Elisabeth Eidenbenz y la Maternidad de Elna. Elisabeth Eidenbenz and the Maternity Hospital of Elna.

El palacete de Bardou, en Elna, fue convertido en maternidad en 1939 por Elisabeth Eidenbenz; allí dieron a luz muchas españolas internas en los campos franceses

La maternidad de Elna. Fuente: flickrhivemind.net

In today’s post, I’m going to speak about the maternity hospital of Elna, founded in 1939 by the Swiss teacher and nurse Elisabeth Eidenbenz (1913-2011) in the village of Elna, in the southeast of France. Its creation allowed the birth of 597 children, most of them children of Spanish Republicans, who were in refugee camps in the neighbouring country. These women and their families had run away from Spain after Franco’s victory in the Spanish Civil War. Later, Miss Eidenbenz also helped children of Jewish and Gypsy women persecuted by the Nazis during the years of World War II. The maternity hospital was closed by the Gestapo in 1944.

En la entrada de hoy hablaré de la maternidad de Elna, fundada en 1939 por la maestra y enfermera suiza  Elisabeth Eidenbenz (1913 – 2011) en la localidad de Elna en el sureste de Francia. Su creación permitió el nacimiento de 597 niños, la mayor parte de ellos hijos de republicanas españolas, que, se hallaban en los campos de refugiados del país vecino. Estas mujeres y sus familias habían huido de España tras el triunfo de Franco en la guerra civil. Posteriormente, la señorita Eidenbenz ayudó también a hijos de mujeres judías y gitanas perseguidas por los nazis durante los años de la Segunda Guerra Mundial. La maternidad fue cerrada por la Gestapo en 1944.

Imagen captada en la Maternidad de Elna y difundida en la exposición 'La Maternitat d'Elna, bressol de l'exili' elperiodico.com

Elisabeth Eidenbenz. Fuente: elperiodico.com

La principal impulsora de esta maternidad, Elisabeth Eidenbenz, había nacido en la localidad suiza de Willa en 1913. Con el golpe de Estado contra la República Española y el estallido de la guerra civil, Elisabeth se unió a la Asociación de Ayuda a los Niños de la Guerra. Así, a finales de abril de 1937 ya estaba en Madrid ayudando a las víctimas de la contienda. Se centró en la zona leal a la República, la misma Elisabeth lo contaba de esta forma:

“En 1936 yo formaba parte de los movimientos sociales suizos que observaban con inquietud el sufrimiento de la población civil española. Franco rechazó toda ayuda internacional en la zona ocupada. Por tanto, dimos prioridad a la población civil de Madrid, Valencia y Catalunya”.

Durante el paso de los casi 500.000 republicanos españoles a Francia (la conocida como La Retirada), Elisabeth decidió acompañarles hasta los mismos campos de refugiados. Allí, con los pocos medios que disponía, ayudaba a las embarazadas. Estas mujeres, estaban mayoritariamente en los campos de Rivesaltes, Le Barcarès, Saint Cyprien y Argelès-Sur-Mer. La calidad de vida, ya de por sí mala, era horrible para una mujer embarazada, ya que tenían que dar a luz en cualquier sitio (establos, en la playa) sin higiene alguna. Desgraciadamente se convirtió en algo cotidiano que la propia madre o el propio bebé murieran en el momento del parto o poco después (las tasas de mortalidad infantil oscilaban entre el 90 – 95%).

Remedios Oliva Berenguer reflejaba en su autobiografía (Éxodo, publicada en 2006) la inquietud que sufría por estar embarazada en un lugar así:

“Ya llevábamos siete meses rodeados de alambradas, vigilados por militares, sin comodidad alguna y muy mal alimentados. Estábamos hartos…. Ya iba por el sexto mes de embarazo y habríamos hecho lo que fuera para que nuestro hijo no naciera en el campo”.

La almeriense de Albánchez María García Torrecillas (1917-2014), que parió en la maternidad de Elna su hijo Felipe el 24 de marzo de 1940, decía que:

“Me veía capaz de pasar hambre, sed, frío y todas las vejaciones que vinieran, pero que muriese mi bebé… Me encontraba en el séptimo mes de embarazo cuando se me acercó una señora suiza y me dijo que me iba a llevar a un lugar a tenerlo…”.

Y otra refugiada, la catalana Mercè Doménech contaba de esta forma su inquietud por estar en el campo de refugiados y cómo fue su primer encuentro con Elisabeth Eidenbenz así:

“En el campo había una madre que no tenía leche, y el niño lloraba de hambre día y noche. Cuando se agotaba de tanto llorar, se dormía, y ella le protegía con su cuerpo. Las mantas estaban todas mojadas de aquellos días tan duros de febrero. Cuando salía el sol, la madre enterraba al bebé en la arena para que ésta le sirviera de abrigo. Pero al cabo de unos días, el niño murió de hambre y frío. Yo estaba embarazada, y sólo de pensar que mi hijo nacería en aquel infierno, me desesperaba… Hasta que un día me encontré a la señorita Elisabeth; mejor dicho, ella me encontró a mí. Y me propuso ir a parir en una maternidad situada en Elna, en el Rosselló. El día que nació mi hijo en la sala de partos de la maternidad no pude reprimir las lágrimas. Todos pensaban que lloraba de emoción, sólo yo sabía que lo hacía por el niño enterrado en la arena de Argelèrs”.

la-maternitat-delna-slideshare.net

Diversas escenas de la maternidad de Elna. Fuente: google

Ante esta situación, Elisabeth decidió actuar. Tras unos primeros intentos en crear una serie de barracones aptos para las embarazadas, encontró una casa donde pensaba instalar una maternidad donde las mujeres podrían tener a sus hijos con ciertas garantías. Esta primera casa en Brouilla era muy pequeña, así que pronto encontró otra en la cercana localidad de Elna. Se trataba de un antiguo palacete de tres plantas con amplios ventanales y un jardín. Estaba a unos 7 kilómetros del campo de refugiados de Argelès-Sur-Mer y había sido propiedad de los Bardou, una familia industrial del Rosellón.

Elisabeth propuso su plan a sus superiores en la Asociación de Ayuda a los Niños de la Guerra y le dieron el visto bueno, consiguiendo además que enviaran 30.000 francos para la rehabilitación del edificio, que fue inaugurado en el mes de junio de 1939. Poco después, y ya con la aprobación de las autoridades locales, pudo desarrollar el proyecto que tenía en mente. Como el sistema de los campos de refugiados no estaba muy bien organizado, ella misma iba a dichos lugares a buscar a las embarazadas. Allí, previa comunicación con la dirección del campo, invitaba a las embarazadas a ir con ella a la maternidad que había creado en Elna. En las tres plantas de las que constaba la maternidad, había unas cincuenta camas para las embarazadas, solía haber entre cuatro y ocho camas por habitación. Para hacer el ambiente más acogedor, las habitaciones tenían nombre de varias ciudades españolas (Barcelona, Bilbao, Madrid, Santander, Sevilla y Zaragoza), de una francesa (París) y de varios países (Marruecos, Polonia y Suiza). Había también un paritorio con una cama, una mesa, un lavabo y un armario con los utensilios de la comadrona.

Las embarazadas llegaban a la maternidad en unas condiciones lamentables, pesaban entre 35 y 40 kg debido a la malnutrición, y, en muchas ocasiones con piojos, por lo que había que desparasitarlas previamente. La estancia de las embarazadas en la maternidad oscilaba entre los dos y seis meses, en ese tiempo, daban a luz en buenas condiciones sanitarias y se recuperaban un tiempo. Estaban ayudadas por profesionales (la Cruz Roja suiza enviaba dos o tres enfermeras cada seis meses) y voluntarios cualificados. Una de las excepciones fue la andaluza María García Torrecillas, que después de dar a luz a su hijo Felipe en 1940, permaneció en Elna durante dos años, hasta 1942, cuando se marchó exiliada a México. María, al igual que muchas otras internas, colaboraba en el mantenimiento del centro realizando tareas diversas, haciendo comidas, preparando biberones, limpieza, etc. La propia María (que sería condecorada con la Medalla de Oro de Andalucía en 2007), contaba como después de su paso por los pasos de refugiados, le parecía increíble estar en un sitio donde pudiese dormir en una cama o darse un baño de agua caliente.

Elizabeth Eidenbenz (izq) y María García Torrecillas (dech) en 1942, antes de ir a Mexico publico.es

Elizabeth Eidenbenz (izq) y María García Torrecillas (dech) en 1942, antes de ir a Mexico publico.es

Los suministros solían venir de varias fuentes, de la Asociación de Ayuda a los Niños de la Guerra, de la Cruz Roja, de los cuáqueros de Estados Unidos y de donaciones de particulares franceses. Estos suministros consistían en textiles, biberones, medicinas, y alimentos diversos (leche condensada y en polvo, chocolate, azúcar, queso, conservas, harinas y arroz). En cuanto a la vida cotidiana de las embarazadas allí ingresadas solía ser buena. Hubo momentos en los que hubo ahorrar un poco, ya que la comida o el dinero no llegaban a tiempo, o cuando tuvieron que tratar con una epidemia de gripe. Pero, en general, a las embarazadas esta maternidad les supuso un remanso de paz. Ya he comentado que ellas mismas colaboraban en el mantenimiento de la maternidad, para ello preparaban comidas, cuidaban la chimenea, limpiaban, cosían, se contaban historias, y, junto con un grupo de voluntarios de los campos de refugiados, cuidaban de un pequeño huerto y de unas jaulas con animales que tenían. Hacían incluso unas celebraciones en navidad, y las que se animaban a cantar, tenían un piano con el que se hacían acompañar. El trato de las republicanas españolas con Elisabeth era muy bueno, la apreciaban mucho y la llamaban ‘Señorita Isabel’. Ella, les daba muchos ánimos y les decía que tenían que seguir adelante, en sus propias palabras:

“Mi mayor satisfacción es que el lugar se convirtiera en una isla de paz en medio del infierno; en una bombona de oxígeno para tirar hacia adelante, para seguir viviendo”

 

En la maternidad de Elna nacieron 597 niños y niñas, a razón de unos 20 nacimientos al mes de media. La mayor parte de ellos (unos 400) fueron hijos de republicanas españolas. Tras el nacimiento, el ayuntamiento de Elna les daba un documento que indicaba que habían nacido allí y donde se podía leer “hijo de refugiada española”. El primer bebé que nació en Elna se llamaba José Medina, y nació el 7 de diciembre de 1939. También nacieron bebés de otras nacionalidades, como la francesa (sobre todo tras la rendición ante Alemania en junio de 1940), y de orígenes gitano y judío. En este último caso la propia Elisabeth contaba como cuando nacía un bebé de una madre judía (que normalmente también eran francesas o belgas), les daba un documento falso en el que el recién nacido tenía un nombré católico. Y es que, a partir de noviembre de 1942, con la ocupación alemana del sur de Francia, la Gestapo hacía redadas para llevarse a las madres con sus hijas. Elisabeth les hacía frente para evitar que se las llevasen detenidas, alcanzando momentos de gran tensión cuando ella misma fue detenida una vez. La presión de los nazis (y de agentes de Franco, por si encontraban a la pareja de un destacado refugiado republicano o una de las propias mujeres lo era) siguió en aumento, hasta que la Gestapo obligó a cerrar la maternidad a finales de abril de 1944. Para entonces, y como he dicho anteriormente, habían nacido allí 597 bebés, siendo Danielle Louise C. el último de ellos, pues nació el 30 de abril de 1944.

Elisabeth marchó entonces a Suiza, y, aunque tuvo un reencuentro con algunas embarazadas y sus hijos en la década de 1960-69, su historia permaneció en el olvido. El palacete donde estuvo la maternidad, estuvo abandonado hasta que lo compró un ciudadano llamado François Charpentier en la década de 1990. Años después, en 2001, Guy Eckstein, un francés de ascendencia judía que había nacido en la Maternidad y Nicolás García, nieto de refugiados españoles y que había sido elegido alcalde de Elna, decidieron buscar a Elisabeth Eidenbenz para darle un homenaje y organizaron un gran acontecimiento alrededor de la Maternidad. Allí, fue condecorada con  la medalla de los “Justos entre las Naciones” como agradecimiento por haber salvado tantas vidas.

Maternitat_Elna_02 lamemoria de canal sur

Bebés nacidos en la maternidad. Fuente: La memoria, canal sur

También, se colocó en el lugar una placa con la inscripción en francés que decía lo siguiente:

“Este lugar, en el que estuvo la Maternidad Suiza de Elne de 1939 a 1944, vio nacer a 597 niños. Dirigido por Elisabeth Eidenbenz bajo el patrocinio de Seguridad a los niños de la Cruz Roja suiza. Las madres, víctimas inocentes de la Retirada y de la Segunda Guerra Mundial, estuvieron internadas en los campos de Argelès, Saint-Cyprien y Rivesaltes.

Elna, 23 de marzo de 2002”.

Posteriormente fue galardonada además con la Cruz de Oro de la Orden Civil de la Solidaridad Social en 2006, la Creu de Sant Jordi también 2006, de la Generalitat de Catalunya, y la Legión de Honor francesa en 2007. En 2008, el edificio se convirtió en un icono de la Dirección General de la Memoria Democrática de Catalunya. La historia de Elisabeth y su labor en la residencia de Elna ha sido recogida en documentales y obras de teatro.

Elisabeth Eidenbenz falleció en la ciudad de Zurich (Suiza), el 23 de mayo de 2011, a la edad de 97 años.

El La-Maternitat-Suîssa elpunt.cat

El edificio de la maternidad de Elna en la actualidad. Fuente: google

 

Bibliografía:

– Montellà, Assumpta “La maternidad de Elna” Ara Llibres, Barcelona 2007

-Casanova, Julián y Gil Andrés, Carlos. “Historia de España en el siglo XX”  Ariel Historia,      Madrid 2009

-Moreno, Mónica y  Martínez, Bárbara “Exiliadas en Francia y Argentina” en Storia delle donne. Firenze University Press, Firenze 2013

-Lluch Prats, Javier “La maternidad de Elna. Una isla de paz en medio del infierno” en la revista ‘Migraciones y Exilios’ núm 13 (pags 111-122)  2012

-Simón Porolli, Paula “Exilio republicano español y campos de concentración franceses” (Tesis Doctoral) UAB, Barcelona 2011

-González Canalejo, Carmen “La maternidad de Elna” en la revista ‘Andalucía en la Historia” núm 43, (pags 14-17) enero 2014

– González Canalejo, Carmen “María García Torrecillas, el paradigma de las mujeres republicanas en el exilio” en la revista ‘Arenal’, enero-junio 2009

-Alted Vigil, Alicia y Fernández Martínez, D. “Tiempos de exilio y solidaridad: la Maternidad suiza de Elna(1939-1944)”. UNED, Madrid, 2014

-Periódicos y webs: uned40aniversario.wordpress.com, ccma.cat/tve3/alacarta,  Lola Huete, Ferrán Sales (elpais.com), Robert Palau (elperiodico.com), Nuria Fernández Meza) jornada.unam.mx, Xavier Aldeko (lavanguardia.com), Bartomeu Noguera (diariodemallorca.es), Rafael Guerrero (publico.es), cervantesvirtual.com, wikipedia, google.

-Programas de radio: ‘La Memoria’ (Canal Sur Radio) dedicado a la figura de María García Torrecillas, entrevista al catedrático de la universidad de Valencia Lucas del Castillo y a Juan Marco (que nació allí) en ‘mézclate conmigo’ de canal blau fm, y el programa ‘Travesías’ de RNE5

-El documental de TV3 ‘La materninat d’Elna’. https://www.youtube.com/watch?v=LEX8mIJ1hu0

La obra de teatro ‘La maternitat d’Elna’ (A partir de la obra homónima de Assumpta Montellà). https://www.youtube.com/watch?v=7dr_7PUVUsc

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: