Las Misiones Pedagógicas durante la República Española (1931-1939)/ The Educational Missions during the Spanish Republic (1931-1939).

Una imagen de las Misiones Pedagógicas llevadas a cabo en Las Alpujarras en 1934. Dos niños contemplan por primera vez la proyección de una película. cuartopoder.es

Una imagen de las Misiones Pedagógicas Dos niños contemplan por primera vez la proyección de una película en Las Alpujarras (1934). Fuente: cuartopoder.es

Today, I’m going to speak about the Educational Missions (Misiones Pedagógicas), a project of the Spanish Republic (1931-1939) to bring culture (music, cinema, art) to people who lived in distant, difficult-to-access places, and create libraries during those years. This project was created by the pedagogue Manuel Bartolomé Cossío and was especially active between 1931 and 1934. In spite of bringing culture to these places being a good idea, as some people were illiterate and there weren’t enough schools, some people were against this project. After the coup and during the war, the project was adapted to the new situation and then cancelled by the dictatorship. The volunteers who worked on this project were forced into exile, expelled from their jobs or even executed.

Hoy, voy a hablar sobre las Misiones Pedagógicas (MP), un proyecto de la República Española (1931-1939) para llevar la cultura (música, cine, arte) y crear bibliotecas a personas que vivían en lugares distantes y de difícil acceso del país durante esos años. Estas MP fueron creadas por el pedagogo Manuel Bartolomé Cossío y fue especialmente activo entre 1931 y 1934. A pesar de que fue una buena idea llevar cultura a esos lugares y no había ni suficientes escuelas ni carreteras que llevasen a esos pueblos, había personas en contra de dicho proyecto. Después del golpe de Estado y durante la guerra, el proyecto fue adaptado a la situación existente y cancelado por la dictadura. Los voluntarios que trabajaron en las Misiones fueron forzados al exilio, expulsados de sus trabajos o incluso ejecutados.

Manuel Bartolomé Cossío, fotografiado por José Padró (1900-1931), hacia 1920. wikipeida

Manuel Bartolomé Cossío hacia 1920. Fuente: wikipedia

Las Misiones Pedagógicas (MP en adelante), estaban dentro del proyecto educativo de la República. Era tal la importancia que se le iba a dar a la Educación, que la Constitución española de 1931 le dedicó tres artículos, los números 48, 49 y 50. El Patronato de las Misiones Pedagógicas, organismo que regulaba el funcionamiento de este proyecto, nació mediante un decreto gubernamental el 29 de mayo de 1931, cuando el socialista Fernando de los Ríos (1879-1949) era ministro de Educación. El pedagogo e historiador del Arte Manuel Bartolomé Cossío (1857-1935) fue su primer presidente y Luis Álvarez Santullano (1879-1952), su primer secretario. Entre las principales influencias que podemos mencionar en la creación de las MP se pueden destacar:

  1. La filosofía de Karl Christian Krause (1781-1832). Este pensamiento, el krausismo, propugnaba el laicismo, la intervención de los Estados para garantizar el desarrollo de los individuos y la apuesta por la educación para cambiar a las sociedades.
  2. El movimiento intelectual del regeneracionismo y la obra de Joaquín Costa (1846-1911) que apostaba por reformar el país para sacarlo de su atraso.
  3. La figura de Francisco Giner de los Ríos (1839-1915) y la Institución Libre de Enseñanza (ILE), que apostaba por nuevas metodologías didácticas. Cossío, inspirador de las MP, había sido discípulo de Giner de los Ríos.

En cuanto a los objetivos por los que se crearon las MP estaban: el acercar la cultura a la población rural española (que tenía difícil acceso a ella), extender la alfabetización (había un analfabetismo del 32%), llevar los valores cívicos y democráticos al ambiente rural (Alejandro Tiana y Eugenio Otero), todavía muy influenciado en aspectos muy anticuados (Rodolfo Llopis decía que las ciudades eran republicanas pero el campo era muy tradicional) y mejorar la formación de los maestros y maestras. El 6 de agosto de 1931, se nombró a la Comisión Central  del Patronato de las Misiones Pedagógicas, cuyos miembros fueron los siguientes:

Presidente: Manuel Bartolomé Cossío

Vicepresidente: Domingo Barnés

Comisión Central: Rodolfo Llopis Ferrandiz, Marcelino Pascua y Martínez, Francisco Barnés Salinas, Antonio Machado Ruiz, Lucio Martínez Gil, Luis Bello Trompeta, Pedro Salinas y Serrano, Enrique Rioja Lo Bianco, Juan Uña Shartou, Óscar Esplá Triay, Ángel Llorca y García, José Ballester Gozalvo, Amparo Cebrián Villegas y Luisa Navarro y Margothi.

Secretario: Luis Álvarez Santullano

Un niño y una niña leyendo unos libros de la biblioteca de Misiones Pedagógicas, hacia 1932. expo

Un niño y una niña leyendo unos libros de la biblioteca de Misiones Pedagógicas (1932). Fuente: Catálogo de la exposición sobre las Misiones en 2006-2007

Un día después, el 7 de agosto, se publicó el decreto por el cual se creaban las bibliotecas en las escuelas. El 26 de noviembre se creó la Junta de Intercambio y Adquisición de libros, por la cual se creaban los medios para comprar y distribuir dichos libros a los colegios. El Patronato de las MP se instaló en locales del Museo Pedagógico (que durante los años de la República estaba en el Paseo de la Castellana, en Madrid), y mientras se le asignaba un presupuesto, tuvo acceso a un crédito de 300.000 pesetas de la época para empezar a funcionar. La idea era que un grupo de voluntarios en autobuses o camiones llevasen la cultura de la época (cine, arte, teatro, música y libros) a localidades en las que el acceso a la cultura era difícil. La primera MP a la que marcharon esos misioneros laicos fue a Ayllón (Segovia), entre el 16 y el 23 de diciembre de 1931. Entre estos voluntarios (hombres y mujeres, llegó a haber más de 500), había maestros, profesores, artistas, escritores, científicos, estudiantes, etc. Entre estos voluntarios podemos destacar a María Zambrano (que estuvo en las MP de Huesca, Cáceres y Cuenca), Alejandro Casona, Maruja Mallo, Rafael Dieste, Carmen Conde, Antonio Oliver, Federico García Lorca (que con su teatro ambulante La Barraca recorrió España entre 1932 y 1936), José Val de Omar (que hacía películas sobre las MP como el corto Estampas, ver bibliografía), María y Matilde Moliner, Cristóbal Simancas, Eduardo Martínez Torner, Luis Cernuda (que en la MP de Burgohondo, en Ávila, tuvo que ir en burro a los pueblos debido a lo impracticable del camino) o el poeta Miguel Hernández, que fue misionero en tres MP. En 1933 estuvo en las localidades de Cabo de Palos, Fuenteálamo y Zarcillo de Ramos. En 1935 estuvo por Salamanca y en marzo de 1936 estuvo en Puertollano, Mestanza, El Hoyo y Tamaral. En sus MP Miguel Hernández estuvo como recitador de poemas, bibliotecario y músico.

El material que constaba el Patronato de las Misiones Pedagógicas era muy amplio y diverso, y se organizaba de la siguiente forma:

Libros. Se creó un fondo de temas muy variados que se agrupaba para dos públicos diferentes, infantil y adulto. El primer grupo se inclinaba por las novelas de aventuras y por ediciones adaptadas de biografías y de los clásicos. Podemos hablar de autores como los hermanos Grimm, Andersen, Jonathan Swift, Samaniego, Jules Verne, etc. y biografías de Miguel Servet, Napoleón, Alejandro Magno, Stephenson, etc. Los adultos preferían novelas (Galdós, Zola, Cervantes, Dickens, Victor Hugo, Remarque), poesía y libros de divulgación histórica y científica. Además, y ya que las MP sólo se podían quedar unos días, se dejaban unas colecciones de libros que se añadían a la que ya hubiera, con lo que se completaba la biblioteca local o bien se creaba una nueva si no la había, y que quedaba a cargo del maestro o la maestra. Este sistema permitió la creación de unas 5.000 bibliotecas en todo el país. Oviedo, León, Pontevedra, Huesca, Soria y Salamanca fueron las provincias donde más bibliotecas se crearon. Destacaron personas como Tomás Navarro, Juan Vicens, Teresa Andrés y Agustín Millares. Antonio Machado y Matilde y María Moliner intervinieron en la selección de esos libros. Muchos de los libros donados por las MP fueron quemados por los sublevados tras el golpe del 18 de julio de 1936 (ver en el enlace del documental de la UNED, minuto 40).

Música. Se difundieron sobre todo músicas regionales (según la zona) y populares, con el añadido que muchas veces los misioneros hablaban con los habitantes del lugar para que les enseñasen nuevas canciones que se incorporaban al repertorio de futuras MP y así recuperar la cultura popular (Alejandro Tiana). Esto servía también para estrechar vínculos entre los lugareños y los misioneros. La música clásica incluyó autores como Mozart, Beethoven, Bach, Chopin, Haendel, Rossini, Puccini, Ravel, Albéniz, Falla, Esplá, Turina, etc. Al igual que con los libros, en este caso se dejaba una colección de discos y un gramófono marca Columbia para poder seguir escuchando música. Cuando la situación lo permitía, se creaban coros con los habitantes del lugar y se cantaban canciones típicas regionales.

Cine. Las proyecciones cinematográficas supusieron un gran impacto en las localidades donde se realizaban las MP, ya que para muchos de sus habitantes era la primera vez que veían una película y esperaban con gran entusiasmo las proyecciones, especialmente los niños, que preguntaban “cuando era el cine”. Se preferían las comedias (normalmente de Charlie Chaplin) y los dibujos animados. En cuanto a la temática aparte de las anteriores había de divulgación histórica, geográficas (misioneras como Carmen Caamaño recordaba en una entrevista en 2006 las caras de asombro cuando veían los enormes rascacielos de Nueva York), divulgación científica, asuntos agrícolas y sanitarios, etc. Las proyecciones de películas se hacían normalmente por la noche, por lo que muchas veces se llevan aparatos eléctricos para hacer dicha proyección, lo cual también impresionaba a los habitantes de algunos pueblos, ya que era también la primera vez que veían luz eléctrica.

Arte. Debido a la dificultad de moverse por una red de carreteras insuficiente, las MP llevaban reproducciones de cuadros (normalmente del Museo de El Prado). Estos cuadros se organizaban en dos colecciones de 14 que se colocaban en las escuelas de los pueblos o bien en una instalación provisional para que fueran visitados mientras uno de los misioneros hacía de guía artístico. El pintor Ramón Gaya (1910-2005) fue el encargado de realizar estas reproducciones. En el caso que no fuera posible llevar los cuadros por no haber una carretera en condiciones, los misioneros realizaban proyecciones de diapositivas en las que mostraban los cuadros. En cuanto a los autores, estaban Velázquez, Greco, Goya, Fra Angélico, Sánchez Coello, Vermer, Tiziano, Da Vinci, Rafael, Monet, Van Gogh, Murillo, Manet, Renoir, Cezanne, etc. Los niños  hacían las visitas en horario escolar y los adultos después de las faenas agrícolas. En ocasiones, se dejaban para los colegios y la biblioteca fotografías de los cuadros que se habían expuesto. La  primera exposición de cuadros fue en Barco de Ávila (Ávila), del 14 al 16 de octubre de 1932.

Teatro y guiñol. Las MP también sirvieron para que los habitantes de muchas zonas remotas descubrieran el teatro. El dramaturgo Alejandro Casona (1903-1965) se encargaba de realizar adaptaciones de las obras, normalmente de autores del Siglo de Oro español (Rueda, Lope de Vega, Cervantes, Calderón de la Barca). Como había limitaciones de diversos tipos (monetarias, de reparto, físicas), las representaciones se realizaban sobre un pequeño escenario de 6×4 metros que montaban los propios actores y actrices que (estudiantes en su mayoría. Escuelas y ayuntamientos hacían las veces de vestuario) participaban en la obra. Era una gran cantidad de material que tenían que transportar, por lo que no en todos los pueblos se podían hacer representaciones. Así la mayor parte de las representaciones fueron en pueblos de Madrid, Toledo, Ciudad Real, Cuenca, Guadalajara, Ávila y Segovia. La primera de ellas se hizo en Esquivel (Toledo) el 15 de mayo de 1932. Las de guiñol se hacían en lugares a los que no se podía acceder con vehículos. Los muñecos solían hacerlos los propios misioneros, que improvisaban también los argumentos de las obras. La primera obra de guiñol se hizo en la localidad coruñense de Malpica.

Representación de El juez de los divorcios, de Cervantes, en Mombeltrán (Ávila), 16 de febrero de 1932. publico

Representación de la obra de Cervantes El juez de los divorcios, en Mombeltrán (Ávila), 16 de febrero de 1932. Fuente: publico.es

Antes de la realización de cada MP se hacía un informe previo en el que se analizaba cada Misión de la forma más detallada posible. Ateniéndose a las necesidades de la población, se preparaba una programación u otra. Una vez se aprobaba el informe, se procedía a recopilar el material que se iba a llevar y a buscar a los voluntarios que iban a ir a los pueblos. Estos voluntarios eran al principio sólo hombres, pero poco a poco empezaron a incorporarse mujeres (La MP hecha en la localidad toledana de Navalón, en enero de 1932, fue la primera en la que hubo un número igual de mujeres que de hombres). Se avisaba a continuación a los ayuntamientos que se iba a ir allí y se procuraba buscar una localidad que estuviera en Fiestas. También que estuviera en una zona estratégica en la comarca para que asistiera la mayor cantidad posible de público. Cada MP comenzaba con este discurso de Manuel Bartolomé Cossío que se leía normalmente en las plazas de los pueblos:

“Es natural que queráis saber, antes de empezar, quiénes somos y a qué venimos. No tengáis miedo. No venimos pediros nada. Al contrario, venimos a daros de balde algunas cosas. Somos una escuela ambulante que quiere ir de pueblo en pueblo. Pero una escuela donde no hay libros de matrícula, donde no hay que aprender con lágrimas, donde no se pondrá a nadie de rodillas, donde no se necesita hacer novillos. Porque el Gobierno de la República, que nos envía, nos ha dicho que vengamos ante todo a las aldeas, a las más pobres, a las más escondidas, a las más abandonadas, y que vengamos a enseñaros algo, algo de lo que no sabéis por estar siempre tan solos”.

La programación no siempre era la misma, ya he comentado unas líneas más arriba que variaba según la zona (Por ejemplo: si era un pueblo de Andalucía, se ponía música regional andaluza y si era de Galicia, música gallega). Para mejorar la calidad de los docentes, se incluían cursos de formación para maestros. Un par de ejemplos de MP con cursos para docentes fueron la de San Martín de Valdeiglesias (Madrid) del 16 al 23 de diciembre de 1932 y la de Fuentepelayo (Segovia) del 22 al 29 de mayo de 1933. Especialmente emotiva para los voluntarios de las MP fue la misión de la comarca de Sanabria (Zamora), hecha en julio de 1934 y luego del 5 al 15 de octubre de ese mismo año. Era tal la situación de pobreza de sus habitantes (bocio, jóvenes envejecidos, mucha gente pidiendo limosna) que la MP profundizó un poco más aquí. Se arregló la escuela, se creó una cocina y un botiquín (que no había) y se repartieron semillas y abonos entre los campesinos.

anuncio-de-la-llegada-de-las-misiones-pedagogicas-a-castro-del-rio-1935-wiki

Anuncio en un periódico sobre la llegada de las Misiones Pedagógicas a Castro del Río (Córdoba) en 1935. Fuente: wikipedia.

La evolución política de la República también afectó a las MP. En los pueblos a los que se iba, los terratenientes y sacerdotes desconfiaban de estos grupos de hombres y mujeres que llevan películas y libros a sus habitantes. Algún clérigo llegó incluso a manifestar que le preocupaba que el campesinado que iba a estos eventos leyera libros que a él (el cura) no le gustaban o que incluso que los campesinos aprendieran a leer y a escribir. No era raro que los sectores más tradicionales recibieran a los misioneros al grito de “¡comunistas, comunistas!”. A nivel parlamentario, hubo una fuerte oposición de los diputados más conservadores al proyecto de las MP. José María Lamamié de Clairac y Andrés Amado, intentaron sin éxito la desaparición del presupuesto dedicado a las MP. El diputado carlista Romualdo de Toledo (que luego sería director de Primera Enseñanza con los sublevados en 1938) quiso hacer lo mismo. José Ibáñez Martín, que luego sería ministro de educación durante la dictadura de Franco entre 1939 y 1951 también se oponía a las MP utilizando argumentos clasistas y elitistas. De todas formas, con la subida al poder de la coalición conservadora tras las elecciones de noviembre de 1933, el partido de Gil Robles, la CEDA (Confederación Española de Derechas Autónomas) hizo lo posible para que el proyecto de las MP no funcionase. El historiador Américo Castro (1885-1972) llegó a calificar a este gobierno como “dinamiteros de la cultura”. Como no se atrevió a suprimirlo debido a que era un proyecto muy popular, el nuevo gobierno hizo los siguientes recortes (de hecho, el proyecto radiofónico no pudo hacerse):

Presupuesto del Patronato de Misiones Pedagógicas (en pesetas de la época)

300.000 (1931)

525.000 (1932)

700.000 (1933)

650.000 (1934)

400.000 (1935)

Presupuesto para bibliotecas (en pesetas de la época)

50.000 (1931)

100.000 (1932)

100.000 (1933)

50.000 (1934)

El diario Heraldo de Madrid publicó el 3 de septiembre de 1935 la siguiente reflexión de Manuel Bartolomé Cossío el día después de su fallecimiento:

“No comprendo por qué odian de esa manera a las Misiones. Las Misiones no hacen más que educar. Y a España la salvación ha de venirle por la educación”.

Tras la victoria de la coalición de izquierdas del Frente Popular en febrero de 1936, se quiso retomar nuevamente y con más medios el proyecto de las MP. Sin embargo, el golpe de Estado del 18 de julio de 1936 y luego la guerra, afectaron mucho a este proyecto. Durante el verano, se siguieron haciendo MP con equipos de misioneros que no eran mayores de 3 o 4 personas. Con la continuación de la guerra, el proyecto cambió. Se siguió con el programa de libros y bibliotecas, al fundarse en abril de 1937 la Oficina de Adquisición de Libros y Cambio Internacional. Teresa Andrés Zamora (1907-1946), desempeñó un papel muy activo en este organismo. Otros misioneros, siguieron trabajando a través de la revista El Mono Azul.

Con el triunfo militar de los sublevados y el inicio de la dictadura, el proyecto de las MP fue cancelado definitivamente. Los voluntarios que participaron en este programa y que no pudieron marchar al exilio (donde continuaron su labor en países como Colombia, Cuba o Uruguay) fueron represaliados. A Cristóbal Simancas le obligaron a alistarse al ejército sublevado para no ser fusilado. Otros misioneros fueron ejecutados, como fue el caso de Rafael Dieste y Carmen Muñoz. Miles serían expulsados de la docencia. Los libros de las MP fueron censurados y quemados en grandes piras en las plazas de los pueblos o en patios de universidades, como la gran quema de libros que hubo en la Universidad Central de Madrid (hoy Complutense) en mayo de 1939. En Navas de Madroño (Cáceres), los libros de las MP se escondieron tan bien en el colegio para que los sublevados no los quemaran, que no se encontraron de nuevo hasta 2007.

La dictadura de Franco ocultó la labor de estos hombres y mujeres. Se silenció el trabajo de las Misiones Pedagógicas y todo lo relacionado con ellas. Hubo que esperar a que volviera la democracia a España para que volviera a conocer de nuevo este magno proyecto educativo y se empezara a reconocer a quienes participaron en él. Exposiciones como la celebrada en Madrid entre 2006 y 2007 sacaron de nuevo a la luz este proyecto educativo de la República. Desde entonces, han sido frecuentes las investigaciones (destacando las de Alejandro Tiana y Eugenio Otero) sobre las MP. Hay una gran cantidad de libros y de artículos publicados que hablan de este tema, así como documentales. Espero que esta entrada sirva para dar a conocer el proyecto de las MP  y su objetivo de acercar la cultura a la España de la época.

alejandro tiana portal.uned.es

El profesor de la UNED Alejandro Tiana, que ha investigado las Misiones Pedagógicas. Fuente: uned.es

Bibliografía:

-Ángel Viñas (ed.) “En el combate por la Historia” Pasado y Presente, Barcelona 2012

-Ana Martínez Rus “La República de los libros” en Revista Hispania Nova núm 11 (2013)

-Javier Gimeno Perelló “Esbozo de una utopía: Las Misiones Pedagógicas de la República Española (1931-1939), Revista F@ro, octubre 2010

-Ángela Caminero “Las Misiones Pedagógicas en la II República” Trabajo de Fin de Grado dirigido por Rafael Serrano, Univ. Valladolid, Valladolid

-Francisco Canes Garrido “Las Misiones Pedagógicas: educación y tiempo libre en la II República” en Rev. Complutense de Educación, Vol 4 147-168, UCM, Madrid 1993

-Alejandro Tiana “Las misiones pedagógicas” La Catarata, Madrid 2016

-Narciso de Gabriel “Alfabetización, semialfabetización y analfabetismo en España” UCM, Madrid (1997)

-Artículos de periódico y webs: Carmen Morán e Isabel Gallo (elpais.com), Wikipedia, Daniel Fernández Abella (ecorepublicano.es), Alejandro Torrús (publico.es), Miguel Nepomuceno (diariodeleon.es), portal.uned.es, buscameenelciclodelavida.com, Miguel Ángel Villena (laicismo.org), rtve.es, latribunadeciudadreal.es, elcomercio.es, ideal.es, Antonio Gómez (regmurcia.com), Victor Pliego (te-feccoo.es), Pep Sánchez (culturaenaccion.com), Eva Díaz (elmundo.es), canalextremadura.es

-Programa de radio ‘Documentos RNE’ sobre las Misiones Pedagógicas’ http://www.rtve.es/alacarta/audios/documentos-rne/documentos-rne-misiones-pedagogicas-segunda-republica-puente-entre-campo-ciudad-30-08-14/2635647/

-El documental ‘Misiones Pedagógicas 1934 – 1936. República española’.

https://www.youtube.com/watch?v=tYmfcvXqUBM

-El documental ‘Las misiones pedagógicas 1931-1936’ en La UNED en La 2 https://www.youtube.com/watch?v=QZMvF5cRXHQ

-El documental de José Val del Omar, Estampas (1932) sobre una de las Misiones Pedagógicas https://www.youtube.com/watch?v=yFn1U02qT20

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: