Amado Granell (1898 – 1972) el valenciano que liberó París/ The Valencian man who freed Paris.

amado-granell

Amado Granell Mesado. Fuente: elpais.com

Today’s post is dedicated to Amado Granell Mesado. He was born in 1898 in the town of Burriana (Castellón). His father was a wood merchant. Amado was one of the first Spanish Republicans who entered liberated París on 24th August 1944 (there were Spanish Republican soldiers in the French Army). After the end of World War Two, he became an intermediary between socialists and monarchists during the negotiations to restore democracy in Spain, but those negotiations weren’t successful. After that, he lived in Paris for some years until his clandestine return to Spain in 1952. He died in a car accident on the road to Sueca (València) in 1972, in unusual circumstances.

La entrada de hoy está dedicada a Amado Granell Mesado. Nacido en 1898 en la localidad castellonense de Burriana, era hijo de un comerciante de madera. Fue uno de los primeros republicanos españoles en entrar en el París liberado el 24 de agosto de 1944 (había muchos soldados republicanos españoles en el ejército francés). Tras finalizar la II Guerra Mundial, hizo de mediador entre socialistas y monárquicos en las negociaciones que hubo para reinstaurar la democracia en España, aunque los contactos no fructificaron. Tras esta labor, vivió unos años en París hasta que regresó de forma clandestina a nuestro país en 1952. Murió en un accidente de tráfico en la carretera a Sueca (València), en circunstancias poco claras en 1972.

amado-granell-uno-de-los-heroes-de-la-nueve-2a-division-leclerc-durante-su-paso-por-el-ejercito-popular-de-la-republica

Amado Granell, con el uniforme del EPR. Fuente: google

Amado Granell Mesado, hijo de Juan Bautista Granell (que se dedicaba a importar madera desde la entonces colonia Guinea española, hoy Guinea Ecuatorial) y de Francisca Mesado Monzonís, nació en la localidad castellonense de Burriana el 5 de noviembre de 1898.  Pasó en su pueblo natal los primeros años de su vida. Llevado quizá por un espíritu aventurero, en 1921 se alistó en el Tercio Español de la Legión Extranjera, siendo en ese momento todavía menor de edad. Su primera experiencia con el ejército terminó pronto, en 1922, ya que se hundió un barco que llevaba madera del negocio de su padre debido a una tormenta. Esto le obligó a volver a su tierra y a colaborar con la economía familiar. Se licenció con el grado de sargento. Posteriormente, entró a trabajar en una tienda de lámparas que estaba situada en la calle Ribera en València. Poco después conoció a la que sería su mujer, Aurora, que trabajaba en una sastrería que estaba enfrente de la tienda en la que trabajaba Amado. Tuvieron tres hijos llamados Amado, Aurora y Amparo.

Los años de la II República son años de gran actividad para Amado Granell. En lo laboral, montó una tienda de bicicletas en la ciudad de Orihuela (Alicante). En lo sindical, se afilió al sindicato Unión General de Trabajadores (UGT) y, se implicó también en la vida política local, ya que fue concejal por Izquierda Republicana (el partido de Azaña) en esta ciudad. El golpe de Estado del general Franco del 18 de julio de 1936 y el estallido de la guerra civil le pillaron precisamente en Orihuela. En esta localidad, Granell desarrolló una gran labor en el Comité Antifascista de Orihuela, desde donde promulgó medidas para proteger el patrimonio histórico local, salvando una gran cantidad del mismo. Movilizado poco tiempo después, Amado Granell tuvo varios destinos en el Ejército Popular de la República (EPR). Su primer destino fue el Batallón de Hierro, rebautizado más tarde como el Regimiento Motorizado de Ametralladoras. Este cuerpo estaba compuesto por unos 1.200 soldados y participó en la defensa de Madrid. Posteriormente estuvo en la 49ª Brigada Mixta, y, ya como comandante (fue ascendido a finales de 1938) de la 49ª División del EPR, donde estuvo en la defensa de Castellón hasta que tuvieron que replegarse hacia el sur ante el avance de los rebeldes y en la línea de fortificaciones XYZ. En enero de 1939, y bajo el mando de los generales del EPR Matallana y Escobar, participó en la ofensiva de Extremadura (aunque también hubo combates en la sierra morena cordobesa). Al mes siguiente, cuando se dio la batalla por terminada (sin conseguir las metas fijadas) y coincidiendo con la Retirada y la ocupación de Catalunya por los rebeldes, Granell empezó a darle cuerpo a la idea de abandonar España para no caer en manos de los sublevados, aunque estuvo muy reticente a hacerlo, ya que no quería dejar sola a su familia. Finalmente, fue convencido por amigos y salió de España por el puerto de Alicante (masificado por la presencia de miles de refugiados) el 28 de marzo de 1939 junto a otros miles de refugiados en el barco Stanbrook con destino a Orán, en el norte de Argelia (entonces colonia francesa). Dejó atrás a su mujer y sus hijos, a los que no vería de nuevo hasta varios años después. Como curiosidad, decir que tuvo dos números de registro, el 1.928 y el 2.073.

El Stanbrook llegó a su destino pocos días después. Amado, junto a otros refugiados, fueron desmovilizados e internados en campos en la cercanía de la ciudad de Orán, donde existía una numerosa colonia de emigrantes y refugiados españoles desde hacía tiempo atrás. En estos campos de refugiados permaneció hasta que se produjo el desembarco británico-estadounidense el 8 de noviembre de 1942 y fueron liberados. Entonces, el mando militar francés dio a los republicanos españoles varias opciones a elegir, ser devueltos a España (lo que les podía ocasionar una muerte segura), realizar trabajos diversos o alistarse en el ejército. Amado Granell y otros ingresaron entonces en el Cuerpo Franco de África, donde estuvo bajo las órdenes del general De Montsabert. Se entrenaron en el campo militar de Djijelli, al este de Argel, y antes de pasar a Europa, realizaron operaciones de combate en la propia Argelia y en Túnez, donde fue ascendido a teniente. Casi lo olvido mencionar, pero muy pronto se hizo con el mando de La Novena Compañía de la 2ª División Blindada del general francés Philip Leclerc (1902-1947), donde sustituyó en el cargo a Antonio Van Baumberghen, que pasaría a suministros. Durante estas batallas, Amado Granell se encargó de dar a cada combatiente español una pequeña bandera tricolor republicana que ellos mismos se colocaban en sus chaquetas. Veteranos de La Nueve como Rafael Gómez, Luis Royo y Germán Arrúe cuentan esta anécdota en las entrevistas que la periodista Evelyen Mesquida hizo a los soldados de esta compañía. En estos meses en el norte de África, Granell además se encargó de los pagos a sus compañeros de armas, y, como no había cheques, el almeriense Rafael Gómez (otro miembro de La Nueve) le esperaba en la puerta del banco con una ametralladora hasta que los dos se montaban de nuevo en el vehículo militar y volvían a su cuartel. El propio Gómez hablaba de él como un hombre sencillo, de carácter flexible y conciliador. Su superior en La Nueve, Raymond Dronne (1908-1991) tuvo muy buena impresión de Granell.

Tras una breve estancia en el Marruecos francés y en el norte de Inglaterra (en la localidad de Pocklington), Amado Granell junto con el resto de La Nueve pisó por primera vez suelo francés a principios de agosto de 1944, en la playa conocida como Utah en el Desembarco de Normandía. Su itinerario por Francia no estuvo exento de riesgos, con combates muy duros contra el ejército alemán. En una ocasión, Granell vio que su unidad estaba siendo bombardeada por error por aviones aliados y tuvo que hacer un panel para indicarles que se trataban de soldados bajo las órdenes de Leclerc. Todo parecía indicar que seguirían combatiendo, cuando la sublevación de la Resistencia parisina (en la que también había muchos españoles) iniciada el 19 de agosto de 1944, cambió los planes de los aliados.

El general De Gaulle tenía prisa por entrar en París, sin embargo la situación era complicada, hay unos 12.000 alemanes acantonados en la capital francesa y todo un anillo de tropas que rodeaban la ciudad. Tienen tanques del tipo Tigre, ametralladoras y artillería. Sin embargo De Gaulle presionó para que la vanguardia de las tropas aliadas fuera hacia allí. A pesar de ciertas desavenencias con estadounidenses, la orden se dio el 22 de agosto a las 23h, y, tras unos breves combates en los que La Nueve tuvo que detenerse, Amado Granell y sus hombres entraron en Paris en la tarde del 24 de agosto, en un ambiente de gran alegría por toda la ciudad. Sus habitantes veían así el fin a 4 años de ocupación alemana. No obstante, la rendición oficial de la guarnición alemana al mando del general Dietrich Von Choltitz (curiosidad, se rindió ante otro soldado republicano español, el extremeño Antonio Gutiérrez), no se produjo hasta el día siguiente, produciéndose combates esporádicos hasta el momento de la rendición. El propio Granell, en el libro de Evelyn Mesquida, hablaba del ambiente festivo de la liberación:

“Las campanas de Nôtre–Dame nos conmovieron y se nos encogió el corazón. El combate no nos había endurecido del todo. Gritos, vivas y canciones por todos lados, sobre todo «La Marsellesa», acompañaban el sonido de las campanas. Todos teníamos los ojos húmedos y una opresión en la garganta. Traté de cantar «La Marsellesa» con los otros, pero no pude… Bengalas, disparos al aire… Aquel entusiasmo era la libertad. Era la victoria… Ni siquiera podía pestañear, temeroso de que me brotaran las lágrimas. Nuestros sentidos parecían privados de todo impulso. La letra del verso de Rubén Darío se había transformado en escena viva: «La más hermosa sonríe al más fiero de los vencedores». La fiereza de los vencedores se había disipado bajo la emoción”.

Ese mismo día 24 de agosto, Granell fue hasta el Hotel De Ville y de allí a la plaza del ayuntamiento de París, donde pidió refuerzos a Dronne y se reunió con Georges Bidault y Rol Tanguy, los líderes de la Resistencia (este último había sido además brigadista en España). Fue en ese lugar donde se hizo la famosa foto del diario Libération con el titular ILS SONT ARRIVES (han llegado), si bien a Granell le cambiaron el nombre y la nacionalidad, lo que no se corrigió hasta tiempo después.

portada-del-periodico-liberation-del-25-de-agosto-de-1944-archivo-evelyn-mesquida

La famosa portada de Libération con Granell con el nombre y la nacionalidad cambiada, no se corregiría hasta tiempo después. Fuente: elpais.com/archivo Evelyn Mesquida

Esa misma noche, Granell fue entrevistado por Radio Francia, y, como reconocimiento, en el desfile que hubo al día siguiente por las calles de París. Amado y sus compañeros de La Nueve desfilaron escoltando al general De Gaulle. En sus vehículos, además de estar escritos nombres como ‘Teruel’, ‘Gernika’ o ‘Guadalajara’, llevaban las banderas republicanas españolas junto a las francesas (luego, el propio De Gaulle y parte de la historiografía se olvidaron por bastante tiempo de su hazaña hasta que les llegó el reconocimiento de nuevo, pero eso ya es otra historia). Posteriormente, Granell y otros muchos soldados permanecieron acantonados en el bosque de Bolonía, a las afueras de París, hasta que le llegó la orden de combatir de nuevo. Especialmente intensos fueron en Vacqueville y Badonvillers, donde se llegó a pelear casa por casa y él fue herido. Presionado para que se desmovilizara por sus heridas, no quería, aunque al final tuvo que hacerlo el 28 de noviembre de 1944, no sin antes lavarse la cara y las manos de manera simbólica en el Rin. Posteriormente, el gobierno francés le concedería en reconocimiento a sus méritos la Cruz de Guerra con Palmas y la Legión de Honor. Se le propuso también ascender a comandante, pero lo rechazo ya que esto habría supuesto renunciar a la nacionalidad española.

amado-granell-entra-en-paris-al-frente-de-la-nueve-24-de-agosto-de-1944-cadena-ser-archivo-de-la-familia-granell

Amado Granell entra en Paris al frente de La Nueve (24 de agosto de 1944) Fuente: cadenaser.com/ Archivo de la familia Granell

Cuando terminó la II Guerra Mundial se quedó a vivir en París y trabajó en una agencia de noticias. En lo político, se fue acercando al círculo de Francisco Largo Caballero (1869-1946) y de Indalecio Prieto (1883-1962), con los cuales se relacionó. En aquel momento, socialistas y monárquicos mantenían contactos para reinstaurar la democracia en España aunque fuera bajo la forma de una monarquía con Juan de Borbón (plan auspiciado por Reino Unido y Francia), y, Granell fue un intermediario que mantuvo reuniones con personas como J. M. Gil Robles o el propio Juan de Borbón (abuelo del actual rey). Estas reuniones se dieron entre 1945 y 1948, y dieron tanto en Lausanne (Suiza) o Estoril (Portugal). Sin embargo, este plan fracasó porque el pretendiente al trono llegó a un acuerdo con Franco.  En este acuerdo, el dictador se mantendría en el poder y volvería a haber monarquía en nuestro país, si bien en vez de con Juan de Borbón como rey, el monarca lo sería su hijo Juan Carlos. Decepcionado con el acuerdo, Amado Granell se retiró de la vida política y abrió un restaurante en París en 1950, Los Amigos, que se convirtió en un lugar de reunión para los exiliados españoles en la capital francesa.

Dos años después, y con ayuda de un pasaporte con nacionalidad francesa, volvió a España, si bien tuvo que hacerlo de forma clandestina. Se instaló en principio en Santander, donde residió un tiempo hasta que se marchó en compañía de Lina, su nueva pareja. Se acabarían instalando en Alicante en 1969, donde Granell regentó una tienda de electrodomésticos. Murió en un accidente de tráfico el 12 de mayo de 1971, cuando iba hacia valencia para hacer papeleo para cobrar una pensión como veterano del ejército francés. Aquí quiero mencionar, que su superior en La Nueve, Raymond Dronne no creyó que fuera un simple accidente, y, anotó en su diario que había trazas de bala en el coche que conducía Granell, pero, esto no está confirmado. Amado Granell, el valenciano que liberó París, fue enterrado en el cementerio de la localidad de Sueca. Como agradecimiento final, el gobierno del país vecino pagó la lápida de su tumba. Al morir de forma abrupta, dejó un esbozo de memorias, “La guerra hecha por un civil: Recuerdos de un combatiente”, donde narraba sus experiencias vividas.

La historia de Granell fue pronto olvidada, de hecho en nuestro país, sólo fue entrevistado una vez, por el periodista del diario Pueblo Vicente Talón en 1970 y en ella él decía:

“Si me hubiese nacionalizado francés, mi lugar en los episodios del 24 de agosto estaría claro, pero como español no es extraño que me han hayan pospuesto y olvidado. No reivindico nada, si acaso el respeto a tantos españoles heroicos y desconocidos. De la guerra mundial me ha quedado el dolor de tantos millares de vidas españolas truncadas”.

Con posterioridad, no se empezó a hablar de su figura hasta el retorno de la democracia. Lo bueno, es que poco a poco se va haciendo justicia. Se han publicado ya (tanto aquí como en Francia), libros sobre la vida de Amado Granell. Hace unos meses, el grupo de IU en el parlamento valenciano presentó una moción para que se reconociera la figura de Amado Granell. En Valencia, tiene una calle dedicada en el barrio de la Fonteta de Sant Lluis. Más recientemente, se le dedicó una plaza en el Instituto Francés de Valencia en un acto al que acudieron el embajador de Francia en ese momento, Jerȏme Bonnafont, así como su hija mayor Aurora y dos de sus nietos. En el mismo centro, hay un mural hecho por Paco Roca, el autor del comic Los Surcos del Azar.

En Francia, las hazañas de Amado Granell Masedo y sus compañeros se reconoció cuando en 2004, se instaló una placa junto al río Sena. También hay unos jardines en su memoria, y en los homenajes posteriores que recuerdan la liberación de París (especialmente emotivos fueron los de 2012 y 2014), el presidente de la República francesa, François Hollande y su gobierno, han reconocido la labor de estos compatriotas republicanos. Estos homenajes deben ser el camino que hay que seguir para reconocer la gran labor que hicieron Amado Granell y otros miles de españoles durante la guerra civil y la Segunda Guerra Mundial en su lucha por la libertad y la democracia y contra el fascismo.

1408893690_320281_1408894742_noticia_normal-tumba-granell-el-pais

Tumba de Amado Granell en el cementerio de Sueca. Fuente: elpais.com

Bibliografía:

-Casanova, Julián y Gil Andrés, Carlos “Historia de España en el siglo XX” Ariel Historia, Madrid 2009

-Hernández, Jesús “Breve historia de la II Guerra Mundial” (2ͣ edición), Nowtilus, Madrid 2007

-Reyes, Luis “Españoles en la II Guerra Mundial” Aldaba Militaria, Móstoles 1990

-Mesquida, Evelyn “La Nueve” Ediciones B, Barcelona 2008

-Pons Prades, Eduardo “Republicanos en la liberación de París” Historia16, Madrid 1985

-Torres, Rafael “El hombre que liberó París. Amado Granell y la última Batalla de la República” Temas de Hoy, Madrid 2007

-Trilles, Basilio “El español de la foto de París” Inédita Editores, Barcelona 2009

-Se puede ver la ruta que siguió La Nueve en París en http://paris.rutascervantes.es/ruta/lanueve/itinerario

– El documental “La Nueve: Los olvidados de la Historia se puede ver completo en http://www.youtube.com/watch?v=RBDxOePswng

-De recomendada lectura, el comic de Paco Roca “Los surcos del azar”.

-Artículos de periódico y webs: madridiario.es, Wikipedia, elpais.com (Xavi Prats y Kristin Suleng), elperiodic.com (Guillem Ríos), valenciaplaza.com, levante-emv.com (Nerea Castro y Alfons García), nodo50.org (Francisco Hernández Amorós), sp.ria.ru (Luis Arberto Ribas), aulamilitar.com, elcultural.com (Rafael Núñez Florencio), mve2gm.es, cadenaser.com (J. V. Dorado y Silvia Cárceles), europapress.com, lainformacion.com, publico.es (Jesús Centeno y A. Álvarez), eldiario.es (Toni Cuquerella), eldiariomontanes.es (Benito Madariaga), elmundo.es (Fran Casillas).

16102047359_9fdc4e96c7_o

Una vineta del comic Los surcos del azar (Paco Roca). Fuente: rtve.es

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: