Las políticas sociales en España durante el siglo XX / Social policies in Spain during the 20th century.

maestras-y-su-alumnas-torrubia-del-campo-cuenca-1934-dos-de-las-tres-maestras-fueron-purgadas-ciclo-vida

Maestras y su alumnas en Torrubia del Campo (Cuenca) en 1934. Fuente:buscameenelciclodelavida.com

Today’s entry is written in response to people who express, in their own way, that the social policies we now have in Spain (although they are currently threatened by cutbacks and neoliberalism) is the direct result of the dictatorship. This is not true. Throughout this post, I’ll explain how these policies were first developed during the Second Republic and even before, under the reign of Alfonso XIII. However, after the military triumph of Franco in the war, many social policies and laws from the republican period (housing, dams, gender equality) were abolished and then re-appeared under another name during his regime. This propaganda was carried out in order to pretend that these policies had been made under the leadership of the dictator and to make the Spaniards of those years believe that nothing similar had been done before.

La entrada de hoy se escribe a modo de respuesta frente a aquellas personas que expresan, a su manera, que la política social que ahora tenemos en España (si bien amenazada por los recortes y el neoliberalismo) es fruto directo de la dictadura. Esto no es así. A lo largo de las siguientes líneas explicaré como dichas políticas tuvieron un primer desarrollo durante la II República e incluso antes, bajo el reinado de Alfonso XIII. Sin embargo, tras el triunfo militar de Franco en la guerra, muchas políticas y leyes sociales republicanas e incluso de períodos anteriores (vivienda, embalses, igualdad) fueron suprimidas para luego aparecer con otro nombre durante su régimen. La propaganda realizó este trabajo con el fin de aparentar que estas políticas se habían hecho bajo el liderazgo del dictador y con el objetivo de hacer creer a los españoles de la época que antes no se había hecho nada parecido.

fraser brockington

El doctor Fraser Brockignton. Fuente: theguardian.com

En las últimas semanas, y como consecuencia del plan del actual gobierno de Pedro Sánchez de exhumar los restos del dictador de Cuelgamuros (el valle de los caídos), han aparecido mensajes en defensa de los supuestos éxitos de la política social de la dictadura. Esta campaña, que busca blanquear los efectos más duros del régimen que controló nuestro país entre 1939 y 1975 (e indirectamente, atacar a la democracia actual), ha sido desde mi punto de vista eficazmente desmontada con argumentos de peso desde diversos artículos de prensa así como por declaraciones de historiadores que han investigado esta etapa. Mi idea con este artículo es realizar una síntesis de todos esos artículos y exponerlos a lo largo de las siguientes líneas.

Para comenzar me gustaría hablar de la igualdad entre hombre y mujer. Aunque ya en la Constitución aprobada en 1931 se hablaba de ello en aspectos como el derecho al voto o el ser elegible en elecciones (arts. 36 y 53 respectivamente, por poner varios ejemplos), hubo que esperar a la publicación del Decreto Sobre Igualdad Jurídica del 4 de febrero de 1937 (en plena guerra) para hacer efectiva la igualdad entre hombres y mujeres. En aquel momento el presidente de la República era Manuel Azaña (1880 – 1940) y Juan García Oliver (1901 – 1980) era el ministro de Justicia. Los dos primeros artículos de este decreto, tal y como apareció en la Gaceta de la República, decían que:

“1º El sexo no origina diferencia alguna en la extensión y ejercicio de la capacidad civil. La mujer, se cualquiera su estado, tiene la misma capacidad que las leyes reconocen o puedan reconocer al hombre para ejercer todos los derechos y funciones civiles.

2º Dentro del matrimonio ninguno de los cónyuges adquiere potestad sobre el otro, ni ostenta su representación legal, quedando ambos únicamente obligados, por mutuo y legal consentimiento, a vivir juntos, guardarse fidelidad y prestarse recíprocamente asistencia. La obligación de sufragar los gastos necesarios para el sostenimiento del hogar conyugal pesará sobre ambos cónyuges, en proporción a sus respectivos medios económicos y a sus posibilidades de trabajo”.

El texto completo del decreto se puede consultar en el siguiente enlace: http://www.buscameenelciclodelavida.com/2015/02/igualdad-de-derechos-civiles-para-ambos.html

La igualdad de sexos, al igual que con muchos otros que se verán a lo largo de la presente entrada, fue un aspecto que sería suprimido y las mujeres españolas perderían muchos derechos conseguidos hasta entonces. La Igualdad no se vería de nuevo reflejada hasta la Constitución de 1978 (art. 14) y en leyes y decretos posteriores una vez la democracia se reinstauró en España.

 

La dictadura de Franco no creó la Seguridad Social. Comentar esto es importante, porque desde siempre sus propagandistas han insistido en que así fue, sin embargo vamos a ver que no. Hay antecedentes de este organismo incluso en el siglo XIX, en concreto, con la Comisión de Reformas Sociales (1883). Esta comisión fue la inspiradora de la Ley de Accidentes de Trabajo (1900) o el Instituto Nacional de Previsión (1908). Las leyes que iban a crear la Seguridad Social o el seguro de enfermedades estaban listas para ser aprobadas en julio de 1936 pero no se pudieron aplicar por el golpe y la guerra. Había también seguros por enfermedad, pero éstos no se unificaron hasta 1942, aunque muchos trabajadores agrícolas y desempleados se quedaron fuera de este seguro. La Seguridad Social como la entendemos no nacería hasta 1963 con la Ley de Bases de ese mismo año y luego con la Ley General de 1966. Sin embargo, hay que decir que la dictadura obvió diversa normativa republicana y que en sus mejores momentos la cobertura sanitaria solo llegaba a dos terceras partes de la población, entre otras cosas por su carencia de medios. Para esperar a una cobertura total de la Seguridad Social hubo que esperar a 1988, cuando se produjo una huelga general que motivó la inclusión del resto de la población. Para mayor información se puede consultar este enlace: http://www.seg-social.es/wps/portal/wss/internet/Conocenos/HistoriaSeguridadSocial

En 1967, en un informe de la OMS del médico británico Fraser Brockington (1903 – 2004), que fue encontrado por la historiadora Rosa Ballester en 2010, se exponían las múltiples carencias del sistema sanitario de la dictadura con frases como estas:

“Básicamente no existen consultas de especialidad ni consultas para cuidado prenatal, protección de la infancia, enfermedades venéreas y enfermedades pediátricas más que en las capitales de provincia”

El doctor Brockington (en el artículo de Manuel Ansede ‘El informe olvidado que sacó las vergüenzas a Franco’, publicado en elpaís.com el 6 de julio de 2018) decía también que la Escuela Nacional de Sanidad había fracasado en aspectos como la formación y la investigación y de lo difícil que era conocer el estado real de la sanidad en el país.

1530792287_881383_1530799193_sumario_normal_recorte1

El informe del doctor Brockington encontrado en 2010 por la historiadora Rosa Ballester. Fuente: elpais.com

Las pensiones tampoco nacieron durante la dictadura. Éstas nacieron en 1919 bajo el amparo del Instituto Nacional de Previsión y se fueron ampliando en sucesivos momentos en los años veinte y treinta del siglo XX. De hecho fue en 1931 cuando la necesidad a recibir una pensión fue recogida como un derecho constitucional para todos los ciudadanos y trabajadores del país.

Ni siquiera existía un Ministerio de Sanidad como tal. Éste fue creado por el gobierno de la II República en 1936, siendo Federica Montseny (1905 – 1994) su primera ministra. Entre las cosas que se hicieron fue desarrollar la ayuda a familias numerosas, el seguro maternal (aprobados en 1926 y en 1928 respectivamente) o legalizar el aborto en 1937. Sin embargo, este ministerio fue suprimido por la dictadura y sus competencias repartidas entre otros ministerios. El historiador Estaban Sánchez Ocaña explica que, por ejemplo, la sanidad escolar dependía del Ministerio de Educación o que los hospitales dependían del Ministerio de Trabajo. El Ministerio de Sanidad no volvería a aparecer como tal hasta 1977, dos años después de morir Franco.

Tampoco en la dictadura se crearon las vacaciones pagadas. Éstas nacieron en 1918 para los funcionarios públicos, aunque se ampliaron al año siguiente para los capitanes y a los oficiales de la marina mercante. Finalmente, con la Ley de Contratos de Trabajo de 1931 (en su artículo 56), estas vacaciones pagadas se hicieron extensivas a todos los trabajadores. De nuevo la dictadura se apropiaba de una ley republicana (e incluso de etapas anteriores) y la vendía como si fuera suya. Obviamente, en un régimen como era la dictadura, si alguien protestaba por esta apropiación se podía enfrentar a graves acusaciones y ser multado o encarcelado. La Ley de Contratos de la II República puede consultarse en este enlace: https://www.boe.es/datos/pdfs/BOE/1931/326/A01130-01138.pdf

morente valero elpais.com

El historiador Francisco Morente Valero, que ha investigado la represión a los docentes españoles durante la dictadura. Fuente: elpais.com

La educación tampoco sería otra invención de la dictadura. Hubo quemas de libros en varias ciudades y los docentes españoles a todos los niveles fueron depurados y cerca de 20.000 sufrieron represión de diverso tipo, del encarcelamiento hasta la aplicación de la pena de muerte o el exilio (unos 1.000 se exiliaron y un 16% de los profesores de Secundaria fueron expulsados). La II República tenía un proyecto educativo tanto para Secundaria como Formación Profesional, pero no pudo aplicarse por el golpe de Estado de julio de 1936 y luego la guerra. Después de 1939 la enseñanza republicana, basada entre otras cosas en el laicismo o la presencia de niños y niñas en la misma aula, fue suprimida y sustituida por otra en la que primaban los valores ultranacionalistas y religiosos. Solo por curiosidad, comentaré que hasta el año 1970 (año de la ley de educación de Villar Palasí, algo más moderna que lo hecho hasta entonces), Franco invirtió más dinero en su tumba en Cuelgamuros que en el Ministerio de Educación. Eso tuvo consecuencia que hubiera un número insuficiente de escuelas, algo especialmente visible en el ámbito rural (hasta 1951 no se recuperó el número de alumnos y alumnas escolarizados que había en 1936) o que el analfabetismo que existía en el país (de los más altos de Europa) bajara a un ritmo más lento que en otros países de nuestro entorno. Era todavía del 13’74% en 1963 y del 8’9% en 1970.

En el programa educativo de la dictadura se insistía mucho en la obediencia a la autoridad, ya que se buscaba una población sumisa. También se daba el culto a la personalidad del dictador, al que había que obedecer sin cuestionar. Para hacernos una idea de este plan, en el punto 23 del programa falangista se decía que en la Educación:

“la misión esencial del Estado, mediante una disciplina rigurosa de la educación, es conseguir un espíritu nacional fuerte y unido e instalar en el alma de las futuras generaciones la alegría y el orgullo de la Patria. Todos los hombres recibirán una educación premilitar que les prepare para el honor de incorporarse al Ejército nacional y popular de España”

En la dictadura tampoco se crearon las Viviendas de Protección Oficial (VPO) tal y como ésta aseguraba. Éstas surgieron con la Ley de Creación de Casas Baratas del 13 de junio de 1911 y desarrolladas a partir de 1931, cuando se creó una plataforma que impulsaba la creación de este tipo de viviendas. Al igual que en casos antes mencionados, el régimen nacido en 1939 ocultó esta información y presentó a las VPO como una invención suya.

No me gustaría terminar sin mencionar antes una serie de aspectos, que, aunque centrados en lo económico, guardan relación con lo social (lo desarrollaré en la siguiente entrada). Por ejemplo, las pagas extras (tanto las de 1943 y 1947) eran de una semana de salario en un momento en el que la inflación era del 29%, con los sueldos bajando más de un tercio, especialmente en agricultura e industria, cuyos salarios en 1936 no se recuperaron hasta finales de los sesenta y principios de los setenta, respectivamente. Todo ello mezclado con una inflación al alza y un mercado negro (también llamado estraperlo) donde los precios eran todavía más altos, sobre todo para productos de primera necesidad. El PIB español de antes de la guerra no se recuperó hasta 1958.

Otro de los campos donde la propaganda de la dictadura tuvo bastante éxito fue el tema de los pantanos, que aseguraba que habían sido creados bajo el impulso del dictador, sin embargo vamos a ver que esto tampoco fue así. La política de embalses fue programada en dos momentos, a principios del siglo XX y en 1933, siendo en este segundo momento desarrollada por el ministro de Industria Indalecio Prieto (1883 – 1962). Otra cosa que, incomprensiblemente no se ha visibilizado hasta ahora, es que en la construcción de embalses intervino un gran número de presos políticos (Tranco de Beas) en condiciones muy malas, y que, cuando se producían accidentes, los trabajadores muertos eran enterrados allí mismo (como el caso del embalse del Cenajo, Murcia).

Embalse_del_Cenajo_08

El embalse del Cenajo, Murcia. Fuente: iniciativadebate.org

Bibliografía:

-Ángel Viñas (ed.) “En el combate por la Historia” Pasado y Presente, Barcelona 2012

-Julián Casanova y Carlos Gil Andrés “Historia de España en el siglo XX” Ariel, Barcelona 2009

-Joseba de la Torre y Gloria Sanz Lafuente (eds) “Migraciones y coyuntura económica del franquismo a la democracia” Prensas Universitarias de Zaragoza, Zaragoza 2008

-Miguel Ángel del Arco Blanco “El estraperlo: pieza clave en la estabilización del régimen franquista” Historia del Presente, 15, 2010, pp. 65-78.

-Gema Quintero Lima “La Seguridad Social en España: evolución histórica”

-Artículos de periódico y webs: publico.es, iniciativadebate.net, Pedro Serrano Solana y Nerea Castro (iniciativadebate.org), Álvaro Pla (eldiario.es), buscameenelciclodelavida.com, Antonio Maestre (lamarea.com), memoriahistorica.org.es, seg-social.es, Juan Carlos Barba (elconfidencial.com), Manuel Ansede, José Lera y Carlos Barciella (elpais.com), Jaime Parra (elnoroestedigital.com), theguardian.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: