La evolución política y económica de la dictadura de Franco. The political and economic evolution of Franco’s dictatorship

primer gobierno, 01.02.1938

Una foto del primer gobierno de Franco. Fuente: wikipedia

In today’s entry, I’m going to speak about how the dictatorship that existed in Spain between 1939 and 1975 developed both politically and economically. Politically speaking, there were several stages which can be summarised here in the initial collaboration with the axis powers (Italy and Germany), international isolation after World War II, as well as other stages including the dictatorship later opening up to international markets, during which the dictatorship received important support from The United States and The Vatican (during the Cold War) and the cooperation of countries with similar regimes to Spain’s, particularly in South America, North Africa and the Middle East. In regards to its economic development, we can find an autarchy stage which almost lead to economic collapse in the 1950s, a development phase, above all from the following decade, and, finally, a crisis which began in 1973 and which coincided with the downfall of the dictatorship.

En la entrada de hoy voy a hablar de cómo fue evolucionando política y económicamente la dictadura que hubo en España entre 1939 y 1975. En lo político tuvo varias etapas, que se pueden resumir aquí en una primera de colaboración con las potencias del Eje (Italia y Alemania), una de aislamiento internacional tras la II Guerra Mundial, así como otras de apertura al exterior, en las que fue muy importante el apoyo de Estados Unidos (EUA) y el Vaticano (era la Guerra Fría) y la cooperación con países con regímenes similares al que había aquí, especialmente en Sudamérica y en el norte de África y Próximo Oriente. En lo económico, se puede hablar de una fase autárquica que casi llevo al colapso económico en la década de 1950, una fase de desarrollo, sobre todo a partir de la década siguiente, y, finalmente, una crisis iniciada en 1973, que coincidió en el tiempo con el final de la dictadura.

hitler20farnco20hendaya20efedn treneando.com

Franco con Hitler durante la entrevista de Hendaya. Fuente: rtve.es

La dictadura del general Franco (aunque el gobierno de la República le expulsó del ejército por su implicación en el golpe mediante una orden el 21 de julio de 1936), presenta las siguientes características:

-Aunque no fue la única que surgió a través de la violencia si lo fue el que lo hiciera a través de una guerra civil (1936-1939), desde el primer momento y hasta el último este régimen dictatorial se basó en la venganza, la negación del perdón y de la reconciliación, concentración del poder en la figura del dictador, negación de la libertad de expresión y otros Derechos Civiles, papel secundario de la mujer, sistema de campos de concentración y de trabajos forzados, etc.

-Poco a poco fue dulcificando su cara de cara al exterior con el paso del tiempo, pero en lo esencial se mantuvo inmutable, por ejemplo, aunque se fueron cerrando progresivamente los diversos campos de concentración (más por la derrota de los fascismos en la guerra mundial que por verdadera humanidad), se mantuvo un régimen carcelario abusivo. Además la propia dictadura se basaba en el antimarxismo, el antiliberalismo y la negación de las libertades políticas e individuales. Hubo una corrupción muy extendida que afectó incluso a las capas más altas del régimen. Sin embargo, esta corrupción fue tolerada siempre que no interfiriera con los intereses del régimen.

-Para el autor Vicenç Navarro, fue un régimen excesivamente centralista, en el que el ejército y las Fuerzas de Seguridad fueron la columna vertebral del mismo, y en el que la iglesia católica fue su baluarte ideológico. Ambos recuperaron influencia y privilegios que habían perdido durante los años de la República. Apoyo total de estos grupos salvo excepciones como los “curas rojos”, otros que eran nacionalistas en Euskadi y Catalunya y los militares de la UMD (Unión de Militares Democráticos).

-Bien por miedo o por colaboración voluntaria, la dictadura tuvo muchos apoyos sociales. A los ya referidos antes, habría que mencionar también a los terratenientes, que vieron las reformas liberales de la República con una mezcla de miedo y desconfianza, la oligarquía financiera e industrial, que poco a poco fueron aumentando su presencia, así como un número indeterminado de funcionarios, clases medias y otros grupos como falangistas, opusdeístas, monárquicos carlistas y aquellos que apoyaban a Juan de Borbón, etc.

-Un sistema represivo bastante desarrollado, con la presencia de órganos jurisdiccionales especiales (como el Tribunal de Órden Público o TOP, creado en 1963) o el sistema de trabajos forzados creado por el sacerdote Pérez del Pulgar en 1938 (y que estuvo vigente hasta 1970). Esta maquinaria, requirió la existencia de una amplia red de delatores que presentaban informes y denuncias de forma anónima de ciudadanos sospechosos políticamente. Daba igual que dichas denuncias fueran auténticas o no, denunciar al disidente se convirtió en sinónimo de ser un buen español. En la prensa franquista (como en la de ciudades como Madrid, Barcelona o Valencia), había incluso anuncios de los lugares a los que se tenía que ir para presentar dichas denuncias.  En palabras de la historiadora Conxita Mir, “era una sociedad vigilada, silenciada, convertida en una espía de sí misma, en la que la colaboración se convirtió en imprescindible para garantizar la sumisión al poder”.

-Represión del mundo de la cultura, con cerca de 50.000 docentes expulsados de su trabajo, imposición de un sistema de censura sobre el cine, libros y las actividades culturales consideradas como sospechosas por el régimen,  lo que produjo un aislamiento cultural y científico, prohibición del uso público del catalán, del euskera y del gallego, etc. Igualmente, y dentro del casi medio millón de exiliados republicanos que hubo en el extranjero, había un gran número de escritores, historiadores, pintores, poetas, científicos, médicos, ingenieros, etc. También se suprimió el laicismo.

-Para darse una apariencia de legalidad, el régimen dictatorial español se otorgó de una serie de leyes para precisamente esa fachada. Esta actitud tuvo su origen en la idea de corporativismo del fascismo italiano. Estas leyes y normas fueron el Fuero del Trabajo (1938,  inspirada en la Carta dei Lavoro de Mussolini), la Ley de Depuración de Funcionarios Públicos (1939), Ley de los Sindicatos Verticales (1940), Ley de la Causa General (1940, que fomentaba la denuncia y la delación), la Ley de Cortes y del Consejo Nacional (1942, que creaba un pseudoparlamento), el Fueron de los españoles (1945, una especie de pseudoconstitución), la Ley de Sucesión (1947), la Ley de Principios del Movimiento Nacional (1958) o la Ley Orgánica del Estado (1966).

Habla-español catalunya 1940

Pintura propagandística del dictador hacía principios de la década de 1940. Fuente: wikipedia

La estructura política de la dictadura de Franco, destaca por la presencia de una serie de mecanismos que favorecieron el control del país. Como ya he mencionado antes, a pesar de la aparente limpieza de su fachada, dicha dictadura varió muy poco en el tiempo que duró. A modo de resumen, se pueden mencionar las siguientes etapas:

-El gobierno de la guerra civil y los años de la II Guerra Mundial. Primero entre Salamanca y Burgos y luego ya en Madrid. Se anuló toda la obra legislativa republicana (reforma agraria, militar, educativa), se anuló el laicismo (el catolicismo pasó a ser la religión obligatoria) y leyes como la del matrimonio civil, el aborto y el divorcio. Hubo plena colaboración con los fascismos italiano y alemán, cuando se cambió la neutralidad por la No Beligerancia, las entrevistas en Hendaya y Bordighera o el envío de la División Azul a la Unión Soviética (1941). Destaca la importancia de los falangistas y de figuras como Ramón Serrano Súñer.

-El gobierno de la autarquía. Entre el final de la guerra mundial y principios de la década siguiente, hubo un aislamiento político internacional por la colaboración de Franco con las potencias del Eje. La ONU rechazó el ingreso de la España franquista en su seno y en 1946, se retiraron la mayor parte de los embajadores. Hubo contactos con el gobierno de la República en el exilio para una posible restauración democrática en el país, pero no avanzaron mucho por el contexto de la Guerra Fría. El aislamiento se rompió a partir de 1951 con el retorno de los embajadores, los acuerdos firmados en 1953 con EUA y el Vaticano, así como el ingreso del régimen en la ONU dos años después, con el apoyo sobre todo de Estados árabes y sudamericanos con regímenes similares. Los antiguos políticos conservadores de la CEDA volvieron a tener presencia, destacaron otros como Martín Artajo (ministro de exteriores entre 1945 y 1957) al mismo tiempo que decaían los falangistas. Dos etapas, entre 1945-1951 y 1951-1957. La oposición desarrolló una lucha guerrillera (entre 10.000-15.000 combatientes) hasta 1952.

-Los gobiernos de la estabilización y del desarrollismo. Influenciados por la aplicación del Plan de Estabilización de 1959, que terminaba definitivamente con la autarquía. Se mantienen falangistas, católicos y militares (estos últimos estuvieron en todos los gobiernos de la dictadura) y entran tecnócratas vinculados al Opus Dei. Destaca la presencia de figuras como Luis Carrero Blanco y Laureano López Rodó. Hubo momentos de crisis en 1962, por el congreso del Movimiento Europeo en Munich (llamado por el régimen Contubernio) y en 1966 y luego en 1969 por la salud del dictador y el tema de su sucesión (el entonces príncipe Juan Carlos fue nombrado sucesor a título de rey tras la muerte de Franco). Ciertas manifestaciones estudiantiles y obreras (en torno a CCOO, HOAC, JOC y USO).

-El gobierno monocolor, entre 1969 y 1973. Se le llama así por la presencia de los tecnócratas del Opus Dei, salvo los militares en los ministerios relativos al ejército, todos los demás fueron ocupados por miembros de esta asociación, así como las secretarías del Estado y otros puestos clave en la administración. Luis Carrero Blanco fue vicepresidente y luego presidente del gobierno. Monopolio roto en 1974. Se firmó un acuerdo comercial con la CEE (hoy UE) en 1970, y, a pesar de la propaganda franquista, desde Bruselas se dejó bien claro que el país no entraría en la organización hasta que volviera a ser una democracia.

-Últimos gobiernos. Entre 1973 y 1975. Gobierno de Luis Carrero Blanco hasta su asesinato por ETA el 20 de diciembre de 1973, siendo sustituido por Carlos Arias Navarro, Crisis políticas por las tensiones entre los franquistas más conservadores (apodados como “El Búnker”, entre los que estaba el propio Arias Navarro) y otros más aperturistas (representados por Adolfo Suarez). Actividad importante de la oposición, organizada en torno a la Junta Democrática con el PSOE, políticos como Ruiz Giménez y la Plataforma Democrática, en las que estaban el PCE, CCOO y políticos como Enrique Tierno Galván y Alejandro Rojas Marcos.

Carlos_Arias_Navarro_and_Franco_1975

Carlos Arias Navarro visita al dictador en el hospital, hacia 1975. Fuente: wikipedia

Tras la muerte del dictador el 20 de noviembre de 1975, y ante la inviabilidad de continuar dicho régimen una vez fallecido su líder, se inició el proceso para que volviera la democracia a España (la Transición), en el que hubo mucha incertidumbre hasta el último momento. Los sectores más aperturistas del régimen y gran parte de la oposición llegaron a acuerdos con los que se consiguió precisamente que la democracia volviera al país. En junio de 1977 se celebraron las primeras elecciones libres en España desde hacía 41 años, desde febrero de 1936. Ese mismo año se disolvió el gobierno de la República en el exilio y Radio Pirenaica, la principal emisora de radio contraria a la dictadura. Además se desarrolló nuevamente el Estado autonómico, se firmaron los Pactos de la Moncloa y se creó una nueva Constitución en 1978. Con la  victoria de Felipe González (PSOE) en 1982, se pudo dar por consolidada de nuevo la democracia en nuestro país, a pesar de carencias como la dificultad para reconocer a las víctimas de la dictadura, el terrorismo de extrema izquierda y de extrema derecha y la intentona golpista de febrero de 1981.

 

En cuanto a la evolución económica, se puede decir que no hubo una política económica como tal, sino que se fue creando conforme pasaban los años. Se pueden distinguir también varias etapas:

-La autarquía, entre 1939 y 1951. Son años de escasez, hambre en gran parte del país y nacionalismo económico. En las palabras de Carlos Barcela, se quiso sustituir la economía capitalista y liberal por otra cuartelera.  Debido a la contrarreforma del sistema tributario, la Hacienda tuvo un déficit crónico y aumentó bastante, para Nicolas Sartorius y Javier Alfaya “no ganaron una guerra para asfixiarse ellos mismos a impuestos”, la inflación creció y se tuvo que devaluar la peseta. Los sectores secundario y terciario tenían poca presencia y la agricultura estaba polarizada en grandes y pequeñas propiedades (no había una clase media rural), no estaba muy tecnificada y era poco productiva. El estraperlo fue el caso de caso de corrupción más conocido de la época. El historiador Ángel Viñas hablaba hace poco de un desvío de fondos por parte del propio dictador de un cargamento de café proveniente de Brasil.

-La apertura, entre 1951 y 1959. La economía del régimen se abrió como consecuencia de los acuerdos llegados con EUA y el FMI en 1953, lo que dio estabilidad a la dictadura (y retrasó la vuelta de la democracia a nuestro país al no ser una cuestión destacada para el Occidente, recordemos, en el contexto de la Guerra Fría). A mediados de la década se volvieron a recuperar la calidad de vida anterior a la guerra civil, aunque la inflación y la crisis económica reaparecieron tras 1956.

-El desarrollismo, entre 1959 y 1973. Los problemas con el déficit, la deuda pública, la inflación y la balanza de pagos pusieron a la dictadura al borde de la quiebra. A insistencia del FMI, que impuso una serie de reformas para conceder préstamos, el 21 de julio de 1959 se aprobó el Plan de Estabilización. Se liberalizó el comercio interior y exterior, se tomaron medidas para atajar la inflación y estimular el consumo, facilitar la convertibilidad de la peseta y conseguir divisas, etc. La aplicación de estas medidas, como resultado de la favorable coyuntura internacional dio buenos resultados, la balanza de pagos se recuperó y el PIB creció, pasando del 0’5% en 1960, 3’7% en 1961 y 7% en 1962.  La propaganda de la dictadura usó estos datos para mostrar las “bondades” del régimen (Franco y Carrero siempre creyeron en la autarquía y aceptaron las reformas con desgana). Fuerte emigración española al exterior hasta 1973, unos 2 millones de personas, preferentemente a Francia, Suiza y Alemania Occidental. Muchos de ellos sin contrato. Otras medidas fueron los planes cuatrienales de fomento industrial, los polos de desarrollo y los planes industriales como el de Jaén y Badajoz. En este período empezaron casos de corrupción que continuarían en la época siguiente, como Sofico,  Matesa, el banco de Siero o el caso de las Manufacturas Metálicas Madrileñas, en el que estaba implicado Nicolás Franco, hermano del dictador.

-Desde la crisis de 1973 hasta el final del régimen en 1975. Se puso fin de forma brusca al crecimiento económico de los años anteriores y se vieron las limitaciones de las medidas aplicadas en la década anterior. Hubo deficiencias técnicas, se mantuvieron e incluso crecieron los desequilibrios regionales, crisis agrícolas y evasión de impuestos a paraísos fiscales (llegó a calcularse en 1 billón de las antiguas pesetas), con lo que se dejó de ingresar un dinero con el que se podrían haber creado muchos puestos de trabajo y dificultó el retorno de la democracia y su consolidación.

800px-Seat_600

Un Seat 600, uno de los símbolos del desarrollismo durante la década de 1960. Fuente:mascoche.net

Para historiadores como Paul Preston, Julián Casanova o Carlos Gil Andrés la vuelta de la democracia a nuestro país no fue fácil, ya que un totalitarismo como la dictadura de Franco así como los años que duró, tuvo muchos efectos sobre la sociedad, la economía y la política del país, consecuencias que han llegado hasta el día de hoy y que poco a poco se van superando.

Bibliografía:

-Casanova, Julián y Gil Andrés, Carlos “Historia de España en el siglo XX”  Ariel Historia, Madrid 2009

Casanova, Julián “La iglesia de Franco”  Temas de Hoy, Madrid 2001

-Preston, Paul “Franco” Grijalbo Mondadori, Barcelona 1994

-Preston, Paul “The Spanish Holocaust” Harper Press, London 2012-

-Sartorius, Nicolás y Alfaya, Javier “La memoria insumisa sobre la dictadura de Franco” Crítica, Barcelona 2002

-Tusell, Javier “La dictadura de Franco”  Altaya, Barcelona 1996

-Viñas, Ángel “La otra cara del caudillo” Crítica, Barcelona 2015

-Minuesa, Bernat “Dictadura y monarquía en España” Ariel, Barcelona 1996

-Losada, Juan Carlos “Ideología del ejército franquista” Istmo, Madrid 1990

-Artículos de periódicos y webs: Juan Miguel Baquero (eldiario.es), Alejandro Torrús (publico.es), Diego López Garrido (elpais.com), lavanguardia.com, elmundo.es, juliancasanova.es, Wikipedia, angelvinas.es, las fotos han salido de wikipedia. rtve.es y mascoche.net

Franco_eisenhower_1959_madrid

Franco con Eisenhower, durante la visita del presidente de EUA a España en 1959. Fuente: rtve.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: