CONDENA DE LA ONU A LA DICTADURA DE FRANCO.

Resolución 39/1949 de la Asamblea General de la ONU sobre la cuestión española.

La Asamblea General,

Convencida de que el Gobierno fascista de Franco en España fue impuesto al pueblo español por la fuerza, con la ayuda de las potencias del Eje y a las cuales dió ayuda material durante la guerra, no representa al pueblo español, y que por su continuo dominio de España está haciendo imposible la participación en asuntos internacionales del pueblo español con los pueblos de las Naciones Unidas;

Recomienda que se excluya al Gobierno español de Franco como miembro de los organismos internacionales establecidos por las Naciones Unidas o que tengan nexos con ellas, y de la participación en conferencias u otras actividades que puedan ser emprendidas por las Naciones Unidas o por estos organismos, hasta que se instaure en España un gobierno nuevo y aceptable.

Deseando, además asegurar la participación de todos los pueblos amantes de la paz, incluso el pueblo de España, en la comunidad de naciones,

Recomienda que, si dentro de un tiempo razonable, no se ha establecido un gobierno cuya autoridad emane del consentimiento de los gobernados, que se comprometa a respetar la libertad de palabra, de culto y de reunión, y esté dispuesto a efectuar prontamente elecciones en que el pueblo español, libre de intimidación y violencia y sin tener en cuenta los partidos, pueda expresar su voluntad, el Consejo de Seguridad estudie las medidas necesarias que han de tomarse para remediar la situación;

Recomienda que todos los miembros de las Naciones Unidas retiren inmediatamente a sus embajadores y ministros plenipotenciarios acreditados en Madrid.

La Asamblea General recomienda asimismo que los Estados Miembros de las Naciones Unidas informen al Secretario General, en la próxima sesión de la Asamblea, qué medidas han tomado de acuerdo con esta recomendación.

Quincuagésima nona reunión plenaria, 12 de diciembre de 1946.

 

Fuente: http://www.derechoshumanos.net/memoriahistorica/1946-Resolucion-ONU.htm#N1

Un homenaje a Ascensión Mendieta

Ascensión Mendieta delante del lugar donde estaban los restos de su padre. Fuente: The New York Times

 

Antes de entrar en materia, me gustaría disculparme por la tardanza en escribir esta nueva entrada.

No he dejado de escribir en este blog dedicado a la Historia, sin embargo, me gustaría indicar que por distintas razones personales (entre las que incluyo una mudanza y la llegada de un nuevo miembro a la familia), voy a estar más atareado de lo habitual y no podré escribir el tiempo que quiera. No obstante, voy a seguir escribiendo siempre que pueda.

Tal y como he comentado unas líneas más arriba, no quería dejarlo más por ahora y me gustaría escribir esto. El pasado lunes 16 de septiembre de 2019, fallecía Ascensión Mendieta, una de las impulsoras de la querella argentina en la que se juzgaba los crímenes de la dictadura de Franco en nuestro país. Ascensión se hizo célebre porque entre otras cosas consiguió recuperar los restos de su padre, fusilado por dicha dictadura. Hay que comentar en este momento que Ascensión tenía más de 90 años en el momento que recuperó los restos de su padre de una fosa común (una de las muchas que hay en España).

Sirva esta breve entrada un homenaje a esta mujer que supo luchar durante toda su vida para que los restos de su padre recibieran una sepultura digna. Añado también un par de artículos de prensa en los que se relata la triste noticia, eldiario.es y el estadounidense The New York Times.

“Muere Ascensión Mendieta, la impulsora de la querella argentina que consiguió recuperar los restos de su padre fusilado por el franquismo”.

https://www.eldiario.es/clm/Muere-Ascencion-Mendieta-incansable-represaliado_0_942806001.html

“Ascensión Mendieta, 93, Dies; Symbol of Justice for Franco Victims. She fought for decades to recover the remains of her father, who had been executed by a firing squad in 1939. Finally, when she was 92, she found him”.

https://www.nytimes.com/2019/09/22/world/europe/ascension-mendieta-dies.html

 

Que la tierra te sea leve.

Concentration camps during Franco’s dictatorship

Campo de Miranda

Miranda de Ebro concentration camp. Source: Luis Egea

Throughout Franco’s dictatorship, almost 300 concentration camps were opened in Spain (Carlos Hernández de Miguel, 2019), the majority of them between 1936 and 1947. Some of these camps were permanent but others were temporary, and these temporary ones were used to classify prisoners whilst they awaited a definitive destination in other camps or were made to do forced labour. All of them were under the management of the Servicio de Colonias Penitenciarias Militarizadas (Militarised Penitentiary Service) and formed part of the repressive dictatorship. With them being demolished after being closed down and their existence being kept secret for decades, the current generation of Spanish people barely know of their existence.

The camps started to be created during the summer of 1936, to hold captured republican soldiers and militants (the rebel military officer Emilio Mola complained about having to do something with all the prisoners). The construction of the first concentration camps was largely improvised, such as the one opened by the rebels in Hacho mountain near Ceuta, just a few days after the coup d’etat on 18th July 1936, and soon after another was created by Queipo de Llano, helped by German and Italian agents, in western Andalusia. In many cases, theatres, schools, shops and monasteries were used as prisons. Filth and overcrowding were common along with torture and abuse. Hunger, cold temperatures and disease were never far away, which caused many deaths amongst the prisoners. Javier Rodrigo has calculated that around half a million people ended up in these camps.

Franco’s system of concentration camps was created by the War Secretary Order of 5th July 1937 and this order was entitled as follows: War Secretary. Orders. Prisoner concentration camps. BOE (Official State Gazette) Burgos, 5-VII-1937, nº 258. The rebel Coronel Luis Pinillos was one of the first managers of this organisation. From 1940 it was supervised by General Camilo Alonso Vega, together with Máximo Cuervo who acted as Head of Prisons and Lorenzo Martínez, who acted as the chief of Military Justice. Others substituted them as the heads of this organisation over time.

Restos de la torre de vigilancia del campo de Castuera elperiodicodeextremadura

Catuera concentration camp (remains). Source: eldiario.es

To get an idea of their intentions, the Cadiz falangist newspaper “Águila” published this long headline in 1937: “We will create concentration camps for the lazy and for criminals, for politicians, for freemasons and jews, for enemies of the motherland, of food and of justice. No jew, mason, or rojo (Spanish red/leftie) will remain in this nation”. Meanwhile, the writer, and later diplomat for the dictatorship, Ernesto Giménez Caballero told the prisoners of these camps “you will be envious of the dead”. The female prisoners also suffered rape and other forms of sexual humiliation; their children were taken away from them if they were pregnant, and the prisoners would later be shot.

The humiliation and punishments aimed to crush the spirit of the republican prisoners, to turn them into submissive individuals who were fearful of the dictatorship. The repression also extended to the families. Children and partners were marked as the relations of the losers in the war and were silenced.

Among the roughly 300 concentration camps which were created across the country (104 of them were permanent), the following camps stood out due to the terrible living conditions and overcrowding:

-Isla de Saltés (Punta Umbría, Huelva), up to 7,000 people were sent there. There was no roof and the prisoners had no shelter to sleep.

-Los Merinales (closed in 1962) and La Corchuela held more than 2,000 prisoners each and 61.21% of the prisoners were from Andalusia. They were located close to Dos Hermanas, in Seville. Several people from Linares (Jaén), my hometown, were held in Los Merinales and the surrounding area, building the Bajo Guadalquivir canal. Their names were Juan José Barón Rosell, José Ferrer Maroto, José Peña García, Sebastián Ruiz Romero, Enrique Pérez Pérez and Luis Castillo Arenas (there is evidence that there was at least one more person held there too).

-Castuera (Badajoz), held almost 6,000 prisoners between March 1939 and March 1940. Although it was temporary, executions by firing squad were carried out and prisoners were thrown down mining wells.

-The seminary of Belchite and Cuelgamuros (Madrid), 20,000–27,000 prisoners from the latter camp built the valle de los caídos (the valley of the fallen), the resting place of the dictator. It was closed around 1958.

-Horta and Poblenou (Barcelona), with several thousand prisoners.

-Miranda de Ebro (Burgos), opened in 1937, held 4,200 prisoners in 1943, although more than 80,000 would pass through it until it was closed in 1947 (amongst the prisoners were many foreigners who had been soldiers in the international brigades during the civil war).

-Albatera (Alicante), with more than 20,000 prisoners during the summer of 1939. After it was closed, palm trees were planted in the area in order to hide the fact that it had been a concentration camp.

-San Pedro de Cardeña (Burgos), with more than 1,300 prisoners (also some international brigade soldiers such as the American Robert Steck, who was tortured).

-Benalúa de Guadix (where some 5,000 people were held) and Armilla, both in Granada

-Lazareto de la Illa san Simón (Pontevedra), more than 5,000.

-Deusto and Dueso (Bilbao), with some 2,300 and 2,500 respectively.

-Santander, with more than 3,600.

-Others: Astorga (León), Los Arenales (Cáceres), Burgo de Osma (Soria), Soria, La Algaba (Seville), Reus (Tarragona), Formentera (Baleares), etc.

By 1937, the number of prisoners had risen to 107,000 (Javier Rodrigo) and in 1943 there were still one hundred thousand (Julián Casanova) people held in these camps. They were often transported by train or lorry, packed in like sardines, without food or water (due to which many died) and prisoners were not told where they were heading nor how many days the journey would last.

Captured republican soldiers were imprisoned in these camps, but as the war advanced and once it had ended, the people held there included any republican, political dissidents, homosexuals and lesbians, beggars, etc. Once they arrived at the concentration camps, the prisoners were normally organised into three groups: those who seemed to be loyal to the regime, those who were not loyal to the regime, and those whose loyalties were not clear.

Those who seemed to be loyal to the regime were interrogated and guarantees were requested from their hometowns, normally from the town council, the church, the Falange party, security forces, etc. in order to check that they indeed were loyal to the dictatorship. Once they were free, they were able to return home but their movements were restricted given that they had to go to the closest Civil Guard posting and inform them of their movements. Those whose loyalties were not clear were sent to hard labour whilst a decision was made, whilst those who were disloyal to the regime were quickly tried and normally sentenced to either a long prison sentence or execution, (the infamous walks or removal of prisoners which happened at dawn).

In the cases of Miranda de Ebro and Castuera, republican prisoners were forced to build the concentration camps themselves (barracks, walls, etc)  and they were also indoctrinated, they had to sing the songs of the rebels, they received harsh beatings if they made a mistake or refused to sing, and they were also forced to do the fascist salute and attend mass, however they were not allowed to enter the temple and the priest (in many cases) insulted them from within. As I have said before, the living conditions were horrific, food was scarce and as such starvation was common (they were given just a small piece of bread or a few chickpeas to eat during the whole day) and overcrowding together with a lack of hygiene meant that diseases such as typhus, scabies and smallpox were rife, with very high death rates.

Any attempts to escape were punished with execution and physical punishments went to the extreme of using wire to tie prisoners to a sandbag and force them to work with it on their backs or binding a group of prisoners together with rope and then throwing them down a well (a hand grenade would then be thrown in to ensure that there were no survivors).

At almost the same time, in July 1937, and based on the work of the priest José Agustín Pérez del Pulgar, the rebels created the Patronato Para la Redención de Penas por el Trabajo (the Board for Redemption of Sentences through Work). The idea was to take advantage of very cheap labour which was “hired” by some companies and therein force prisoners to work in mines and in the construction of all kinds of facilities throughout the country. The prisoners left the concentration camps to work on roads, dams, irrigation canals, train tracks, airports, etc. Amongst many other examples, we can find the resting place of the dictator in the valle de los caídos (the valley of the fallen), the Bajo Guadalquivir canal, the diocese of Ourese, parts of the port of Seville, dams in Tranco de Beas (Jaén), Zorita (Burgos) and Villalcampo (Zamora), the Baeza-Utiel and Madrid-Burgos train tracks, military fortifications in the Pirinees, etc. The work of this forced labour became so important that Esteban Bilbao, the Minister of Justice in 1940, made them permanent (the system was not abolished until 1970).

The end of the concentration camps was different. The temporary ones were closed between 1940 and 1941, once the prisoners had been transferred to permanent destination. In theory, the last one (Miranda de Ebro) closed in 1947 but others, as was the case of Los Merinales, were made into prisons or work camps where prisoners became “voluntary workers” and, having undergone several modifications, they lasted for many more years.

I don’t want to finish without naming the following people: José Barajas, Juan Ramos, Antonio Roda, José Eduardo Almudever, Rafael Caraballo, Albino García, Juana Doña, Melquesídez Rodríguez, Joan Llarch and Felix Padín, who, together with many others, were prisoners in these concentration camps and whose testimonies have played a very important role in writing today’s post. Once again, a negative and little-known aspect of the dictatorship, partly because the governments during the dictatorship always denied the existence of these camps and partly due to the fact that very few investigations have been carried out since democracy returned to Spain.

Bibliography used:

-Gómez Bravo, G. “Venganza tras la victoria: la política represiva del franquismo 1939-1948” (pags 575-591) en Viñas, A (ed) “En el combate por la Historia”  Pasado y Presente, Barcelona 2012

-Casanova, J y Gil Andrés, C. “Historia de España en el siglo XX”  Ariel Historia, Madrid 2009

-Pascual, P. “Campos de concentración en España” en Revista de Historia16, núm 310  Madrid

-Llarch, J. “Campos de concentración en la España de Franco”  Producciones editoriales, Barcelona 1978

-Núñez, M. “El dolor como terapia. La médula común de los campos de concentración nazis y franquistas” en Revista Ayer (pags 80-102) núm 57, Madrid 2005

-Rodrigo, J. “Internamiento y trabajo forzoso. Los campos de concentración de Franco” en Revista Hispania Nova, número 6 (2006)

-Rodrigo, J. “Prisioneros de guerra y campos de concentración” Revista Pasado y Memoria número 2, Alicante 2003

-Gutiérrez, J. L. “El trabajo esclavo en Andalucía”

-Gutiérrez, J. L. “Trabajos forzados en Andalucía en la guerra civil” (2004)

-Hernández de Miguel, Carlos “Los campos de concentración de Franco” Ediciones B, Barcelona 2019

-Cadena SER radio program: Punto de Fuga “Los trabajos forzados”

-Other data and photos have been retrieved from publico.es, eldiario.es, elpais.com, jcdonceld.blogspot.co.uk, memorialibertaria.org, el blog de las merindades en la memoria y Esperanza García Roja. My apologies if anyone has been left out.

La duración de la Guerra de España: Una propuesta de Jorge Marco / The duration of the War of Spain: A proposal by Jorge Marco.

Hace unas semanas, aparecieron en la prensa española una serie de artículos que giraban sobre la propuesta del historiador español Jorge Marco (Madrid, 1977) y que actualmente se halla trabajando para la Universidad de Bath (Reino Unido) sobre el momento en el que finalizó la guerra civil y que llamaron mi atención. En su investigación, Jorge Marco plantea un nuevo marco para la guerra que sufrió nuestro país, éste, en vez de marcar el final de la contienda en 1939 (tras la publicación de aquel famoso parte de guerra), propone que fin de la guerra se fije en el año de 1952, momento en el que se produjo la desmovilización de los últimos grupos guerrilleros vinculados al Partido Comunista de España (PCE). Para defender su punto de vista, el autor indica en su trabajo que la guerra española tuvo tres frases tras el fallido golpe de Estado del 18 de julio de 1936:

  • Guerra civil simétrica no convencional (julio 1936 – febrero 1937), con enfrentamiento entre diversas columnas que poco a poco iban controlando el territorio.
  • Guerra civil convencional (febrero 1937 – abril 1939), protagonizada por el enfrentamiento entre dos ejércitos regulares, el de los sublevados o golpistas por un lado y el republicano o EPR por otro.
  • Guerra civil irregular (1939 – 1952), enfrentamiento entre las fuerzas de seguridad (Guardia Civil o ejército) y la guerrilla antifranquista. El autor menciona que las víctimas de esta fase de la guerra van entre una horquilla que iría entre las 6.500 y las 8.000.

img_druiz_20190517-132305_imagenes_lv_otras_fuentes_csm_agencianoticias_20180511-01_02_4996fc316e-k2aH--656x437@LaVanguardia-Web

El historiador Jorge Marco. Fuente: lavanguardia.com

Para poder leer su publicación así como las referencias a su trabajo en la prensa española, he incluido los enlaces dentro del apartado bibliografía, al final de esta entrada. También indicar, y a modo de resumen de su punto de vista, me gustaría comentar que el portal de la Universidad de Bath https://researchportal.bath.ac.uk/en/publications/rethinking-the-post-war-period-in-spain-violence-and-irregular-ci en el que está alojado el artículo de este autor, se expone lo siguiente:

”There is a consensus among scholars regarding the slow transformation of ‘hot-blooded terror’ into ‘cold-blooded terror’ during the Civil War and the Post-war period in Spain. This article challenges this framework in two ways. First, it argues that the Spanish Civil War did not end in 1939, but lasted until 1952, divided into three stages: asymmetric nonconventional warfare (July 1936 – February 1937), conventional civil war (February 1937 – April 1939), and irregular civil war (April 1939 – 1952). Second, it argues that the narrative of ‘cold-blooded terror’ after 1939 has obscured the complexity of the political violence imposed by the Franco dictatorship. The author argues that throughout the three stages of the Civil War the Francoists implemented a process of political cleansing, but that from April 1939 two different logics of violence were deployed. These depended on the attitude of the vanquished -resignation or resistance- after the defeat of the Republican army. The logic of violence directed against the subjugated enemy was channelled through institutional instruments. In contrast, the logic of counterinsurgency directed against the guerrilla movement, alongside instruments such as military courts and the prison system, imposed a wide repertoire of brutal practices and massacres against civilians and combatants”.

Una última cosa antes de empezar, ya desde hace unos años autores como Keith Lowe plantearon una posibilidad parecida para tratar de explicar los conflictos que se produjeron en Europa después de 1945: la guerra civil griega (1946 – 1949), las guerras de guerrillas en los países bálticos (1944 – 1953), Polonia (1942 – 1948) o en Ucrania (1944 – 1953). Todos estos conflictos causaron miles de víctimas, siendo las poblaciones civiles de cada territorio las más afectadas. En todos estos se pasó de una fase guerra regular a guerra de guerrillas que provocaron que los enfrentamientos durante todos esos años (lo mismo se podría indicar de las guerras civiles en países como Colombia, donde la guerra que enfrentó al ejército de aquel país con diferentes guerrillas se prolongaron incluso décadas, pero bueno, esto es opinión personal mía y puedo estar equivocado).

Jorge Marco plantea para nuestro país un escenario parecido, tras la derrota militar del EPR en abril de 1939, la fase de guerra regular finalizó y se desarrollaría una nueva fase militar de la contienda que estaría protagonizada por enfrentamientos entre grupos guerrilleros (como el de los hermanos Quero en la provincia de Granada), contra las fuerzas de seguridad de la dictadura. Para ello, al mismo tiempo que relaciona la situación en nuestro país con los conflictos que se dieron en el resto del continente (ver unas líneas más arriba), el autor aporta información como los métodos represivos contra la guerrilla y sus enlaces fue similar a la de las otras guerras, con castigos tan duros como los fusilamientos masivos por parte de colaboracionistas de la dictadura o la exposición de los cuerpos de los ejecutados en las plazas públicas de las distintas localidades. Lo que propone Jorge Marco no es una cuestión baladí, ya que pasaría a significar que la guerra civil española pasaría de durar 3 años hasta unos 16. Un par de datos que me gustaría comentar y que pienso que iría en relación con lo expuesto hasta ahora, es que la dictadura no levantó el Estado de Guerra en lo que hoy es Andalucía Oriental hasta 1951, y que, hubo unidades del ejército de la dictadura que tuvieron un papel muy destacado en esta represión antes descrita. Comentar igualmente que este aspecto no supondría una revisión de la historia española al uso que pseudohistoriadores franquistas han hecho (y hacen).

Otro aspecto que él propone, es que en el momento en el cual la dictadura dio por finalizada la guerra, 1939, estaría relacionado con los intentos del régimen dictatorial español (V. Navarro, 2006) de querer lavar su imagen de cara al exterior (sobre todo, tras 1943, cuando los Aliados ampliaron sus expectativas de ganar la guerra mundial. Se promulgaron medidas que negaban incluso el carácter de combatientes a los guerrilleros, definiéndoles como ‘bandidos’ y centrando su lucha en el ámbito rural y en las montañas, lejos de las miradas de los observadores internacionales de las potencias democráticas. A favor de este argumento, el autor menciona que hay discursos del dictador en fechas tan tardías como 1946 en los que reconoce que “llevamos diez años de guerra” y que se va a seguir así todavía más tiempo. Dicho de otra forma, cambiar la fecha del final de la guerra sería otra forma de luchar contra la propaganda de la dictadura, que, de forma indirecta, habría llegado hasta nuestros días.

Sobre lo que expone Jorge Marco en su artículo, decir que se trata de una propuesta interesante que merece la pena ser discuta en los foros académicos con la seriedad que el tema exige. Obviamente, pasará un tiempo para que su propuesta sea tenida en cuenta y, se produzca (si se produce) el acuerdo necesario para su inclusión en el estudio de la historia de nuestro país. Yo, como ya he comentado unas líneas más arriba me parece una propuesta que como mínimo me llama la atención y que plantea un debate que puede conseguir que más personas se interesen por su pasado más reciente, no lo suficientemente conocido todavía y en parte, aun bajo la influencia de la pasada dictadura. Finalmente, y llegados a este punto, hay que reconocer el gran trabajo de investigación que tanto historiadores españoles como extranjeros han realizado (importante estos últimos también, ya que muchos de los archivos que podría ser usados en la investigación fueron destruidos durante la dictadura) y cuyo objetivo era y es acercar este y otros temas históricos a la sociedad española actual. Desde aquí quiero animar a los lectores y lectoras de este blog a la lectura de este artículo para enriquecer el debate. De momento solo está disponible en inglés pero confío en una pronta traducción al castellano.

Bibliografía:

-El artículo de Jorge Marco ‘Rethinking the Post-War Period in Spain: Violence and Irregular Civil War, 1939-1952’, puede consultarse en el sigiente enlace https://researchportal.bath.ac.uk/en/publications/rethinking-the-post-war-period-in-spain-violence-and-irregular-ci

-Los artículos a los que me referido anteriormente son estos, https://www.lavanguardia.com/cultura/20190520/462292725999/guerra-civil-espana-franco-guardia-civil-1952.html

https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2019-05-02/guerra-civil-fin-1952-1939_1963378/

http://theconversation.com/guerra-civil-espanola-1936-1952-una-reinterpretacion-116694

-Lowe, K “The war without end” BBC History Magazine p 50 – 55, agosto 2015

 

Carlos Hernández de Miguel “Los campos de concentración de Franco”

foto portada libro

En esta entrada que escribo el día de hoy, me gustaría poder hablar de un libro que he estado leyendo estas últimas semanas y que me ha gustado mucho. Se trata de un libro de lectura que te engancha desde el principio y que está escrito por el periodista Carlos Hernández de Miguel, se titula “Los campos de concentración de Franco” y es un libro de reciente publicación.

A lo largo de sus quinientas páginas el autor, que ya nos había hablado de la experiencia de los republicanos españoles en los campos nazis en su volumen “Los últimos españoles de Mauthausen” hace unos años, nos describe tras un riguroso trabajo de investigación el entramado de los campos de concentración de la dictadura de Franco en nuestro país. El libro comienza como empezaron a crearse campos de concentración al poco de producirse el golpe de Estado del 18 de julio de 1936 y como éstos se fueron multiplicando conforme avanzaba la guerra de España y se mantuvieron hasta tiempo después de la derrota militar del EPR. Igualmente también se menciona su organización, con líderes como Pinillos, Queipo de Llano o el propio dictador.

También se mencionan aspectos como fueron empleados como mano de obra esclava por empresas que, algunas de ellas, siguen existiendo hoy en día, las pésimas condiciones de vida que sufrieron aquellos que fueron internados en estos campos, con mala alimentación, nula o escasa higiene o las terribles mortandades que se producían en estos lugares. El libro cuenta con una gran cantidad de testimonios de antiguos prisioneros que aportan su testimonio. Este libro es muy importante en este aspecto sobre todo, pero también y dado que estos campos de concentración fueron progresivamente desmantelados tras el final de la guerra, y sobre todo, tras 1943, cuando las cosas empezaron a irle mal a la Alemania nazi. Esta obra es vital para conocer esos casi 300 campos de concentración que hubo en España (9 de ellos solo en la provincia de Jaén).

La dictadura al desmantelarlos (de muchos de ellos quedan solo restos) quiso extender un manto de olvido sobre los españoles y las españolas para que no conocieran la terrible verdad sobre el sistema carcelario del régimen dictatorial español. Mis felicitaciones al autor que ya va el libro por la cuarta edición (¿quién dijo que la Historia no interesaba?) y recomendar desde este blog su lectura, ya que considero que es un tema de la historia española que es todavía poco conocido y la sociedad actual debe saber de él.

Un saludo y gracias por leerme.

 

 

La Semana Santa durante la II República Española / Holy Week during the II Spanish Republic.

 

Portada del Almanaque 1932 de la revista satírica La Traca publicado nada más aprobarse la Constitución de 1931 en la que se declaraba el carácter laico del Estado wiki

Portada del Almanaque 1932 de la revista satírica La Traca publicado nada más aprobarse la Constitución de 1931 en la que se declaraba el carácter laico del Estado. Fuente: wikipedia.

 

Today’s entry is dedicated to how Holy Week was celebrated during the II Spanish Republic. I’m going to talk, too, about religious policy and laicism in Spain. The Constitution of 1931 also said that Spain didn’t have an official religion and the church and the State were separated.

La entrada de hoy está dedicada a saber cómo se vivió la Semana Santa durante los años de la II República Española. A lo largo de las siguientes líneas expondré de forma general que la política religiosa estuvo orientada hacia el laicismo. La Constitución de 1931 ya indicaba que España no tendría religión oficial alguna, declarando una separación entre los poderes religiosos y el Estado. Posteriormente, me centraré en hablar de la Semana Santa en sí y cómo la vivieron los españoles y españolas de la época. Frente a la propaganda oficial de la dictadura que se centró en la destrucción del patrimonio histórico – artístico (desde este blog condenamos la destrucción de cualquier patrimonio cultural) la realidad fue mucho más compleja, aunque podemos resumir que no fue tan negativa como la dictadura transmitió.

Una de las premisas con las que nació la II República Española fue, por influencia francesa, (que tenía una ley sobre laicidad desde 1904), reducir la enorme influencia de las religiones (fundamentalmente el catolicismo) en la vida política y social del país, su excesiva presencia y su alejamiento de los problemas de los españoles y españolas hizo que ya en el primer tercio del siglo XIX se produjeran episodios de anticlericalismo. Esta laicismo y la separación entre el poder político y religioso ya venía mencionada en el artículo 3 de la Constitución de 1931, que indicaba que “el Estado español no tiene religión oficial”, además, los artículos 26 y 27 profundizaban en este aspecto. Pese a que hubo tensión entre el Gobierno español y la Iglesia católica por el laicismo de España (hasta el punto que el intransigente cardenal Segura fue expulsado del país), hubo intentos de entendimiento en ambas partes. Sobre este papel ya dedicaré más adelante una entrada, mientras tanto, se puede consultar la Constitución de 1931 en este enlace: http://www.congreso.es/docu/constituciones/1931/1931_cd.pdf

El laicismo de la naciente democracia española de 1931 también afectó a la Semana Santa. Desde los sectores más reaccionarios del catolicismo hispano el laicismo nunca fue entendido (a pesar de que Niceto Alcalá Zamora y Miguel Maura se declaraban abiertamente católicos) y se interpretó como una amenaza a su religión o incluso a las “esencias” del país (fueran lo que fueran eso), también desde sectores más radicales se vio lo laico como una excusa para atacar el patrimonio histórico y artístico tal y como ocurrió por ejemplo entre el 10 y el 13 de mayo de 1931 o después del golpe de Estado del 18 de julio de 1936. Desde aquí me gustaría comentar que un Estado laico no va en contra de ninguna religión en concreto, e insistir nuevamente en rechazar la destrucción del patrimonio cultural independientemente que pertenezca a una confesión religiosa o a un museo. Apreciar de forma correcta este patrimonio debe ser una labor que el alumnado de institutos y universidades debe desarrollar. Comentar también que el Gobierno español de la II República nunca prohibió ninguna de las procesiones que debían celebrarse, pero dejó en manos de los ayuntamientos y diputaciones provinciales asuntos como las respectivas autorizaciones y las subvenciones que recibía cada cofradía. En general se puede comentar que durante la República no hubo tantas procesiones como en la década de 1920 – 1929, por causas tan diversas como la situación de la economía (afectada por la Crisis de 1929), la falta de recursos financieros o la reducción del número de participantes.

La Semana Santa de ese mismo año de 1931 (la última de la monarquía de Alfonso XIII), se desarrolló en plena campaña electoral por la celebración de elecciones municipales. Ésta se desarrolló con bastante normalidad en la mayor parte de las ciudades en las que celebraron, como por ejemplo Sevilla o Cuenca. Hubo un incidente destacado en Málaga, mientras procesionaba el paso de la Virgen del Rocío, alguien alertó sobre el lanzamiento de una bomba. No fue así, ya que tan sólo se trató de un petardo de gran potencia que si bien produjo una estampida entre los asistentes, no hubo que lamentar que nadie resultara herido. Sí hubo violencia anticlerical entre los días 10 y 13 de mayo, como he mencionado anteriormente. Estas protestas se produjeron en varias ciudades pero fueron especialmente fuertes en ciudades como Málaga, Granada o Madrid, donde se produjeron desgracias personajes y ardieron varios edificios. Estos actos (a pesar de que nacieron como una provocación de varios monárquicos) dañaron la imagen de la reciente República a pesar de los esfuerzos por contenerlos.

Al año siguiente, 1932, hubo expectación por ver que pasaría, ya que los sectores más intransigentes del catolicismo español de la época no aceptaron ni el advenimiento de la democracia republicana ni su política laicista, por lo que desde el principio, y a pesar que no estaban prohibidas las procesiones (de localidades como Cuenca o Campo de Criptana se conservan las autorizaciones del gobernador civil que autorizaba la salida de las imágenes religiosas), estos grupos realizaron acciones para que hubiera inestabilidad. El clima de incertidumbre fue tal que en ciudades como Málaga o San Fernando no salieron procesiones e incluso otras se celebraron a puerta cerrada. En Sevilla únicamente salió a la calle la Estrella de Triana, conocida desde entonces como La Valiente o la Virgen republicana. A esa situación por un intento de sabotaje que hubo por parte de algunos derechistas por perjudicar a la democracia republicana, pero este sabotaje fue roto por los costaleros de La Estrella (pertenecientes en su mayoría a un sindicato anarquista, lo que no les libró de sufrir algunos ataques) que decidieron salir a la calle un 24 de marzo de 1932 comunicando que:

“Esta hermandad ha acordado, ratificando lo que ya comunicara a los excelentísimos señores gobernadores y alcalde de Sevilla, que cumplirá sus Reglas, haciendo estación a la Santa Iglesia Catedral en la tarde del Domingo de Ramos, siempre que cuente con los medios económicos para ello. Esta condicionalidad no es un subterfugio, ni envuelve espíritu capcioso. Responde a la realidad de un estado económico precario, ya que estando integrada esta cofradía por personas de la más humilde condición social, sus ingresos normales han sido anulados por la crisis económica que sus cofrades vienen padeciendo. Por lo mismo que pertenece al pueblo, tiene esta cofradía fervientes deseos de no producirse de forma contraria al interés general. Procuraremos por todos los medios, con verdadero espíritu cristiano y con alta conciencia ciudadana, afrontar la situación, y tenga V.E. la seguridad absoluta que esta cofradía, que es del pueblo, al pueblo se debe, que es tanto como decir que se debe al régimen constituido legalmente”.

Ya hemos visto que a pesar del plan de la derecha más conservadora, la Estrella salió a la calle, sin embargo, durante la dictadura esto no se dijo así y se difundió la idea contraria, que fue el ayuntamiento de Sevilla el que quiso prohibir las procesiones. La Estrella salió desafiando a la decisión de las cofradías y del arzobispo. Miguel Conradi, de la Federación de Hermandades y Cofradías llegó a decir en las elecciones generales de 1933 que sacar las procesiones “sería una mascarada que significaría prestarse a hacer el juego a los enemigos de Cristo”. Para el historiador Leandro Álvarez del Rey (a pesar que Niceto Alcalá Zamora dijo que iba a la ciudad con Consejo de Ministros y todo) que las procesiones decidieran no salir:

“Fue presentada en la propaganda, los mítines y actos públicos organizados por las derechas como el ejemplo más palpable, la prueba irrefutable de hasta dónde podía llegar la política ‘sectaria’, ‘masónica’ y ‘antiespañola’ impulsada por la República”.

estrella de triana

Una imagen de La Estrella de Triana. Fuente: radiorecuperandolamemoria.com

 

En 1933 se siguió con la tónica del año anterior. Sin salir de Sevilla, su ayuntamiento, gobernado por la izquierda, animó a las cofradías del Viernes Santo a salir a la calle, aunque éstas se negaron ya que la invitación venía de un “alcalde rojo”. Los creyentes tuvieron que conformarse con visitar los pasos dentro de los templos (parece ser que algo parecido pasó en Jaén y Jerez de la Frontera). Sin embargo en Melilla y en la ciudad de Cuenca (por poner un par de ejemplos), las procesiones salieron con total normalidad, solo se cambió parcialmente el itinerario y se negó la gratuidad de la banda de música. Como datos curiosos, en Cuenca se mantuvieron durante toda la etapa republicana las subvenciones a las cofradías (estudiado por Ángel Luis López Villaverde) y en Málaga, se desarrolló una campaña para declarar la Semana Santa de interés turístico para que ésta pudiera celebrarse, escribiéndose artículos en la prensa local. La política laica del Estado se puede observar en que se les exigía a las cofradías una mayor transparencia y que algunas imágenes pasaron a ser de titularidad pública. El culto religioso se mantuvo. Una novedad muy importante que trajo la celebración de la Semana Santa en España durante la República fue que ya no se cerraban ni cines ni teatros durante estos días.

Durante 1934 y 1935, durante el Bienio Conservador y en pleno proceso de “rectificación total”, según palabras de Gil Robles, hubo cambios en la celebración de Semana Santa. El nuevo Gobierno limitó el laicismo y devolvió privilegios al clero, por lo que las imágenes salieron a la calle en las distintas ciudades españolas con normalidad. Para el investigador Juan Pedro Recio Lamata se pudieron ver incluso “grandes estrenos en cuanto a bordados y orfebrería”. Como curiosidad, decir que en la ciudad de Melilla, la Semana Santa en 1934 coincidió con una festividad musulmana y ambas celebraciones se celebraron con normalidad.

Durante la celebrada en 1936 no se dieron incidentes destacables. Muchas localidades celebraron su Semana Santa sin problemas aunque en Málaga decidieron no salir a la calle. Como ya he mencionado antes, fue tras el fracaso parcial del golpe de Estado del 18 de julio de 1936 cuando se dieron de nuevo ataques al patrimonio de iglesias y monasterios (aspecto que desarrollaré en otra entrada). El historiador Francisco Espinosa Maestre, sobre la Semana Santa hispalense dice que:

“La historia oficial oculta sin embargo que en 1936, a dos meses del triunfo del Frente Popular, hubo Semana Santa y no pasó nada. Y también deben ser revisados los ataques a iglesias y capillas, como la de San José, el Villasís o la Hiniesta, porque hubo derechistas implicados que trababan de caldear el ambiente”.

En resumen, y ya para terminar, se puede insistir en la idea en que la celebración de la Semana Santa al menos entre 1931 y 1936 fue algo complejo. De las tensiones al principio (y en los que hubo malentendidos y algunas malas ideas) se pasó a una normalidad que salvó momentos puntuales, se mantuvo hasta el 18 de julio de 1936. Desde entonces en el territorio controlado por los golpistas se volvió a una celebración religiosa si bien con el añadido de un sentimiento religioso ultraconservador. Como dato decir que en algunas cofradías españolas a día de hoy continua la presencia de simbología de la dictadura que es vista con recelo por algunos creyentes y víctimas del régimen de Franco. El gobierno republicano tras el golpe suspendió esta y otras acciones por la coyuntura de la guerra, aunque se toleró el culto privado (el general del EPR Antonio Escobar era un ferviente católico) durante la contienda. Actualmente la celebración de Semana Santa es una de las fiestas más populares de nuestro país y es una celebración turística de gran interés.

Bibliografía:

-Ángel Viñas (ed.) “En el combate por la Historia” Pasado y Presente, Barcelona 2012

-Julián Casanova “La Iglesia de Franco” Temas de Hoy, Madrid 2001

-Isabel Cintas Guillén “El último rocío republicano” Universidad de Sevilla, Sevilla 2003

-Leandro Álvarez Rey “Política y religión: la Semana Santa de Sevilla (1931-1936)” en VIII Simposio sobre Hermandades de Sevilla y su Provincia. Guadalquivir, Sevilla 2007

-José Aguilar Villagrán “Tiros contra la Virgen: la Semana Santa de 1932” en la Revista Andalucía en la Historia, número 37, Septiembre 2012

-El programa de Canal Sur Los Reporteros (2007) donde se trata este suceso https://www.youtube.com/watch?v=KNKML1LPXlA

-Artículos de periódico y webs: Juan Miguel Baquero (‘Desmontando la leyenda negra sobre la amenaza a la Semana Santa de Sevilla’) y Francisca Bravo (eldiario.es), Nanny García Gómez (radiorecuperandolamemoria.com), Juan Parejo (diariodesevilla.es), Nieves Concostrina (cadenaser.com), F. Artacho y O. Carballar (publico.es), Eduardo Montagut (laicismo.org), Carlos Esquembri (melillaizquierda.blogspot.com), Elías de Mateo (diariosur.es), Aurora Flórez (abc.es), Ángel Luis López Villaverde (foroporlamemoria.info)

El silencio de otros / The silence of others

 

fotonoticia_20190127111245_1920

Cartel internacional de la película ‘El silencio de otros’. Fuente: https://thesilenceofothers.com/castellano/

En la entrada de hoy quisiera mencionar el visionado de una película. Esta tarde he visto el DVD de la película documental El silencio de otros (2018) https://www.filmaffinity.com/es/film815791.html, que trata sobre la justicia que buscan las víctimas de la dictadura de Franco nuestro país. Lo primero que puedo decir sobre esta película, es que es imposible no emocionarse después de haberla visto, ya que es una historia muy humana en la que se tratan múltiples aspectos, desde la exhumación de familiares represaliados, la tortura de activistas en favor de la democracia o el robo de bebés ocurrido durante el régimen dictatorial español. Aunque en la película aparecen los testimonios de varias víctimas, son especialmente emotivos los de Asunción Mendieta (que pudo recuperar los restos de su padre Timoteo, fusilado en noviembre de 1939) y de María Martín, que desgraciadamente falleció antes de poder estrenarse a finales de 2018.

Pero antes de seguir avanzando, me gustaría mencionar un artículo en inglés https://www.hollywoodreporter.com/review/silence-others-review-1086767 sobre este documental, y,  a modo general lo que fue la represión de la dictadura de Franco sobre los ciudadanos y ciudadanas de este país. El régimen que controló España entre 1939 y 1975 mandó fusilar a decenas de miles de personas sin juicio previo o montado pseudojuicios en los que los defensores de la legalidad democrática republicana eran acusados de “auxilio a la rebelión”, de todos ellos, cerca de 100.000 compatriotas permanecen todavía enterrados en las 2.500 fosas comunes que existen por todo el país.

Hay que mencionar también el más de medio millón de personas que pasaron por los casi 300 campos de concentración que hubo (según recoge la investigación de Carlos Hernández en su libro ‘Los campos de concentración de Franco’, 2019 y en la web http://www.loscamposdeconcentraciondefranco.es/?fbclid=IwAR1Qh7vsBhP_mTZTVTh7XK5ASPRi2EYdBh6ylcaXoLlNhvWLc2Fs6zYQ_xU), el asesinato de opositores como Enrique Ruano o Salvador Puig Antich, los por lo menos 30.000 niños y niñas robados así como las expropiaciones hechas o el casi medio millón de exiliados que tuvieron que marcharse de España.

Hay una abundante bibliografía sobre esta parte de nuestra historia, y muchos de los aspectos que se mencionan en la película los he tratado en mi blog, que recomiendo que consultéis.

Retomo. La película empieza con la historia de María Martín (cuya madre Faustina está en una fosa común al lado de una carretera) para a continuación tratar un aspecto que yo considero clave, la Ley de Amnistía de 1977. Si bien es cierto que con esta ley se liberaron los presos políticos que hasta entonces existían en España, también sirvió para dar protección legal a los colaboracionistas de la dictadura, produciéndose lo que en su día se denominó un “Pacto por el Olvido”, que entre otras cosas ha originado un total desconocimiento sobre lo que pasó en este país para una gran mayoría de los españoles de hoy en día.

Es más, ha servido para, y tal como se puede ver en la película, que cuando se han querido tomar acciones judiciales contra torturadores de las fuerzas de seguridad de la dictadura, no se haya avanzado como hubiera sido deseable debido a la existencia de esta ley. Llegados a este punto es necesario que se haga algo con esta ley (desde derogarla o dejarla sin efectos) para que las víctimas y sus familias puedan acceder a la justicia que andan buscando y que los que colaboraron con el anterior régimen no disfruten de la impunidad que están teniendo hasta ahora.

Gran parte de la película gira en torno a la llamada ‘Querella Argentina’. Este es el proceso que se inició en España en abril de 2010 para conseguir que se juzgasen los crímenes de la dictadura y las víctimas de aquel régimen tuvieran su reconocimiento. A lo largo de la película aparecen los activistas Chato Galante, los abogados Ana Messuti o el fallecido Carlos Slepoy, así como la jueza argentina María Servini y el español Baltasar Garzón. En el documental se puede ver que víctimas como Chato Galante o Asunción Mendieta (entre otras) tuvieron que acudir a Argentina ya que la justicia de nuestro país no quiso investigar las denuncias planteadas (en parte por las distintas reformas que los gobiernos españoles realizaron para poner más difícil al justicia universal), y sobre todo el enorme trabajo que se está haciendo para conseguir investigar los crímenes a los que antes me he referido.

En la película se menciona también que hay más de 300 víctimas adheridas a esta querella. Países como Alemania, Francia, Chile o la propia Argentina han investigado los crímenes ocurridos en su pasado más reciente y se ha reconocido a sus víctimas, la España actual debe hacer lo mismo. Desde la web de la plataforma de apoyo a la querella argentina, se puede seguir el estado de dicha querella http://www.ceaqua.org/

La trama de niños y niñas robados, también unida a la querella argentina, también tiene un papel importante en la película. Se sigue la historia de Mercedes Bueno (ALUMBRA), cuyo hijo nacido en 1981, fue dado en adopción ilegalmente (después de decirle que había nacido muerto) en el hospital municipal de la localidad gaditana de La Línea. Durante el visionado se mencionan a personajes como Antonio Vallejo Nágera, Sor María o Eduardo Vela. Estos últimos se encargaban de robar los bebés (entre muchos otros) y de entregarlos a familias partidarias del régimen. Durante la dictadura, este caso de bebés robados no se pudo investigar, aunque había sospechas, hubo que esperar al retorno de la democracia.

La red fue conocida en 1981, gracias a los trabajos de María Antonia Iglesias en la revista Interviú, que destapó algunos casos de bebés robados. Hubo una investigación policial y la clínica fue cerrada (se descubrió incluso que se usaba el cadáver de un bebé congelado para decirles a las madres biológicas que su hijo había nacido muerto). A pesar de este terrible descubrimiento, hubo que esperar al año 2001 para que el tema empezara a calar en la sociedad española.

Ese año, la periodista Montserrat Armengou, en colaboración con Ricard Belis y el historiador Ricard Vinyes, presentaron el documental “Los niños perdidos del franquismo”, que a pesar de lo limitado de su difusión, fue un shock social, ya que era un tema muy poco conocido. Aunque no aparece como tal, me gustaría mencionar al abogado Enrique Vila (http://bufetevila.com/), dedicado a la búsqueda de bebés robados.

No quisiera terminar sin tratar un aspecto que también aparece como es el de los nombres de calles y plazas. Obviamente tenemos que recordar nuestra historia, pero personas que colaboraron a destruir la democracia en Espana no deben tener a su nombre de calles, plazas, avenidas, etc. No existen en países como Italia, Alemania o Francia casos así.

Lo dicho, una película muy recomendable, que te va a emocionar y te va a llegar al corazón. Tiene una gran cantidad de premios recibidos en festivales de cine tanto en nuestro país como a nivel internacional que merece ser contemplado y ayudar a conocer cada vez un poco más aspectos poco conocidos de la historia de nuestro país. También es de agradecer que TVE vaya emitir este documental el próximo 4 de abril en su segunda cadena (La 2).

Un saludo y buena semana.

9051_ElSilenciodeOtros_ESTRENO

Algunos de los premios conseguidos por la película a nivel nacional e internacional. Fuente: https://thesilenceofothers.com/castellano/