El exilio republicano andaluz de 1939. The Andalusian republican exile of 1939

Derrotados-fascismo-abocados-exodo_EDIIMA20140124_0201_5 eldiario.es

Exiliados camino de Francia. Fuente: eldiario.es

A few weeks ago I talked about the Spanish Republican exile that occurred in 1939, after the victory of the rebel army in the civil war. In today’s entry, I will speak of the approximately 50,000 men and women of Andalusia (10’5% of all the Spanish refugees) who had to leave to avoid capture and reprisals by the rebels of Franco. Mexico and France were the main destinations for a very important part of them. Some exiled returned after a while, but many didn’t do until the end of the dictatorship and the return of democracy, finding a reality that had changed, feeling like strangers in their own land.

Hace un par de semanas hablé sobre el exilio republicano español que se produjo a partir de 1939, tras la victoria del ejército rebelde en la guerra civil. En la entrada de hoy, voy a hablar de los aproximadamente 50.000 hombres y mujeres de Andalucía (un 10’5% del total de todos los refugiados españoles) que tuvieron que marcharse para evitar ser capturados y represaliados por los sublevados de Franco. México y Francia fueron los destinos principales para una parte muy importante de ellos. Algunos exiliados regresaron al cabo del tiempo, pero muchos no lo hicieron hasta el final de la dictadura y el retorno de la democracia, encontrándose una realidad que había cambiado, sintiéndose extraños en su propia tierra.

Una fiesta en una escuela de exiliados españoles en México diariodesevilla.es

Una fiesta en una escuela creada por exiliados en México. Fuente: diariodesevilla.es

Hay similitudes cuando hablamos del exilio republicano español y del andaluz. La mayor parte se produjo cuando los rebeldes ocuparon Catalunya en febrero de 1939, aunque es un fenómeno que se produjo desde el momento en que se vio que el golpe de Estado iba a fracasar y desembocar en una guerra civil. Prácticamente desde el mismo verano de 1936 hay exiliados, principalmente de las provincias de Sevilla, Cádiz y Huelva que se refugiaron en la colonia británica de Gibraltar y en Portugal. En la Roca pudieron estar un tiempo pese a que eran mal vistos por el gobierno local y parte de la población. Muchos se dirigieron hacía Málaga y otras zonas de Andalucía que eran leales a la República. Se ha calculado que entre 1936 y 1946, unas 4.000 personas se refugiaron aquí (Dolores Jiménez Martínez y Julio Ponce Alberca). Portugal no fue un destino seguro, ya que la dictadura portuguesa entregó en muchas ocasiones a los refugiados republicanos que se encontraban en su territorio.

Otro momento se produjo tras la caída de Málaga en febrero de 1937, en la conocida como La Desbandá, entre 100.000 y 150.000 personas huyeron de la capital malagueña por la carretera de la costa para evitar ser capturados por las tropas de Franco. En su huida, fueron atacados por barcos y aviones italianos y de los rebeldes. Se refugiaron sobre todo en las provincias de Jaén y Almería, (que vieron como su población aumentaba enormemente por el flujo de refugiados) y en zonas de Valencia y Catalunya, donde permanecerían hasta el final de la guerra, saliendo de España después del final de la misma, bien fuera por pasos fronterizos como el de la Jonquera o por barcos desde puertos como el de Alicante.

Al igual que el resto de los españoles, los refugiados andaluces terminaron en los campos de concentración que el gobierno francés creó en el sur del país. En la mayoría de los casos, estos campos eran simplemente zonas de playa que se cercaban con una alambrada metálica, sin agua potable, aseos y apenas comida (pan duro y algo de bacalao), algunos vecinos de la zona intentaron ayudar por su cuenta y fueron castigados. Eran vigilados por el ejército colonial. La historiadora Encarnación Lemus ha descrito así la situación de los refugiados:

“Imaginemos a medio millón de españoles que entran en Francia en un mes, en un país que no había previsto nada al respecto y que estaba más pendiente del inicio de la Segunda Guerra Mundial. Los exiliados entraban despavoridos y hambrientos, asaltaban las granjas del sur de Francia, por lo cual los encerraron, más bien arrinconaron con alambradas de espinos hacia el mar. Para colmo la prensa francesa acrecentaba la alarma social diciendo ¡que vienen los rojos! La Cruz Roja francesa les negó ayuda y muchos ciudadanos se acercaban a las alambradas a ver a los españoles que como animales soportaron una condiciones infrahumanas”.

La situación fue especialmente grave para las embarazadas refugiadas aquí (la tasa de mortalidad infantil era del 95%). Para ayudar, la maestra suiza Elisabeth Eidenbenz creó una maternidad en el pueblo de Elna (cerca de los campos de Argelès y Saint Cyprien en la que nacieron unos 600 niños entre 1939 y 1944, entre ellos Felipe, hijo de la almeriense María García Torrecillas, que permaneció en Francia hasta que puedo escaparse a México en octubre de 1942, y que describía así estos campos:

“Eran lo peor que se puede imaginar. Allí no teníamos nada: arena, agua y alambre. Teníamos triple alambrada de púas y los gendarmes, allí parados riéndose cuando te echaban un caballo encima. Eso era el campo de concentración. Mucha miseria, mucha hambre, mucho frío y muchos parásitos que ya no sabías cómo quitártelos”.

Elizabeth Eidenbenz (izq) y María García Torrecillas (dech) en 1942, antes de ir a Mexico publico.es

Elisabeth Eidenbenz y María García Torrecillas en 1942, antes de ir la segunda a México. María fue medalla de oro en Andalucía en 2007 Fuente: publico.es

Los agentes nazis y de Franco, ponían toda clase de trabas para impedir la salida de refugiados, y, los que volvieron a España, muchos terminaron en cárceles y campos de concentración, algunos de los cuales fueron fusilados. A un porcentaje alto de ellos se les prohibió continuar con su carrera profesional. Los exiliados andaluces que se quedaron en Francia fueron enrolados en batallones de trabajo, haciendo fortificaciones en la frontera con Alemania. Tras la derrota francesa en junio de 1940, muchos fueron deportados a campos como el de Mauthausen. Los supervivientes, como el caso del natural de Santisteban del Puerto, Francisco Ortiz (número 4245), permanecieron allí hasta la liberación del campo en mayo de 1945. Ortiz, al igual que muchos otros, no pudo regresar a Andalucía por la dictadura de Franco y se quedó a vivir en Francia, en la ciudad de Perpignan, donde moriría en 2013.

francisco ortiz superviente mauthausen en 2010 andalucesdiario.es

Francisco Ortiz, superviente de Mauthausen en 2010. Fuente: andalucesdiario.es

Los andaluces fueron cerca del 20% de los exiliados republicanos que terminaron en las colonias francesas del norte de África, especialmente en la zona de Orán, donde se encontraba una numerosa colonia de españoles que habían emigrado anteriormente, así como a ciudades como Oujda, Meknes, Fez, Marraquech, Casablanca, Kenitra, Constantina o Bizerta. Fueron recibidos con hostilidad por los gobernadores de las colonias, que eran leales a la Francia colaboracionista de Vichy y Petain. Tras el desembarco británico-estadounidense en noviembre de 1942, sus condiciones de vida mejoraron y muchos se alistaron en los ejércitos aliados para seguir combatiendo al fascismo (Leclerc y La Nueve). Fue el caso del anarquista de Adra (Almería) Antonio Vargas, que se alistó en las filas del VIII ejército al mando del general británico Bernard Montgomery.

antonio adra malaga.cnt.es

El exililado almeriense Antonio Adra. Fuente: malaga.cnt.es

Si bien el exilio andaluz en la Unión Soviética fue pequeño (Fernando Martínez ha identificado unos 175 hasta ahora), podemos decir, al igual que en caso de México que fue un exilio de personas muy bien formadas, pues había profesores como María José Porras, médicos que inventaron vacunas como Juan Planelles, ingenieros pioneros en la energía solar como Federico Molero, oficiales del EPR como Antonio Cordón, etc. Hubo muchos cargos del PCE, como el sevillano José Díaz (que se suicidaría en Tiflis, la actual Georgia en 1942 al no poder soportar los dolores del cáncer de estómago que padecía) y muchos niños. La política internacional hizo que muchos de ellos no pudieran de regresar, y los que lo hicieron, (1953, buque Semiramis) la mayoría regresaron a la URSS al poco tiempo o se fueron a otros países (Cuba, Francia o Checoslovaquia). Hubo miembros de la División Azul (el cuerpo expedicionario que Franco envió en apoyo de Hitler), que desertaron y se unieron a otros andaluces en el ejército soviético, como fue el caso del motrileño Rafael Torcuato y del giennense Antonio Romero. Por provincias hay identificados 37 de Jaén (la mayor parte de la capital y del distrito minero de Linares), 32 de Sevilla y 27 de Málaga.

En América, México y Argentina  fueron los principales destinos de los exiliados andaluces, aunque también los hubo en Chile, Uruguay, Venezuela, Paraguay, Santo Domingo o los propios Estados Unidos. Llegaron a este continente en barcos como el Stanbrook, el Sinaia, el Ipanema, el Winnipeg, el Mexique o el Serpa Pinto. En estos países, tuvieron que enfrentarse al estereotipo del andaluz indolente, lo que les ocasionó alguna que otra dificultad a la hora de ir hacía allí.

En México los andaluces fueron el 18% del total de los exiliados (es posible que este porcentaje varíe), los había de todas las ideologías (socialistas, anarquistas, masones), y, al igual que el exilio en la URSS, fue protagonizado por personas muy bien formadas. Vivieron sobre todo en la capital, el México DF, aunque se distribuyeron por todo el país. La mayoría eran casados y entre los 25 y 49 años de edad. Por provincias eran originarios en su mayoría de Málaga (22%), Jaén (15%), Sevilla (14%) y Almería (12%). El historiador y economista Daniel Cossío Villegas fue el principal asesor del presidente Lázaro Cárdenas a la hora de acoger a estos refugiados.

En Argentina ya existía una emigración andaluza previa que se centraba en Buenos Aires, la capital. Pese a las leyes que ponían trabas a la llegada de refugiados (como la de julio de 1938) que ponían gobiernos como el de Roberto Marcelino Ortiz, éstos seguían llegando. La historiadora Dora Schwarzstein explicaba esa atracción de esta forma:

“Argentina figuraba alto en las preferencias de los exiliados. Se consideraba que era el país más adelantado, el país más europeo, por decirlo de alguna manera. Seguramente por la ciudad, Buenos Aires es el símbolo de la Argentina”.

En Argentina los andaluces exiliados se agrupaban en “Casas” como el Rincón Familiar Andaluz, ya que los emigrados franquistas estaban en otra diferente, el Hogar Andaluz, donde también se encontraba una sección de Falange y otros grupos afines, que hicieron lo posible para evitar la llegada de los exiliados republicanos. Entre los andaluces exiliados en Argentina, estaban el editor linarense José Venegas, el compositor sevillano Salvador Valverde (autor de María de la O y Ojos Verdes) o el ex-presidente de la República Niceto Alcalá Zamora, que falleció en su apartamento de Buenos Aires el 18 de febrero de 1949.

Este exilio supuso una catástrofe para una región como Andalucía, ya que se marchó una gran cantidad de profesionales muy bien formados, no sólo los casos que descrito antes, médicos, ingenieros, profesores, etc. La cultura andaluza fue muy afectada también, (se exiliaron entre otros María Zambrano, Emilio Prados, Pablo Picasso, Antonio Machado, Manuel Altolaguirre, Rafael Alberti, María Teresa León, Luis Cernuda o Francisco Ayala) por lo que en general el coste cultural, profesional y económico fue alto.

Para terminar, decir que los andaluces exiliados tenían en mente la idea de volver, y muchos cayeron en el desánimo cuando vieron la permanencia de Franco en el poder y que su retorno se dilataba en el tiempo. Diego Martínez Barrio, presidente de la República española en el exilio, le contaba esto al antiguo gobernador de Jaén, Luis Rius Zunón, en diciembre de 1961, poco antes de morir:

“Viejos y solos, nuestro presente no es presente sino pasado y en el recuerdo de otras horas vivimos como supervivientes milagrosos de un tiempo consumido. La única débil esperanza que acariciamos es la de ver nuevamente España y, sobre la tierra amada, pasar los últimos días de la vida ¿esa esperanza se convertirá en realidad […]?”.

Bibliografía básica:

-Casanova, Julián y Gil Andrés, Carlos “Historia de España en el siglo XX” Ariel Historia, Madrid 2009

-Sánchez Cervelló, Josep “El exilio republicano español de 1936 a 1977” (pags 499 – 514) en Viñas, A (ed) “En el combate por la Historia” Pasado y Presente, Barcelona 2012

-Martínez Martínez, Alba “Andaluzas exiliadas en México (1939 – 1948)”

-Revista ‘Andalucía en la Historia’, número 43 enero-marzo 2014 año XII “Exiliados”

-Schwarzstein, Dora “El exilio andaluz en Argentina” en Actas de la VI Jornadas de Andalucía y América. Universidad de la Rábida, marzo de 1986

-El programa de Canal Sur Radio y Andalucía Información ‘La Memoria’ http://blogs.canalsur.es/lamemoria/

-Otros artículos y webs: Juan Miguel Baquero (eldiario.es), Miguel Ángel Criado y Rafael Guerrero (publico.es), Jaime García Berna (diariodesevilla.es), María José Carrasco y Rafael Méndez (elpais.com), José Luis Masegosa (laopiniondealmeria.com), D. Martínez y Antonio Sevillano (elalmeria.es), Ángel del Río (andalucesdiario.es), Wikipedia, Ana Pérez-Bryan (diariosur.es). Las fotos han salido de una búsqueda por google.

-Para el estudio del exilio andaluz recomiendo los trabajos realizados por historiadores como Fernando Martínez, Inmaculada Cordero y Encarnación Lemus,

Anuncios

2 responses to “El exilio republicano andaluz de 1939. The Andalusian republican exile of 1939”

  1. Rina Pita says :

    Interesante articulo. Mi padre José Pita Armada y hermano Manuel Pita Armada fueron unos de los que escaparon de Adra hacia Oran en el barco “Quita Penas” junto con Antonio Vargas y otros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: