José Alcubierre (1926-2017), un republicano español en Mauthausen/ José Alcubierre (1926-2017), a Spanish Republican in Mauthausen

jose-alcubierre-fotografiado-en-2015-junto-al-retrato-que-los-ss-le-hicieron-en-mauthausen-eldiario-es

José Alcubierre, fotografiado en el año 2015 junto a la foto que los fotógrafos de la SS le hicieron en Mauthausen. Fuente: eldiario.es

On 5th January 2017, José Alcubierre, a Spanish Republican who spent almost five years in the Nazi concentration camp of Mauthausen during the Second World War, died in his house in the French city of Angoulême at the age of 90. He and his family arrived in France escaping from Nationalist army after its victory in 1939 in the Spanish Civil War. After spending some months in two refugee camps in France, he and his father were arrested by German agents and sent to Mauthausen in a train. At that moment, José Alcubierre was 14 years old. When the concentration camp was freed in May 1945 by the US army, he couldn’t return to Spain because of Franco’s dictatorship and lived in France for the rest of his life. He was celebrated and received compensation from the French and German governments because of the time he spent as a prisoner, but, it’s sad to say, he didn’t receive anything from the different Spanish governments after the return of democracy to Spain. I’d like to dedicate this entry to him.

El 5 de enero de 2017, José Alcubierre, un republicano español que había pasado casi cinco años en el campo de concentración de Mauthasuen durante la Segunda Guerra Mundial, moría en su casa de la ciudad francesa de Angoulême a la edad de 90 años. Su familia y él habían llegado a Francia en 1939 escapando del ejército nacionalista tras su victoria en la Guerra de España. Después de pasar un tiempo en varios campos de refugiados franceses, su padre y él fueron arrestados por agentes alemanes y enviados a Mauthausen en tren. José Alcubierre tenía en ese momento 14 años. Cuando el campo de concentración fue liberado en mayo de 1945 por el ejército estadounidense, él no pudo retornar a España por la dictadura de Franco y vivió en Francia el resto de su vida. Recibió homenajes y reparaciones por los gobiernos francés y alemán debido al tiempo que pasó como prisionero, pero, es triste decir que no tuvo nada parecido por parte de los diferentes gobiernos españoles una vez volvió la democracia a España. Me gustaría dedicar esta entrada a su memoria.

alcubierre1_alta-en-mauthausen-deportados-es

Fotografía de José Alcubierre durante su estancia en Mauthausen. Fuente: deportados.es

José Alcubierre Pérez nació el 8 de mayo de 1926 en Barcelona. Era de una familia de origen aragonés, pues provenía de la localidad de Tardienta, en la provincia de Huesca, y, había emigrado a Barcelona hacía un tiempo. Era una familia que tuvo mucho compromiso con la República, hasta el punto que uno de los hermanos de José, llegó a ser un destacado dirigente del PSUC (Partido Socialista Unificado de Catalunya), así como de la Dirección General de Transportes de la Generalitat de Catalunya. Además, otro de sus hermanos murió en combate en las filas del EPR en el frente del Ebro. En febrero de 1939, y con la derrota militar de la República a la vuelta de la esquina, la familia de José Alcubierre decidió abandonar el país. Huyeron a Francia, y fueron internados en los campos de refugiados de La Combe Aux Loups y Les Alliers, donde permanecieron unos meses. El agosto de 1940, José Alcubierre y su padre Miguel fueron obligados junto con otros cientos de refugiados españoles a montar en un tren con destino a Mauthasen (era el Convoy de los 927), en la actual Austria. Su madre y las mujeres fueron repatriadas a España, donde sufrieron la represión de la dictadura. José y su padre llegaron a ese horrible lugar tras un viaje en condiciones infrahumanas que duró cuatro días. Allí fueron desnudados, rapados y desinfectados por los guardias alemanes y sus ayudantes. A José Alcubierre le asignaron el número 4.100, y a su padre, el 4.218. Por su corta edad (14 años en ese momento, agosto de 1940), a José y a otros adolescentes les encargaron la limpieza de las instalaciones. Su padre, por el contrario, tuvo que trabajar en la cantera cercana, en horarios que iban de sol a sol y acarreando piedras muy pesadas mientras era insultado y golpeado por los guardias. Todo ello, en una situación en la que la alimentación era muy pobre y donde las enfermedades contagiosas campaban a sus anchas.

En España, Franco y Serrano Súñer  no querían saber nada de estos republicanos, hasta en 4 ocasiones los alemanes preguntaron al dictador y su ministro de Exteriores que hacer con ellos, y, se desentendieron del tema. El propio José Alcubierre decía que “Franco estaba al corriente de todo. Le preguntaron qué quería que hicieran con nosotros y dijo que hicieran lo que quisieran, que no éramos españoles”. Así, los republicanos españoles fueron considerados como apátridas. Se les marcó en su ropa de prisioneros, el tristemente conocido uniforme a rayas, con un triángulo rojo azul y una S que les identificaba como Rotspanier (españoles rojos). Hay documentos que demuestran que Franco, Serrano y sus colaboradores sabían que había allí presos españoles. El propio Serrano Súñer llegó a decir:

“La suerte que puedan correr esos rojos no nos importa en absoluto. Son responsables de luchar contra los principios de orden, patria y religión que tanto el III Reich como nosotros defendemos. De haber permanecido en España, nosotros mismos les hubiésemos exterminado para que no quedase ni su semilla. Podéis hacer con ellos lo que os parezca oportuno”.

Sin embargo, en junio de 1976 y en un intento de dulcificar su imagen (y sin necesidad de miniseries en la tv), mintió a la periodista Montserrat Roig, al decir que no sabía que había españoles allí cuando ésta preparaba su libro ‘Els catalans als camps nazis’.

Volviendo a José Alcubierre, éste pasó junto a su padre Miguel los primeros meses de su encarcelamiento en Mauthasen. Pero un día, en enero de 1941, su padre fue seleccionado junto a un grupo de prisioneros españoles, fueron trasladados al sub-campo de Gusen, a 5 km de Mauthasen, un campo conocido entre los prisioneros del campo como El Matadero, debido a la alta mortalidad que había allí. En este caso, también su cumplió el siniestro apodo de ese campo, Miguel Alcubierre fue asesinado apenas dos meses después por una brutal paliza que le dieron a él y dos amigos suyos varios kapos polacos. A pesar de los esfuerzos por consolarle de Antonio Hernández (que era el prisionero número 4.443, tío del periodista y escritor Carlos Hernández de Miguel), José lloró amargamente la muerte de su padre, al que estaba muy unido. Carlos Hernández, recogió estas declaraciones de José Alcubierre sobre su padre para eldiario.es:

“Yo tenía una admiración especial por mi padre. Esos meses junto a él fueron los más duros, moralmente fueron los peores. Yo le veía cada día subir de la cantera agotado, con la edad que tenía… Y cuando llovía le veía empapado, calado hasta los huesos…

Una mañana viene mi padre y me da un pañuelo en el que estaba envuelto un pedacito de pan. Yo le dije: «Papá, ¿no has comido tu pan?»; y me dijo: «Cómetelo tú y ya está bien». Traté de replicarle pero insistió: «¡Cómetelo!». Yo no sé si por obedecer o porque tenía hambre me comí su pan. Yo, su hijo, me comí su pan.

Me tiré a él. Nos agarramos los dos, nos estrechamos muy fuerte. Y cuando vi que dos SS venían a por mí, me dijo: «Cuídate mucho, mi hijo». Yo le contesté: «¡No! ¡Cuídate tú papá!» Y se marchó, lo vi marchar… se acabó. Y nunca más vi a mi padre”.

Tras la muerte de su padre, José siguió trabajando en diversas dependencias del campo. Después de limpieza pasó a las cocinas, y, poco más tarde, y debido a su corta edad fue destinado al Kommando Poschacher, por el cual él y otros presos jóvenes era autorizados a salir fuera de Mauthausen durante unas horas para realizar trabajo en fábricas y empresas en los pueblos que había cerca del campo. Esto supuso una oportunidad muy grande para los presos, ya que, como mencioné en las entradas dedicadas a los presos republicanos españoles en los diferentes campos nazis (Mauthausen, Buchenwald, Ravensbrück, etc.), éstos se encontraban organizados y mantenían reuniones políticas, se daban apoyo mutuo, etc. Uno de los presos que estaba con José Alcubierre era el también barcelonés Francisco Boix, que su habilidad con la cámara fotográfica, había sido seleccionado por los jefes del campo para que retratara lo que allí pasara. Lo que los nazis no sabían, era que Boix hacía copias de los negativos y que un grupo de estos adolescentes que salían del campo (los Poschacher), entre los que estaban Ramón Milà, Luis García, Jesús Grau, Jacinto Cortés y el propio José Alcubierre, entregaban dichos negativos a Anna Pointner, una vecina del pueblo de Mauthasen que los escondió en su casa hasta que terminó la Segunda Guerra Mundial. Esta acción llevada a cabo por Boix, Alcubierre y otros fue determinante, ya que fueron las primeras pruebas que se pudieron presentar en los juicios de Nuremberg para condenar a los jerarcas del nazismo.

los-heroes-que-robaron-las-fotografias-de-los-ss-entre-ellos-francesc-boix-en-el-centro-y-alcubierre-al-fondo-a-la-derecha-eldiario-es

Varios de los jóvenes Poschacher que robaron las fotografías de los SS. Ramón Milà, Francisco Boix y Luis García (delante). Jesús Grau y José Alcubierre (detrás). Fuente: eldiario.es

Una vez fue liberado del campo, José Alcubierre, al igual que muchos otros españoles, no pudo regresar a España por la dictadura de Franco. Regresó a la ciudad de Angoulême, donde trabajó en su ayuntamiento hasta que se jubiló. En lo personal, como se quedó a vivir allí, fue en esta ciudad francesa donde se casó y formó una familia. José, también como muchos otros supervivientes de los campos de concentración de la dictadura de Hitler tuvo secuelas tras su paso por esos lugares. Las pesadillas se sucedieron durante décadas, y, fue tal su shock, que ni Janine, su mujer ni sus hijos no supieron que José había pasado por Mauthausen hasta mucho tiempo después. Así lo contaba el propio Alcubierre para la web deportados.es:

“Mis hijos no sabían cómo había muerto mi padre. Un día de peregrinaje a Mauthausen, un chico le contó a mi mujer la muerte tan violenta de mi padre. Mi mujer me preguntó por qué nunca lo había contado”.

Mientras la historia de José Alcubierre y muchos otros refugiados caía en el olvido por el ocultamiento de la dictadura, por parte del gobierno francés e incluso del entonces gobierno de la Alemania Occidental sí hubo reconocimiento y compensaciones a los exiliados. A José Alcubierre le concedió una pensión como superviviente de Mauthausen, además, en marzo de 2016 el gobierno francés de Hollande y Valls le concedió el grado de Caballero de la Legión de Honor francesa, uno de los más altos galardones que concede nuestro país vecino. José Alcubierre ya no vivió más en nuestro país, únicamente regresaba de forma esporádica para actos puntuales (entrevistas o participaciones en Cuatro, La Sexta, Aragón TV o la SER) o ver a familiares. La última vez que lo hizo fue en mayo de 2015 a Madrid, cuando en compañía del periodista Carlos Hernández y del también prisionero Siegfried Meir (que fue salvado por Saturnino Navazo, que lo hizo pasar por su hijo), presentaron el libro de Hernández sobre las vivencias de su tío Antonio en Mauthausen.

los-supervivientes-jose-alcubierre-izquierda-sigfried-meir-carlos-hernandez-pie-autor-del-libro-ayer-madrid-1422301039848-elperiodico-com

José Alcubierre (izq), Sigfired Meir (dech) y Carlos Hernández (centro), en la presentación del libro de éste último en Madrid, mayo de 2015. Fuente: elperiodico.com

Para terminar, ya he comentado antes que la dictadura hizo todo lo posible por ocultar el paso de José Alcubierre y otros republicanos españoles por estos campos, pero es que cuando volvió la democracia a España la cosa no cambió mucho. Hubo que esperar a 2.005 para que un presidente del gobierno español, en ese caso Rodríguez Zapatero visitara por primera vez el campo de Mauthausen y homenajeara a los españoles que estuvieron prisioneros allí, la segunda fue en 2010, con la vicepresidenta De la Vega y la tercera en 2015, cuando fue el ministro García Margallo (en 1995 Felipe González rechazó ir porque no estaba la bandera rojigüalda, solo la republicana). Sin embargo, hasta el día de hoy (9 de enero de 2017), no ha habido un reconocimiento oficial por parte del Estado ni se han hecho homenajes en territorio español, todos los homenajes han sido en el extranjero. Esta actitud es parecida a la del anterior rey y la de los presidentes Calvo Sotelo o González fueron a México a visitar a Dolores Rivas, la viuda de Azaña, o cuando el actual monarca estuvo en París en un homenaje a La Nueve. Espero que los lectores de esta entrada me disculpen esta crítica, ya que a José Alcubierre y otros muchos republicanos españoles que estuvieron en Mauthasen hay que homenajearlos sobre todo en España y recordarlos en nuestro país como los héroes que son, y que su historia sea conocida y narrada en los libros.

Bibliografía empleada:

-Teresa Mayor Ferrándiz “Republicanos españoles en los campos de concentración nazis” en Revista Digital de Historia y Ciencias Sociales (2014)

-Eduardo Pons Prades “Republicanos españoles en los campos de exterminio nazis”

-Paul Preston“Ramón Serrano Súñer” (pags 887-899) en Ángel Viñas (ed) “En el combate por la Historia”  Pasado y Presente, Barcelona 2012

-Mariano Constante y Manuel Razona “Triángulo azul. Los republicanos españoles en Mauthausen” Amical de Mauthausen y Gobierno de Aragón, Huesca 2008

-Carlos Hernández de Miguel “@deportado4443. Los últimos españoles de Mauthausen” Ediciones B, Barcelona 2015

-El documental ‘Futbol en el infierno’ de Informe Robinson, que trata sobre José Alcubierre y Saturnino Navazo https://www.youtube.com/watch?v=wMWkUim3TsM

-Documental de Jorge Romance y Sergio Almárcegui, de Aragón TV, sobre los deportados en Mauthausen https://www.youtube.com/watch?v=t1Al26kNHRg

-Artículos de periódicos y páginas web: Programa de Canal Sur Radio ‘La Memoria’, Alejandro Torrús (publico.es), Carlos Hernández (eldiario.es), Pablo Alcántara (radiorecuperandolamemoria.com), deportados.es, Andrea Sánchez (infolibre,com), Hora 25 (cadenaser.com), cuatro.com, Anna Abella (elperiodico.com), Fernando Orgambides y Tereixa Constenla (elpais.com), EFE (elperiodicodearagon.com), lavanguardia.com, asociaciones sobre los republicanos españoles en los campos nazis: http://www.amical-mauthausen.org/,   http://www.amicalravensbruck.org/   http://www.foroporlamemoria.info/, deportados.es, tmex.es

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: