La evolución política de la Segunda República Española. The political evolution of the Second Spanish Republic

Escudo_de_la_Segunda_República_Española.svg

Escudo de la República Española

Today’s post is dedicated to the political evolution of the Second Spanish Republic, from 1931 until the end of the civil war in 1939. The new regime was proclaimed after the victory of the republican candidates in the local elections (12/04/1931), specially in big cities because the corruption in the electoral system was very strong in rural Spain. The Spanish Republic was supported by some elements of left-wing parties, intellectuals, workers, the middle class and parties from the liberal right-wing. The Republic had big challenges right from the off: the economic crisis of 1929, the threat of fascism and others like the power of the national army and the Catholic church, a poor and not very productive agricultural sector, the lack of an education system or a very centralized administration. Part of the Spanish oligarchy fought against the political programme of the Government and supported a coup d’etat in July 1936 and a war. This war ended three years later with the victory of the participants in the coup and the end of democracy in Spain.

La entrada de hoy está dedicada a la evolución política de la República española, desde su proclamación en 1931 hasta su derrota tras la guerra civil en 1939. Fue proclamada tras la victoria de los candidatos republicanos en las elecciones municipales del 12 de abril de ese año. Triunfo destacado especialmente en las ciudades, donde los manejos de los caciques no eran tan fuertes. Fue impulsada por parte de la izquierda, intelectuales, la masa obrera, las clases medias y la derecha liberal. Se enfrentó a problemas como el Crash de 1929 y la fortísima crisis económica que vino después, el auge de los fascismos y otros “tradicionales” como la enorme influencia de la iglesia y del ejército, una agricultura pobre y poco productiva, una educación muy limitada o la excesiva centralización de la administración. Parte de la oligarquía española se opuso al programa reformista republicano y dieron un golpe de Estado en julio de 1936, que derivó en una guerra civil. Esta contienda terminó tres años después con el triunfo de los sublevados y el fin de la democracia en España.

Flag_of_Spain_(1931_-_1939).svg

Bandera de la República Española

La situación previa era la siguiente. Había hostilidad hacía la monarquía por su consentimiento de la dictadura de Primo de Rivera (1923-1930), los intentos del rey Alfonso XIII por volver a la constitucionalidad de 1876 bajo los gobiernos de Berenguer y Aznar no tuvieron éxito. Mientras tanto, el republicanismo se iba convirtiendo en un fenómeno de masas. Para preparar la llegada de la República, el 17 de agosto de 1930, un grupo de políticos republicanos se reunieron el San Sebastián. Éstos eran entre otros, Antonio Maura y Alcalá Zamora (conservadores), Francesc Macià y Lluis Companys (ERC) y Casares Quiroga (ORGA). El PSOE y la UGT, se apuntaron tras una reunión el 20 de octubre. A finales de ese año, se preparó una insurrección en Jaca por parte de los oficiales Galán y Hernández, que debía apoyar una huelga general contra el rey. El fracaso de estos dos eventos, más el fusilamiento de los dos oficiales, hizo aumentar el desprestigio de la monarquía.

Tras la victoria en las elecciones municipales, el rey abdicó y marchó al exilio. Dos días después se proclamaba la República y el comité republicano que estaba preso tras lo de Jaca, fue liberado y se constituyó como gobierno provisional. El conservador Niceto Alcalá Zamora, fue nombrado primer presidente de la República y formó un gobierno en el que estaban entre otros, Alejandro Lerroux (radicales), Manuel Azaña, (republicanos de izquierda), Largo Caballero (PSOE), Lluís Nicolau (ERC) y Antonio Maura (derecha liberal). Entre las medidas que aprobó este gobierno fueron:

1-Actualización del censo y reforma de la ley electoral de 1907

2-Crear una ley que favoreciera el empleo local, la Ley de Términos Municipales

3-Implantar la jornada de 8 horas y el Salario Mínimo

4-Reducción del servicio militar a un año y el número de Divisiones a 8.

5-Para impulsar la educación, se crearon por decreto más de 7000 plazas de docentes.

Bundesarchiv_Bild_102-12783,_Alcala_Zamora

Niceto Alcalá Zamora, primer presidente de la República

Acto seguido, se convocaron elecciones a Cortes Constituyentes para el 28 de junio de 1931. Éstas fueron ganadas por una coalición de partidos republicanos y el PSOE. Era un parlamento típicamente reformista, sin extrema derecha sólida, y, por primera vez en la historia de España, con la presencia de tres mujeres como diputadas, Clara Campoamor (que fue la impulsora para conseguir el voto femenino), Victoria Kent y Margarita Nelken. Esta etapa duró hasta noviembre de 1933 y fue conocida como el Bienio Progresista.

En economía, se tomaron medidas de corte keynesiano para favorecer la producción, el empleo y el consumo. Se promulgaron leyes como la de Contratos, para permitir al gobierno intermediar en los conflictos laborales y la de la Reforma Agraria, en la que entre otras cosas, se obligaba a los grandes propietarios a trabajar las tierras que estaban sin cultivar, y, abría la puerta a expropiaciones y a repartos para crear una clase media rural.

En educación, al mismo tiempo que se decretaba la creación de 10.000 escuelas por todo el país, una ley de 1933 no permitía a las órdenes religiosas poder impartir clase.

En lo militar, se redujo la macrocefalia del ejército (había demasiados oficiales) y el número de Divisiones. Se suprimió la justicia militar y exigir al menos un año de educación universitaria para aquellos que quisieran ser oficiales. También se cerró la academia de Zaragoza y se desmilitarizaron las colonias.

En el plano  jurídico administrativo se dieron las reformas más ambiciosas. Por un lado, se creó una comisión parlamentaria presidida por Luis Jiménez de Asúa, que, sería la encargada de promulgar una nueva constitución. Ésta fue promulgada el 9 de diciembre de 1931 y constaba de 125 artículos, entre sus puntos más destacados estaban los siguientes:

1-Reconoce derechos individuales y políticos

2-Se rebaja la edad de voto de 25 a 23 años y reconoce el sufragio universal tanto masculino como femenino

3-Proclama la laicidad del Estado y la no financiación del clero

4-Parlamento unicameral. El ejecutivo lo componen un Primer Ministro y un Presidente de la República

5-Aprobación del matrimonio civil y del divorcio

6-Descentralización política y administrativa (autonomías)

Sobre este último punto, y para profundizar un poco, en Catalunya se aprobó el estatuto de autonomía en septiembre de 1932 (iniciativa de ERC y de Estat Català). Francesc Macià fue su primer president. En Euskadi, debido a la oposición de la derecha más españolista y a las propias divisiones de los nacionalistas vascos sobre si incluir a Navarra o no, el estatuto no se aprobó hasta octubre de 1936, Josean Aguirre fue el primer lehendakari. En Andalucía, el autonomismo giró en torno a la figura de Blas Infante. En Córdoba en 1933 se preparó un Anteproyecto de Bases para el Estatuto de Andalucía, que, fue abortado por el golpe de Estado y luego la guerra civil y la dictadura. Similar situación ocurrió con los posibles estatutos de Galicia (en torno a la Irmandade Nacionalista y el FRG),  Baleares (figura de Emili Darder), Valencia, Asturias, Aragón, etc.

225px-Azaña_3

Manuel Azaña, Primer Ministro durante el Bienio Progresista y luego Presidente de la República durante la guerra civil.

Tras la ruptura de la coalición entre republicanos y socialistas, parte de la oposición de derechas, que se estaba reorganizando en torno a la CEDA (Confederación Española de Derechas Autónomas), comenzó a presionar para desestabilizar al gobierno de Azaña, utilizando la conflictividad laboral y sucesos como el de Casas Viejas en Cádiz para desprestigiarlo y forzarlo a convocar elecciones (el gobierno fue acusado de ordenar disparar contra los campesinos, cuando, en realidad fue, un capitán de los Guardias de Asalto de gatillo fácil apellidado Rojas el responsable. Este capitán participaría luego en la represión franquista en Granada). Este acontecimiento fue luego utilizado como propaganda antirrepublicana durante la dictadura.

La mayor parte de la derecha, que, estaba organizada en ese momento en torno a la CEDA y bajo el liderato de Jose María Gil Robles (1898-1980), resultó vencedora en las elecciones de noviembre de 1933. Alejandro Lerroux fue nombrado Primer Ministro. Su programa de gobierno giró entre  limar los aspectos más “socializantes” (palabras del propio Lerroux) y practicar una “rectificación total” (Gil Robles), eliminando leyes enteras.

En esta etapa conocida como el Bienio Conservador, los gobiernos de Lerroux se caracterizaron por presentar una mayor inestabilidad y brevedad que los de la etapa anterior, con gobiernos que no duraban más de tres o cuatro meses de media. Esto ocurrió en parte por las continuadas presiones de Gil Robles por gobernar y porque se aplicara su programa de gobierno. Su influencia hizo que los gobiernos de este período se escorasen hacia un conservadurismo político y religioso muy intransigente. Moderados como Ricardo Samper, Manuel Marraco y Manuel Giménez Fernández (en agricultura intentó aplicar parte de las leyes de la etapa anterior) fueron  ninguneados y ello supuso, en palabras de Edward Malefakis “el fin de una reforma social seria”.

Para 1934, había mucha oposición a Gil Robles, éste presumía de amistad con Mussolini y de haber asistido a congresos del partido nazi en Berlín, por lo que muchos le veían como una amenaza a la democracia española. Por otro lado, había tensiones con la izquierda, con los nacionalismos periféricos y también con el presidente de la República (Alcalá Zamora), porque éste se negaba a indultar a Sanjurjo y al resto de los participantes del intento de golpe de Estado de agosto de 1932. Finalmente, porque se veía a los grupos fascistas hacer libremente manifestaciones y demostraciones de poder sin que nadie les dijera nada.

gil_robles biografias y vidas.com

El político de la CEDA Jose María Gil Robles.

En esta situación, se preparó para el 5 de octubre de 1934, una huelga general revolucionaria que sirviera para presionar a Lerroux y a su gobierno. La huelga no produjo los resultados esperados, fracasó en parte del país y fue especialmente tensa en Catalunya (donde Lluís Companys proclamó el Estado Catalán dentro de la República Federal Española) y en Asturias (donde hubo enfrentamientos armados entre los mineros y las fuerzas de seguridad). El entonces ministro de la Guerra, Diego Hidalgo (como se llamaba antes al ministerio de Defensa) encargó al general Franco (entre otros) la represión. La derrota de esta huelga terminó con entre 1.400 y 2.000 muertos, cerca de 2.000 heridos y más de 15.000 detenidos. La Generalitat fue disuelta y su gobierno encarcelado. La CEDA de Gil Robles se reforzó y en mayo de 1935 consiguió por fin entrar en el gobierno.

Sin embargo, el autoritarismo que practicaba el jefe de la CEDA  le acabaría por pasar factura dentro incluso de su propio partido. Hubo abandonos, y además, el gobierno se vio afectado por casos de corrupción como el del Estraperlo y el de Navà-Nombela, por lo que el gobierno dimitió y el entonces Primer Ministro Portela Valladares se encargó de convocar nuevas elecciones para febrero de 1936.

Con la victoria de varios partidos de izquierda, en la coalición llamada Frente Popular (PSOE, Izquierda Republicana y PCE entre otros. La CNT no estaba pero apoyó esta alianza) en las elecciones celebradas en febrero de 1936 (participación muy alta, y, para el historiador Javier Tusell, fueron muy limpias), entramos en la tercera etapa de la evolución política de la República en tiempos de paz. Duró hasta el golpe de Estado que se produjo el 18 de julio de ese año.

El nuevo gobierno cesó a Alcalá Zamora como Presidente de la República, que fue sustituido por Manuel Azaña, a su vez, Santiago Casares Quiroga fue nombrado Primer Ministro. Este gobierno promulgó varios decretos de amnistía, que fueron dirigidos sobre todo a los encarcelados por la huelga general revolucionaria de octubre de 1934 (entre ellos al gobierno autonómico catalán), restauró los procesos autonómicos que estaban en marcha y siguió con el programa de reformas. La tensión social del período anterior continuó en este, con especial protagonismo para anarquistas y ultraderechistas, que llegaron a tener tiroteos.

Con la victoria del Frente Popular en las elecciones, la derecha más radical, que nunca había aceptado ni la democracia ni la República, empezó a preparar planes para un golpe de Estado y derribar la República. Ya desde finales de febrero el propio general Franco estaba preparado para ello. Además se buscó la presencia de Falange (el partido fascista español más importante), algunos militares, terratenientes, clérigos y el apoyo militar y económico de los fascistas italianos.

El gobierno sospechaba de esta acción y tomó algunas medidas, como trasladando a militares sospechosos (Franco, Goded, Mola) a otros destinos, sin embargo, no se pudo evitar el golpe que comenzó finalmente en la tarde del 17 de julio en la zona del protectorado español en Marruecos. Este golpe supuso el principio de la guerra civil, lo cual, pilló de sorpresa tanto al propio gobierno como a los sublevados, que esperaban un triunfo rápido. La guerra se prolongaría hasta abril de 1939, y, aunque la República siguió funcionando, sus organismos e instituciones se vieron afectados por la contienda, limitando sus acciones. Manuel Azaña dimitió como presidente de la República en febrero de 1939, siendo sustituido por Diego Martínez Barrio (que fue presidente en el exilio hasta 1962), por su parte, Juan Negrín continuó siendo primer ministro hasta 1945, cuando fue sustituido por José Giral.

Para Julio Aróstegui, la guerra civil fue la respuesta de la oligarquía española al programa reformista republicano. Hace un tiempo hablé sobre el desarrollo de la guerra en una entrada previa, https://blogdehistoriaderafa.wordpress.com/2014/07/27/la-guerra-civil-1936-1939/. Para historiadores como Julián Casanova y Carlos Gil Andrés, la República Española tuvo dificultades para consolidarse desde el principio y tuvo que enfrentarse a problemas muy importantes. Si bien para el verano de 1936, la convivencia social estaba muy deteriorada (y había un fuerte rechazo a la democracia en favor de los totalitarismos, cosa por cierto, muy parecida a la que ocurría en muchos otros países europeos, salvo quizá el Reino Unido), eso no justifica la guerra civil de 1936-1939. Ésta comenzó con un golpe de Estado que debilitó la capacidad del gobierno para mantener el orden y por el apoyo por parte del ejército y las fuerzas de seguridad a esta sublevación. Eso influyó en que los golpistas no se hicieran con el poder de la forma rápida que ellos esperaban.

Juan_Negrin

El Primer Ministro Juan Negrín.

 

Bibliografía:

-Casanova, J y Gil Andrés, C. “Historia de España en el siglo XX”  Ariel Historia, Madrid 2009

-Gil Pecharroman, Julio “La II República, esperanzas y frustraciones” Cuadernos Historia16, Madrid 1996

-Aróstegui, J “La guerra civil (1936-1939): La ruptura democrática”  Cuadernos de Historia16, Madrid 1996

-Preston, P. “Esperanzas e ilusiones en un nuevo régimen” (pags 53-71) en Viñas, A (ed) “En el combate por la Historia”  Pasado y Presente, Barcelona 2012

-Preston, Paul “The Spanish Holocaust” Harper Press, London 2012

-Balfour, S. “Spain from 1931 to the Present” (pags 243-282) en Carr, R. (ed) “Spain. A History” Oxford Press, Oxford 2000

-Gil Pecharromán, J. “La II República. Esperanzas y frustraciones” Historia16, Madrid 1996

-Tuñón de Lara, M. “La Segunda República Española” Cuadernos de Historia16, Madrid 1995

-Video de youtube de lo que ocurrió en Madrid el 14 abril de 1931 con imágenes recogidas en una película que rescata imagen y sonido inédito del Gobierno provisional de la II República: https://www.youtube.com/watch?v=1vzCNPzFuo4

-Artículos de Julián Casanova (elpais.com) y Alejandro Torrús (publico.es). Las fotos han salido de una búsqueda por google y por la wikipedia

Anuncios

3 responses to “La evolución política de la Segunda República Española. The political evolution of the Second Spanish Republic”

  1. Corinne says :

    Gracias Rafa por seguir proporcionando documentos tan valiosos. Te deseo un feliz y venturoso año nuevo.
    Salud y República ! Corinne

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: