77 años del final de la guerra civil española. 77 years since the end of the Spanish Civil War.

77 years ago today, the Spanish Civil War ended. What initially was meant to be a coup d’etat against the democratic government of The Second Republic, descended into a cruel civil war. This war ended with the triumph of the rebel army led by General Franco three years later. The occupation of Alicante seaport and the war report of the dictator where he announced the end of the war, were the most famous symbols of the end of the war. I’ve spoken previously about topics regarding military operations, the International Brigades, exiled people, Franco’s 180 concentration camps, Mussolini and Hitler’s support for Franco, etc. (you can read about them in older entries in this blog). Today, I’d like to speak about the political, social and economic consequences of this war for Spain,

Tal día como hoy pero de hace 77 años, terminaba la guerra civil española. Lo que en principio iba a suponer un golpe de Estado contra el gobierno democrático de la II República, derivó en una cruel guerra civil. Esta guerra finalizaría con el triunfo del ejército rebelde al mando del general Franco tres años más tarde. La ocupación del puerto de Alicante y el conocido último parte de guerra del dictador en el que anunció el final de la guerra, fueron los hechos simbólicos más destacadas del final de este conflicto bélico. Ya he hablado anteriormente de temas como las operaciones militares, los exiliados, los 180 campos de concentración de Franco, la presencia de las Brigadas Internacionales, el apoyo de Mussolini y de Hitler a los sublevados, etc.  (que se pueden consultar en entradas anteriores de este blog). Hoy, me gustaría comentar las consecuencias que esta guerra tuvo para nuestro país, y para ello, me voy a centrar en las consecuencias políticas, sociales y económicas.

Consecuencias políticas hubo muchas. La más destacada fue que con la derrota del gobierno de la República Española en la guerra civil, se puso fin al proceso democrático iniciado en nuestro país el 14 de abril de 1931, cuando Alfonso XIII renunció al trono y se proclamó en su lugar una forma republicana del Estado. La democracia fue interrumpida durante más de tres décadas, y, en su lugar se implantó una dictadura de corte fascista que tenía el apoyo de las potencias del Eje.

Esta dictadura, suprimió de forma clara todas las leyes y normas que se habían promulgado durando los años de la II República, leyes que, podemos encontrar fácilmente en un Estado democrático de hoy en día.

Ejemplos de estas leyes pueden ser, una reforma agraria que facilitase la creación de una clase media rural, la creación de una enseñanza pública bajo administración del Estado (hasta entonces había sido casi un monopolio de la Iglesia católica), el sufragio universal para hombres y mujeres, derechos sociales y sindicales, el derecho al aborto o al divorcio, etc. Eliminó también el laicismo republicano (inspirado en el existente en Francia en aquel momento), se suprimieron los partidos y sindicatos que no fueran fieles al nuevo régimen, mayoritariamente de izquierdas y nacionalistas no españolistas. En su lugar, se impusieron leyes propias del pensamiento ultraderechista propio de la dictadura y de los grupos que la apoyaban, ya fueran de dentro de España o inspirados en normativas de Alemania o Italia. Se prohibió el aborto, el divorcio, el matrimonio civil, la libertad de expresión y de asociación, se impuso una contrarreforma agraria y se prohibieron los derechos sociales y sindicales propios de un Estado democráticos. Un par de ejemplos, se prohibió la huelga y los derechos laborales fueron suprimidos y sustituidos por otros que venían en el Fuero del Trabajo, un documento inspirado en la Carta dell Lavoro de la dictadura de Mussolini.

Si bien la dictadura mantuvo las instituciones propias de un Estado democrático, éstas fueron vaciadas de contenido y, a mi juicio, se les quitó toda función representativa. Esto es, se mantuvieron los ayuntamientos y el parlamento (por poner un par de ejemplos), pero el Régimen Dictatorial Español suprimió las elecciones libres como forma de elegir a los concejales y alcaldes por un lado y a los diputados por otro. En su lugar, estos cargos públicos eran nombrados o bien a dedo o por medio de unas votaciones totalmente fraudulentas, en las que no estaba permitida la presencia de candidatos que no fueran fieles a la dictadura ni la propaganda electoral contraria al régimen. La presencia de mujeres fue muy limitada, hasta el punto de no haber diputadas. Hubo que esperar a 1977 (a la vuelta de la democracia), para que las mujeres pudieran de nuevo acceder al Congreso y al Senado de nuestro país.

La dictadura impuso una ordenación del territorio que fue muy unitaria y centralista, hasta el punto de suprimir los estatutos de autonomía que había hasta la derrota de la República (Catalunya y Euskadi) y otros que se estaban desarrollando (Andalucía, Galicia, Aragón, Baleares o Valencia). De nuevo, hubo que esperar a la vuelta de la democracia para que se restaurara el Estado autonómico que se disfruta actualmente. Esta visión unitaria, también se podía ver en la ideología del régimen, despreciando cualquier propuesta federal o plurinacional, diciendo que eso era propio de ‘malos españoles’, ‘antiespañoles’, etc. Al mismo tiempo, se adoptaba un ultranacionalismo que se podía ver muy claramente en la historia que se enseñaba en los centros de primaria y secundaria.

Hubo también muchas consecuencias de tipo social. La dictadura de Franco tenía una idea muy clara de cómo tenían que ser los hombres y mujeres de su régimen. Las mujeres fueron excluidas de la vida pública y se dificultó su acceso al mercado de trabajo (la abogada Cristina Almeida ha contado en varias ocasiones como, ya siendo abogada, necesitaba una autorización de su marido para hacer cualquier gestión). El aborto se prohibió, y eran muchas las que interrumpían su embarazo de forma clandestina (con riesgos muy altos para su salud) o si tenían medios, viajaban al extranjero para hacerlo.

El mundo de la cultura fue muy afectado por la dictadura. Se prohibió el uso público del catalán, del euskera y del gallego, aquellos que lo hacían podían ser sancionados. Otra consecuencia fue que muchos pintores, escritores, poetas, cineastas e historiadores que no compartieran la visión totalitaria de la dictadura, tuvieran que exiliarse. Los que se quedaron, se arriesgaron a perder su trabajo o a ser vigilados por la policía del régimen. La lista es larga, pero podemos mencionar los nombres de Rafael Alberti, Pau Casals, Luis Buñuel, Nicolás Sánchez Albornoz, Francisco Boix, Agustín Centelles o Vicenç Navarro, por poner unos ejemplos. Al exilio fueron casi medio millón de republicanos españoles.

El mundo del cine, así como la literatura, la radio, la prensa, etc., tuvo que sufrir una fuerte censura. No se podía publicar un libro o un artículo, o no se podía estrenar una película, si los censores creían que el contenido era pernicioso. Durante la dictadura de Franco, la censura estuvo regulada por dos leyes, una hecha en 1938, en plena guerra civil, y otra realizada en 1966, que si bien el régimen (con Manuel Fraga a la cabeza) la vendió como una apertura, en la práctica no fue así. Por poner un ejemplo, un director de periódico podía perder su trabajo si había sido sancionado tres veces por haber publicado algo que no agradase a los oligarcas de la dictadura. No hace falta decir que cuando se introdujo la televisión en España en 1956, ésta fue sometida a un control muy riguroso por parte del franquismo, más que informar, la dictadura soltaba toda su propaganda a través de los televisores.

La visión unitaria y centralista a la que me he referido antes, también fue trasladada a la sociedad, y fue tan fuerte que, y esto ya es mi opinión personal, creo que todavía perdura hoy en día. A muchos españoles hoy en día todavía les molesta ver a alguien hablar las lenguas autonómicas en una radio o una tv (normalmente cuando eso pasa hay subtítulos o doblaje) y eso puede parecer raro a alguien fuera de España que lea esto. Otra es la mala interpretación y el desconocimiento del pasado. De nuevo, a alguien de fuera de este país le puede parecer muy raro que alguien justifique los crímenes de la dictadura y que al mismo tiempo se horroriza por los crímenes del fascismo durante la Segunda Guerra Mundial.

El tema de las creencias personales también se vio afectado. Se suprimió el laicismo y se impuso un catolicismo ultraconservador como religión única y obligada, prohibiéndose versiones más abiertas. La vida del Estado giraba en torno a la religión (la Iglesia española fue el pilar ideológico del régimen). Otras ramas del cristianismo como el anglicanismo o los testigos de Jehová fueron reducidas al ámbito privado. Algo parecido ocurrió con la práctica del islam o del judaísmo. El ateísmo fue prohibido.

Un ejemplo personal, a un servidor le han llamado pesado por hablar de los campos de concentración de Franco, las fosas comunes o del sistema de trabajos forzados que existía durante su régimen (“ya está otra vez el pesado este, como si los otros no hubieran hecho nada malo” he llegado a escuchar), pero sin embargo no lo decían cuando yo hablaba de los campos de concentración alemanes o italianos ni tampoco decían que los americanos también harían barbaridades lo mismo que los alemanes.

El triunfo de Franco en la guerra civil también tuvo consecuencias en la economía. Durante los años de la República, y a pesar de lo que dijeron los propagandistas de Franco tras 1939, no estaba influida por la URSS. Desde el primer momento, los distintos gobiernos republicanos (en mayor y menor medida), adoptaron medidas económicas a las que existían en ese momento (1931) en países como Francia y Gran Bretaña, es decir, liberales o keynesianas según la situación.

Tras su victoria militar, Franco impuso una economía cerrada o autárquica en la que, en teoría, el país debía de ser autosuficiente, sin embargo, estos postulados que ya eran considerados con antiguos en ese momento, junto a los estragos de la guerra que ellos provocaron, hizo que los niveles de vida de los españoles tenían en 1936, no se empezasen a recuperar hasta 1958. En aquel momento, con el país al borde de la quiebra y la inflación que escapaba al control de su gobierno, tuvo que aceptar de mala gana un plan de medidas impuesto por el FMI (El Plan de Estabilización de 1959) que a la larga iba a suponer la liberalización de la economía española y sacarla de la situación de estancamiento que estaba y ponerla de nuevo en crecimiento.

Una importante consecuencia que tuvo la dictadura en la economía, fue existió un sistema fiscal muy deficiente. La Hacienda española no recaudaba el suficiente dinero para el país con lo cual en muchas ocasiones se tenía que recurrir a créditos bancarios para poder realizar infraestructuras, había también muchas exenciones fiscales. En su libro ‘La Memoria Insumisa’, Nicolás Sartorius y Javier Alfaya comentan que Franco y sus partidarios no provocaron una guerra civil para luego estar cargados a impuestos. Lamento decir que a día de hoy, el sistema fiscal español sigue teniendo el mismo problema, no recauda dinero de forma eficiente. Para más información sobre este tema, una de las últimas entradas de este blog ha ido sobre la evolución política y económica de la dictadura.

Termino hablando de corrupción. La dictadura toleró la corrupción entre sus partidarios, así como comportamientos de evasión fiscal, que en los últimos años de dicho régimen, alcanzaron una cota muy alta. No hace falta decir que si todo ese dinero se hubiese declarado aquí, la Hacienda de nuestro país habría tenido más recursos que podrían haber sido utilizados para la construcción de infraestructuras, en la creación de empleo o en políticas sociales, que, aunque parezca raro a muchos nostálgicos de este régimen no es únicamente en prohibir el aborto, sino en dar ayudas a e las familias y en conciliar la vida laboral con la familiar.

 

Para el tema de la bibliografía, aunque en esta ocasión no he puesto ningún título, recomiendo a los posibles lectores (y lectoras), que vayan a anteriores entradas de este blog. En cada una de ellas hay una selección de libros, artículos e incluso programas de radio y tv que pueden ser interesantes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: