes (entonces ministro de Justicia) y del juzgado de instrucción de Jaén, lo que motivó que se abrieran diligencias para depurar responsabilidades por lo sucedido. Sin embargo, no se tomaron medidas importantes ya que se prefirió, como ha dicho el historiador Luis Miguel Sánchez Tostado, “La necesidad de una venganza pronta para resarcir la matanza de aquel cruento bombardeo”.

El día después del bombardeo, el 2 de abril, y en medio de una actividad frenética, se tomaron medidas para mejorar la defensa de la ciudad contra futuros ataques. Se encargó a los arquitectos Antonio Sánchez y Luis Berges la construcción de una serie de refugios antiaéreos, se llegaron a construir seis con una capacidad para 8.880 personas. Estaban situados en plaza de la Merced, Magdalena, Martínez Molina, san Ildefonso, san Juan y el de la plaza de Santiago, este último fue terminado en 1938, tiene una extensión de 1.300 m2 y podía albergar a más de 1.000 personas (fue restaurado en 2011 y es visitable). Además, los sótanos de muchas casas y lugares como la lonja norte de la catedral también se habilitaron como refugios. Al mismo tiempo, se dictaron normas para el oscurecimiento nocturno de la ciudad. Se creó un sistema de vigilancia, con patrullas situadas en las torres de la catedral y del castillo, cada una de ellas tenía sirenas, prismáticos y teléfono para avisar en caso que se detectaran otra vez aviones rebeldes (recordemos que al no ser un objetivo militar, la ciudad no contaba hasta que se produjo este primer bombardeo ni con un sistema de alarmas ni de defensa antiaérea). Como curiosidad, y ante la falta de medios que tenía el EPR en Jaén, decir que se desmontaron los enormes tubos del órgano de la catedral y se instalaron en torres de este edificio y en el castillo para simular que había armamento antiaéreo. El engaño debió funcionar, puesto que en las posteriores incursiones de aviones rebeldes a Jaén durante toda la guerra civil, los bombardeos sólo afectaron a la zona de la estación de tren.

En 1939, la guerra civil terminó como ya sabemos con el triunfo del bando sublevado. Los partidarios del general rebelde Francisco Franco (ya dictador) aplicaron una fuerte represión como venganza en la ciudad de Jaén (existencia de fosas comunes en el cementerio de san Eufrasio). El bombardeo sufrido el 1 de abril de 1937 fue silenciado durante décadas, mientras que la red de refugios, cayó en el olvido y hubo que esperar al retorno de la democracia para que fueran redescubiertos y fueran conocidos de nuevo, ya fuera a nivel local, regional o nacional. Una estupenda iniciativa ha sido señalizarlos y abrirlos a visitas, bien sea nivel individual o colectivo (como es el caso del refugio de la plaza de Santiago).

Quiero agradecer también a Juan Cuevas Mata que me haya aportado su libro, sin él, lo habría tenido más complicado para trabajar este tema en el blog.

 

Bibliografía:

-Cuevas Mata, J. “El bombardeo de Jaén” ARMH y Gráficas La Paz, Torredonjimeno – Jaén 2013

-Pérez Ortega, M.U. “Ruiseñor de fusiles y desdichas. Jaén en la vida y obra de Miguel Hernández” IEG, Jaén 2010

-Sánchez Tostado, Luis Miguel “Víctimas. Jaén en guerra (1936-1950)” Ayuntamiento de Jaén. Jaén 2005

-Jaén Milla, Santiago  “El refugio antiaéreo de la Plaza de Santiago de Jaén” en “En Educar para la participación ciudadana en la enseñanza de las Ciencias Sociales”. Volumen II, Sevilla 2012

-Preston, P. “The Spanish Holocaust” Harper press, London 2013

-Sánchez Lozano, María José “La guerra en Jaén”.

-Programa de Canal Sur Radio (RAI) “La Memoria” (emitido el 30/03/2007)

-Artículos de periódico y webs: José María Liébana (ideal.es), Europa Press (eldiario.es), José Román (diariojaen.es), Ginés Donaire (elpais.com), juntadeandalucia.es, mangelcaballero.blogspot.co.uk, biografiasyvids.com, www.dipujaen.es/conoce-diputacion/areas-organismos-empresas/ieg/, memoria-antifranquista.com, laguerraenjaen.com (Luis Miguel Sánchez Tostado). Las fotos han salido de una búsqueda por google.

Anuncios

11 responses to “El bombardeo de Jaén”

  1. Pablo says :

    Muy interesante el post, soy de Jaén y no conocía este bombardeo.
    Por cierto, juraría que es “jienenses” y no “giennenses”

  2. Juan David says :

    Muy ilustrativo siempre Rafa

  3. Enrique says :

    Si no me equivoco, esa foto creo que es de un bombardeo pero en Andujar. Un amigo de alli me la enseño una vez y me dijo que mucha gente tiene una copia en Andujar como recuerdo, es una foto hecha por uno de los pilotos alemanes que muchos años despues volvio a la ciudad y entrego la imagen al ayuntamiento.

  4. manuel says :

    Quiero condenar cualquier bombardeo sobre población civil. Si de memoria hay que tirar, bueno es recordar también los bombardeos sobre el hospital militar de Córdoba o sobre la población de cabra. Y nunca será justificable, sran del bando que sean, sacar presos de la cárcel y asesibarlos, repito, eean del bando que sean.

  5. rafaeldegranada says :

    Antes que nada muchas a todos por vuestros comentarios. De siempre el bombardeo de Jaén siempre ha sido poco conocido y una de los objetivos que me planteé cuando decidí lanzar este blog fue el de divulgar acontecimientos como este. Un saludo y buen finde.

  6. Ofelia says :

    Hola Rafael Linde Ruiz, me ha encantado el artículo. Soy de Torredelcampo y aunque había escuchado sobre este bombardeo, gracias a tí, tengo una idea mucho mejor. Sólo quería darte la enhorabuena y agradecerte que hayas tomado el tiempo y el esfuerzo para escribirlo.

    Un cordial saludo,

    Ofelia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: